Una de las funciones esenciales del director de un plantel de educación primaria es apoyar en el aspecto técnico pedagógico al personal docente a su cargo, durante el desarrollo del proceso de enseñanza-aprendizaje, orientándolo en la aplicación de las normas, lineamientos, criterios, procedimientos y técnicas que le permitan, por un lado, el logro de los objetivos de cada uno de los grados escolares y, por el otro, el cumplimiento de las metas establecidas para el servicio de educación primaria.

     No obstante que lo sustantivo de lo técnico pedagógico se establece en los programas de estudios y en los lineamientos que emita la Dirección General de Educación Primaria y otras áreas centrales normativas, existen en la legislación mexicana, en materia educativa, una serie de disposiciones que regulan la aplicación de estos programas, estableciendo criterios y normas de carácter general en relación con el proceso educativo, el perfil del educando, las funciones y características de los elementos del proceso de enseñanza-aprendizaje, así como de los criterios que deben orientar la acción de todos los vínculos de la comunidad educativa.

     Para orientar y verificar el cumplimiento de estas disposiciones en el desarrollo de su función como asesor técnico, a continuación se enuncian los artículos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y de la Ley General de Educación relacionados con el servicio de educación primaria, así como algunas sugerencias para el cumplimiento tanto de estos preceptos legales como de la función de asesoría pedagógica.


Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

     La Constitución como ley suprema de nuestro sistema jurídico es el vértice del que dimanan todas las disposiciones legales que regulan la vida del país.

     En cuanto a la educación, estipula los preceptos que habrán de regirla, mismos que todo educador debe tomar como orientación fundamental para el ejercicio de sus funciones.

Dichas normas se presentan en los artículos: , 31 fracción I, 73 fracción XXV, 115 fracción X, 123 fracción XII; que expresan la filosofía que en materia educativa orientan las acciones del Estado.


Ley General de Educación

     La Ley General de Educación es la norma promulgada por el Poder Legislativo de los Estados Unidos Mexicanos, con el fin de regular la educación que se proporciona en el país, considerando todos sus tipos y modalidades.

     Al respecto, y de manera particular en lo que se refiere al servicio de educación, destacan los artículos que inciden de manera directa en lo técnico pedagógico en los aspectos de:


El concepto de educación (Artículo 2°)

     De acuerdo con el carácter social de la educación, el director del plantel cuidará que durante el desarrollo del plan y los programas de estudio de educación primaria, en el plantel a su cargo se cumpla con este precepto. Por tal motivo deberá:

  1. Promover que los padres de familia envíen a sus hijos a la escuela primaria.
  2. Cuidar que el proceso educativo garantice al educando su desarrollo cultural, y que éste se observe en la elevación de su       calidad de vida, tanto individual como colectiva.
  3. Vigilar que la educación que se imparta responda a las necesidades histórico-sociales del educando, de su comunidad y del país en general.
  4. Procurar la participación de los integrantes de la comunidad educativa en las actividades socioculturales, con el fin de lograr      una relación humana, individual y colectiva que favorezca la reafirmación de la cultura regional.
  5. Promover la incorporación de ideas y valores universales difundidos por la comunidad educativa y sus miembros para el      enriquecimiento de la cultura de la comunidad en general.
  6. Vigilar que el proceso educativo asegure el desarrollo integral del educando, mediante la formación de una conciencia crítica y reflexiva, y un sentido de responsabilidad y solidaridad para con la colectividad, así como el desarrollo de la sensibilidad estética.
  7. Controlar que en el proceso educativo las áreas de conocimiento de los programas de estudio se impartan de manera integral, a fin de procurar el desarrollo armónico del educando.
  8. Fomentar la realización de acciones que favorezcan el desarrollo físico y la salud mental de los educandos.
  9. Promover que la educación sea un medio para el mejoramiento de los niveles de alimentación, vestido, y vivienda de los      educandos y la comunidad en general.
  10. Verificar que el proceso educativo facilite la integración del educando a la sociedad como sujeto productivo.

 

Finalidades de la educación (Artículo 5°)

Estas finalidades describen, de hecho y de derecho, el tipo de ciudadano mexicano que habrá de formarse por medio del acto educativo escolarizado. Así, el director del plantel deberá, por una parte, orientar a los docentes a su cargo para tal fin, y, verificar que en el desarrollo del proceso de enseñanza-aprendizaje se promueva el cumplimiento de los objetivos mencionados. Para tal fin, se sugiere:

  1. Promover que el personal docente lleve a cabo experiencias de aprendizaje que influyan en el fortalecimiento de la conciencia de la nacionalidad del educando, los valores culturales regionales y el respeto tanto a los símbolos patrios como a las instituciones nacionales.
  2. Fomentar la ejecución de acciones para la formación de conciencia en los educandos, acerca de la importancia que tiene el aprovechamiento racional de los recursos naturales y su contribución para preservar el equilibrio ecológico.
  3. Promover la realización de actividades científicas y tecnológicas que respondan a las necesidades del educando y su comunidad.
  4. Estimular la participación activa del educando en la toma de decisiones respecto de la solución a los problemas de carácter colectivo que repercutan en la vida escolar.
  5. Fomentar en el educando actitudes solidarias en relación con sus compañeros y maestros, a fin de lograr una relación       educativa armónica.
  6. Vigilar que la acción de la escuela se refleje positivamente en la comunidad.


Criterios que orientan la acción educativa
(Artículos 8°, 9°, 10, 12, 13, 14 y 22)

Para asegurar la observancia de los criterios que orientan la acción educativa, el director vigilará su aplicación en el plantel a su cargo durante el desarrollo de la tarea educativa. Para ello debe:

  1. Verificar que el proceso de enseñanza-aprendizaje se desarrolle ajeno a cualquier doctrina religiosa y que se oriente por los resultados del progreso científico.
  2. Vigilar que la tarea educativa se desarrolle en el plantel sin la intervención de corporaciones religiosas, ministros de cultos o       sociedades ligadas directa o indirectamente con la propaganda de cualquier credo religioso.
  3. Promover que el personal docente a su cargo conozca las disposiciones jurídicas establecidas en la Ley General de Educación a fin de que cuente con la orientación necesaria para el desarrollo de sus funciones como maestros.
  4. Sensibilizar a los padres de familia para que envíen a sus hijos a la escuela de educación primaria, aun cuando carezcan de    recursos económicos tomando como base el carácter gratuito de la educación que imparte el Estado.
  5. Promover que los padres de familia continúen o concluyan sus estudios según sea el caso.
  6. Destinar las donaciones que se hagan al plantel en la medida de lo posible a satisfacer necesidades señaladas en el programa anual de trabajo.
  7. Promover, entre los educandos y educadores, el uso adecuado de las instalaciones y bienes con que cuenta el plantel.
  8. Procurar que los docentes del plantel conozcan los reglamentos que regulan su actuación así como lo relacionado con la    organización y funcionamiento de la escuela.
  9. Promover la realización de eventos culturales, cívicos, sociales, deportivos y recreativos en los cuales participe la comunidad, los educandos y los maestros del plantel.


El sistema educativo nacional (Artículos 1°, 6°, 15, 16, 17, 18 y 19)

     Los artículos mencionados proporcionan al director del plantel una visión general acerca de la organización del Sistema Educativo Nacional y sus elementos constitutivos; información que le permitirá ubicar al plantel de educación primaria dentro de este sistema.


Elementos del proceso enseñanza-aprendizaje
(Artículos 20, 21, 25, 45, 46 y 47)

     A partir de las definiciones estipuladas en las disposiciones legales citadas se observa, por un lado, que en el desarrollo del proceso enseñanza-aprendizaje se hace operacional el acto educativo, con una participación activa del educando en su propia formación integral y, por el otro, que el educador es una persona que debe planear, orientar y evaluar situaciones y experiencias de aprendizaje, a fin de propiciar el logro de los objetivos planteados por el Sistema Educativo Nacional.

     Para el cabal cumplimiento de estas funciones, el director del plantel tiene que:

  1. Promover un proceso educativo flexible y adaptable a los cambios, es decir, susceptible de actualización.
  2. Asegurar que las relaciones entre educandos y educadores sean armónicas, con base en los principios de libertad y       responsabilidad.
  3. Promover el trabajo en grupo, para asegurar la comunicación y el diálogo entre educandos y educadores.
  4. Tomar en cuenta, para el desarrollo de experiencias de aprendizaje las características socio-culturales del medio en que    habita el educando.
  5. Fomentar las relaciones entre los padres de familia, educandos y educadores.
  6. Vigilar el cumplimiento de los objetivos programáticos del plan de estudios.
  7. Verificar que los libros del maestro y los de texto gratuitos del alumno sean utilizados de acuerdo con su obligatoriedad y bajo los lineamientos técnicos establecidos.
  8. Promover la vinculación activa y constante de la comunidad con las acciones que se desarrollen en el plantel.
  9. Vigilar que el personal docente tenga actualizados sus registros del avance programático.
  10. Promover la utilización como material didáctico, de los recursos materiales que existen en el medio.
  11. Verificar que el personal docente evalúe en forma periódica a los educandos de acuerdo con las normas psicotécnicas       correspondientes.
  12. Promover la vinculación de la teoría con la práctica educativa.
  13. Fomentar la realización de una adecuada motivación a los educandos.
  14. Diseñar instrumentos de evaluación que estimulen al alumno y al docente positivamente.