Dar y recibir

Bruno estaba contento porque hoy se haría el intercambio de regalos con sus compañeros de grupo.

     La navidad estaba cerca, así que él junto con otros amigos organizaron el intercambio para pasarse un buen rato con todo el grupo de tercer año antes de irse de vacaciones.

     Bruno fue el encargado de anotar la lista de parejas que debían intercambiar sus regalos, pero al hacerlo cometió un error del que se daría cuenta muy pronto.

     En el salón todos estaban emocionados. Poco a poco la maestra fue diciendo los nombres de los niños: tanto del que recibía como de quien daba. Bruno fue el último, así que le dio a su amiga Vicki una cajita de música con una muñequita dentro, además de un gran abrazo.

     Cuando la maestra buscó en la lista quién debía darle regalo a Bruno, nunca apareció: había olvidado anotar a su pareja. Aunque él estaba triste siguió compartiendo la reunión con sus amigos. Pero ellos, en secreto, habían organizado una cooperación para que la maestra buscara un regalo para él.

     Mientras lo entretenían para que no se fuera a su casa, la maestra salió a buscar su regalo. Cuando ya estaban a punto de irse, ella le dijo:

     —Bruno, quisiéramos decirte que eres un niño muy simpático y que te queremos mucho. Tú eres importante para nosotros, y no nos gusta que te vayas sin regalo, así que entre todos cooperamos para darte uno que ojalá te guste—.

     Bruno se sonrojó y sólo dijo:

     —¡Gracias, yo también los quiero!—y todos sus compañeros se dirigieron hacia él para darle su abrazo.

     Ese día, cuando Bruno le platicó a su mamá lo que le pasó, ella le dijo:

     —Creo que recibiste el mejor regalo de tu grupo: el cariño de tus compañeros. Bruno sólo sonrió.

     En tu localidad todos los que realizan alguna actividad intercambian algo, pueden ser bienes o servicios, para que su trabajo pueda servir a los demás.

     En la siguiente historieta te darás cuenta de qué manera todas las personas necesitan de otras para hacer su trabajo, y que la falta de aprecio hacia ellas también puede crear problemas.

  • ¿Cuál fue la causa de que no hubiera pan?
  • ¿Qué consejo le darías a la persona que causó el problema?
  • ¿Qué final le pondrías a la historieta?

     Diariamente estamos en contacto con personas dedicadas a desempeñar diferentes actividades. Ellas no trabajan de manera aislada, pues para hacer su trabajo necesitan de muchas cosas, sean bienes o servicios.

     Por ejemplo, tu mamá puede ser una experta cocinera, pero ¿qué pasaría si las personas que reparten el gas o las frutas y verduras no lo hicieran? Tu mamá no podría cocinar y tu familia no tendría qué comer.

     Por eso, para que todo funcione sin problemas, es necesario que todos cooperemos con responsabilidad en nuestro trabajo. Si alguna persona deja de hacerlo puede ocasionar dificultades a los demás, ¡hasta a los que viven muy lejos de nosotros!

     Muchas veces, debido a la rapidez con que vivimos actualmente, no nos damos cuenta de la importancia de dar y recibir los bienes y servicios que necesitamos.

     ¿En cuántas ocasiones has visto teléfonos públicos descompuestos, o los juegos de los parques rotos o en mal estado?

     Esto significa que lamentablemente muchas personas no valoran esos bienes o servicios. Pero tú puedes lograr que eso cambie ¿Cuál es tu propuesta para evitar que esas situaciones que nos afectan continúen?

     Entre las comunidades urbanas y rurales hay intercambios de bienes y servicios.

     Recuerda que la mayoría de los alimentos se producen en las áreas rurales, pero es en los centros urbanos donde se producen las máquinas y herramientas que son necesarias en el campo.