El placer de servir

Toda la Naturaleza es un anhelo de servicio. Sirve la nube, sirve el aire, sirve el surco.

Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú; donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú; donde haya un esfuerzo que todos esquiven, acéptalo tú.

Sé el que apartó la estorbosa piedra del camino; sé el que apartó el odio entre los corazones y las dificultades del problema.

Existe la alegría de ser sano y la de ser justo; pero hay, sobre todo, la hermosa, la inmensa alegría de servir.

¡Qué triste sería el mundo si todo en él estuviera hecho, si no hubiera un rosal que plantar, una empresa que acometer!

Que no te llamen solamente los trabajos fáciles. ¡Es tan bello hacer lo que otros esquivan!

Pero no caigas en el error de que sólo se hace mérito con los grandes trabajos; hay pequeños servicios que son buenos servicios: adornar una mesa, ordenar unos libros, peinar una niña.

Aquél es el que critica, éste es el que destruye, sé tú el que sirve. El servir no es faena de seres inferiores. Dios, que da fruto y la luz, sirve. Pudiera llamársele así: El que sirve.

Y tiene sus ojos fijos en nuestras manos y nos pregunta cada día:

¿Serviste hoy? ¿A quién? ¿Al árbol, a tu amigo, a tu madre?

Gabriela Mistral

 

 LA SÍLABA TÓNICA

En el texto anterior, algunas palabras llevan acentuación gráfica o escrita; otras no lo llevan. Pero lleven acento gráfico o no, todas las palabras tienen una sílaba que se pronuncia con más intensidad, esa sílaba se llama tónica o dominante. Las otras sílabas, las que no se pronuncian fuerte, se llaman átonas o no dominantes.

En la tercera columna de la tabla aparece la sílaba tónica o dominante:

Palabra

Separación silábica

Sílaba tónica

Vendrá

ven-drá

ven-drá (última)

Mistral

Mis-tral

Mis-tral (última)

América

A-mé-ri-ca

A--ri-ca (antepenúltima)

triste

Tris-te

tris-te (penúltima)

 

 ACENTO DIACRÍTICO

Algunas palabras que se escriben igual y se pronuncian igual varían en su significado. Para diferenciarlas, a una se les pone acento (tilde), y a otras no. Ese acento se llama diacrítico.

Ejemplo:

Que la molinera

alegre el molino,

pero , viandante,

sigue tu camino.

En la estrofa anterior, la palabra va acentuada porque es pronombre personal; la otra palabra tu es un adjetivo posesivo.

El acento diacrítico se utiliza para distinguir la función gramatical de dos palabras que se escriben igual. La tilde o acento se escribe sobre la palabra de mayor categoría gramatical.

 

 ACENTO ENFÁTICO

Existe otro tipo de acento que se emplea en algunas de las palabras que componen los enunciados interrogativos y exclamativos, o bien, para remarcar la intención de lo que se dice. A este tipo de acento se le llama enfático.

Ejemplos:

¿Cuál es tu nombre?

¡Qué calor hace!

Dime dónde lo pusiste.

     Algunas de las palabras que pueden llevar acento enfático, siempre y cuando intervengan en enunciados interrogativos o exclamativos:

Qué, cuál, cuáles, quién, quienes, dónde, adónde, cuánto, cuántos, cuánta, cuántas, cuándo, por qué, cómo.

 

 

 

 

contenido: silaba tonica acento diacritico acento enfatico acentuacion grafica acento grafico silabas atonas