El escenario del siglo XXI es prometedor y a la vez complicado por los retos educativos que presenta; la globalización, el desarrollo científico y tecnológico, las nuevas tecnologías, los nuevos sistemas de enseñanza, etcétera. Para que la educación no se quede rezagada entre tantos cambios debe planear todas sus acciones con una adecuada visión del futuro.

Durante el nuevo milenio surgirán muchos proyectos educativos, los cuales requerirán de una adecuada planeación, es fundamental desterrar la improvisación y también se debe evitar copiar o imitar proyectos de países desarrollados cuya política, economía y cultura son extremadamente diferentes a las de nuestro país.

La planeación y construcción de estos proyectos requerirá de la participación de maestros, directores, autoridades, padres de familia, verdaderamente comprometidos, involucrados y conscientes de las necesidades del país, quienes tendrán la tarea de participar, innovar, facilitar, hacer y plasmar en sus proyectos, importantes beneficios para la tarea educativa. 

    Dentro de este contexto de cambios, proyectos y búsqueda de beneficios, la planeación educativa es una gran herramienta, por ello es importante conocerla y saber cómo utilizarla.


Definición

El proceso administrativo lleva un orden, desde la etapa de la planeación hasta la ejecución, el control y la evaluación. Este proceso se mantiene y se renueva continuamente mientras dure la vida de la institución que se administre. Hablar de la planeación en el proceso administrativo significa ubicarnos en ese primer momento de la actividad donde se asumen las necesidades o problemas del sistema y ambiente y se les transforma en objetivos que se han de lograr a partir de los recursos o medios disponibles.

La administración de los sistemas escolares se apoya en la planeación educativa, la cual se puede definir como un proceso metodológico, coherente, diseñado y analítico que involucra la aplicación y coordinación de métodos de investigación social; de principios y técnicas de educación, administración, economía y finanzas con la participación y apoyo del público en general en la educación para el pueblo; con objetivos precisos en etapas definidas y que da a los participantes de este proceso la oportunidad de desarrollar su capacidad y de realizar la contribución más eficaz para el proceso social, cultural y económico del país.ç

 

El Plan de Trabajo Escolar, una herramienta de la planeación educativa

Los planes son documentos vivos que reflejan las condiciones de la escuela y los propósitos concretos para su mejoramiento. No deben considerarse como documentos de trámite, sino como estrategias fundamentales para guiar los esfuerzos de todos los elementos que intervienen en la obra educativa. Debe apoyarse en un análisis realizado por el director y el personal docente, donde se plantee la situación actual de la escuela, los logros alcanzados en el año anterior, aspectos pendientes o de solución a largo plazo y las tareas que se pueden realizar en el año en curso. Para formularlo es necesario conocer la realidad y posibilidades del entorno en que funciona la escuela.

  • Para que sea factible: Los objetivos incluirán las actividades que serán de suma utilidad y de posible realización. El plan debe expresar el conjunto de propósitos concretos, que sean posibles de efectuarse en un tiempo determinado, para la realización de la tarea educativa en las mejores condiciones.
  • Para que sea completo: Debe comprender el mejoramiento de la institución educativa en los aspectos: técnico-académico, administrativo, social y material.
  • Para que sea incluyente: Debe promover la participación de los maestros, alumnos y padres de familia. Estos integrantes de la comunidad educativa podrán aportar los mejores elementos para dicho plan, gracias al conocimiento que poseen del entorno, de las características del alumnado y de las necesidades del plantel.


Consecuencias de una mala planeación

Antes de concluir, es conveniente subrayar las posibles consecuencias de no establecer una adecuada planeación, con esto se intentará subrayar la importancia de la planeación educativa, en el desarrollo de proyectos.

La no satisfacción de expectativas.

Un presupuesto mal preestablecido.

El desperdicio de tiempo y recursos.

La falta de credibilidad para proyectos posteriores.

El desprestigio del proyecto y de proyectos subsecuentes.

La desmotivación de las personas que participan en el desarrollo del proyecto.

La planeación educativa es una tarea de gran importancia que requiere de todo el tiempo y dedicación que podamos brindarle. Si realmente deseamos que nuestro país sea mejor, contribuyamos a que la educación sea una de nuestras prioridades.