Pensiones

    La pensión es la prestación económica que, al acontecer algunos de los riesgos protegidos por la Ley y reunir los requisitos que la misma establece, se paga en forma de renta mensual al asegurado o a sus beneficiarios. Las pensiones que cubre el IMSS son en los Seguros de Riesgos de Trabajo, Invalidez y Vida y Retiro, Cesantía en edad Avanzada y Vejez.

    A partir del primero de julio de 1997, al entrar en vigor la Nueva Ley, las 14 Instituciones de Seguros autorizadas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, son las responsables de pagar las pensiones por Riesgos de Trabajo y las de Invalidez y Vida, a través de un monto constitutivo que se integra con dos componentes: una Renta Vitalicia para el Asegurado y un Seguro de Sobrevivencia para sus beneficiarios, en caso de que el asegurado muera.

  • Los tipos de Pensión son: Incapacidad Permanente Parcial o Total; Invalidez; Retiro; Vejez; Cesantía en Edad Avanzada y las derivadas de la muerte del asegurado que son: Viudez, Orfandad y Ascendientes. Se otorgan con fundamento en el número de semanas cotizadas y en el salario declarado al Instituto.
  • Indemnización Global. Se otorga cuando la valuación de las secuelas que dejó el riesgo de trabajo es hasta el 25%; si la valuación es entre 25.1% y 50%, el asegurado elegirá entre una pensión o la indemnización global, cuya cuantía es el importe equivalente a 5 anualidades de la pensión que le hubiese correspondido.
  • Invalidez. Existe invalidez cuando el asegurado se halle imposibilitado para procurarse, mediante un trabajo igual, una remuneración superior al cincuenta porciento de su remuneración habitual percibida durante el último año de trabajo y que esa imposibilidad derive de una enfermedad o accidente no profesional. El estado de invalidez deberá ser dictaminado por el servicio de salud en el trabajo del IMSS.

   Se requiere que al declararse la invalidez, el asegurado tenga acreditado el pago de doscientas cincuenta semanas de cotización. En el caso de que el dictamen respectivo determine el setenta y cinco porciento o más de invalidez sólo se requerirá que tenga acreditadas ciento cincuenta semanas de cotización.

   Los asegurados que dejen de pertenecer al Régimen Obligatorio, conservarán los derechos que tuvieran adquiridos a pensiones en el seguro de Invalidez y Vida por un período igual a la cuarta parte del tiempo cubierto por sus cotizaciones semanales, contado a partir de la fecha de su baja. Este tiempo de conservación de derechos no será menor de doce meses.

   Al asegurado que haya dejado de estar sujeto al Régimen Obligatorio del Seguro Social y reingrese a éste, de acuerdo a lo que establece el Artículo 151 de la Ley del Seguro Social, se le reconocerá el tiempo cubierto por sus cotizaciones anteriores en la siguiente forma:

  • Si la interrupción en el pago de cotizaciones no es mayor de tres años se le reconocerán, al momento de la reinscripción, todas las cotizaciones anteriores.
  • Si la interrupción excediera de tres años pero no de seis, es necesario, que en su reingreso cubra cuando menos 26 cotizaciones semanales.
  • Si la interrupción excediera de seis años, es necesario que en su reingreso cubra cuando menos 52 cotizaciones semanales, en su nuevo aseguramiento.
  • En los últimos dos casos, si el reingreso del asegurado ocurriera antes de expirar el período de conservación de derechos, se le reconocerán de inmediato todas sus cotizaciones anteriores.
  • En los casos de pensionados por invalidez que reingresen al régimen obligatorio, cotizarán en todos los seguros, con excepción del de Invalidez y Vida.

     Viudez. La pensión de Viudez será igual al noventa porciento de la que hubiera correspondido al asegurado en el caso de invalidez o de la que venía disfrutando el pensionado por este supuesto.

    Orfandad. Tendrán derecho a recibir pensión de Orfandad cada uno de los hijos menores de dieciséis años, cuando muera el padre o la madre y alguno de éstos hubiera tenido el carácter de asegurado, y acrediten ante el Instituto un mínimo de ciento cincuenta cotizaciones semanales o haber tenido la calidad de pensionados por Invalidez. El Instituto prorrogará la pensión de orfandad, después de alcanzar el huérfano la edad de dieciséis años, y hasta la edad de veinticinco, si se encuentra estudiando en planteles del Sistema Educativo Nacional o bien que se encuentre incapacitado debido a una enfermedad crónica, defecto físico o psíquico en tanto no desaparezca la incapacidad que padece.

    La pensión de huérfano de padre o madre será igual al veinte porciento de la pensión de invalidez que el asegurado estuviese gozando al fallecer o de la que le hubiera correspondido suponiendo realizado el estado de invalidez. Si el huérfano lo fuera de padre y madre, se le otorgará en las mismas condiciones una pensión igual al treinta porciento de la misma base. Este derecho comienza desde el día del fallecimiento del asegurado o pensionado por invalidez.

     Ascendientes. Si no existiera viuda, huérfano ni concubina con derecho a pensión, esta se otorgará a cada uno de los ascendientes que dependían económicamente del asegurado o pensionado por invalidez fallecido, por una cantidad igual al veinte porciento de la pensión que el asegurado estuviese gozando al fallecer, o de la que le hubiera correspondido suponiendo realizado el estado de invalidez.

   Vejez. Para tener derecho al goce de las prestaciones del seguro de vejez, se requiere que el asegurado haya cumplido sesenta y cinco años de edad y tenga reconocidas por el Instituto un mínimo de mil doscientas cincuenta cotizaciones semanales.
    En caso que el asegurado tenga sesenta y cinco años o más y no reúna las semanas de cotización señaladas en el párrafo precedente, podrá retirar el saldo de su cuenta individual en una sola exhibición o seguir cotizando hasta cubrir las semanas necesarias para que opere su pensión. (Art. 162 L.S.S.).
     El límite máximo del salario base de cotización para los Seguros de Invalidez y Vida y Cesantía en Edad Avanzada y Vejez, se determina conforme a lo que establece el artículo Vigésimo Quinto Transitorio de la Ley del Seguro Social, y a partir del año 2007 de acuerdo a lo que dispone el artículo 28 de la propia Ley.

    Cesantía en edad Avanzada. Cuando el asegurado quede privado de trabajos remunerados después de los sesenta años de edad. Para gozar de las prestaciones de este ramo se requiere que el asegurado tenga reconocidas ante el Instituto un mínimo de mil doscientas cincuenta cotizaciones semanales.

    El trabajador cesante que tenga sesenta años o más y no reúna las semanas de cotización señaladas en el párrafo precedente, podrá retirar el saldo de su cuenta individual en una sola exhibición o seguir cotizando hasta cubrir las semanas necesarias para que opere su pensión.

¿Qué trámites hay que hacer?

Existen varios trámites para recibir una pensión o jubilación, en términos que hay varios tipos de pensiones y jubilaciones, a continuación enumeramos y desglosamos los más importantes:

  • Asignaciones familiares al pensionado por invalidez, retiro, cesantía en edad avanzada o vejez y Ayuda asistencial al pensionado por invalidez, retiro, cesantía en edad avanzada y viudez. Estos son trámites que se realizan en las oficinas generales o regionales del IMSS con el comprobante médico de la invalidez, el Acta de Nacimiento que acredite la edad avanzada, el comprobante de cumplimiento de cotizaciones para el retiro y/o el Acta de Nacimiento, y el Acta de defunción y matrimonio para el caso de viudez.
  • Pensión a ascendentes derivada de la muerte del asegurado por riesgo de trabajo, por enfermedad general o por muerte de un pensionado. Esto requiere tramitar esta pensión comprobando con los papeles médicos (constancias) correspondientes o el acta de defunción en su caso, ante el IMSS, y comprobar ser hijo menor de edad.
  • Pensión de cesantía en edad avanzada. Este trámite se realiza independientemente del tiempo de cotización en el IMSS y requiere comprobar con una carta emitida por un juez de lo civil la incapacidad física para seguir laborando por edad avanzada.
  • Pensión de invalidez. Para realizar este trámite se requiere básicamente comprobar ante el IMSS la invalidez con las constancias médicas emitidas por el propio instituto.
  • Pensión de orfandad. Para este trámite se requiere el acta de defunción del asegurado y comprobar la minoría de edad del hijo o beneficiario.
  • Pensión de viudez derivada de la muerte del pensionado o del asegurado por riesgo de trabajo o por enfermedad general. Se requiere acreditar la muerte del asegurado con el acta de defunción o la constancia médica de enfermedad general; y comprobar con el acta de matrimonio se esposa (o) del asegurado.
  • Pensiones por incapacidad permanente, total o parcial. Igualmente, se requieren los comprobantes médicos del Instituto que así lo avalen.
  • Pensión por retiro. Para recibir la pensión por retiro se necesitan cubrir el mínimo de cotizaciones ante el IMSS y comprobar tener 65 años de edad cumplidos.
  • Prestamos a cuenta de pensión. Se pueden pedir prestamos al IMSS que después son descontadas a mediano o largo plazo (dependiendo del monto del préstamo) de la pensión. Este trámite es válido únicamente para Pensionados del Instituto.