El problema de la basura es mundial, son millones de toneladas que tienen que "acomodarse" en algún sitio, el dilema es que la cantidad es cada vez mayor y los depósitos se van agotando.

     Sin embargo, cada país ha tenido que tomar sus propias medidas para controlar esta amenaza.

     En la ciudad de México se ha establecido un programa con la infraestructura adecuada para manejar los residuos sólidos. Este proyecto emplea 20 mil trabajadores, 235 barredoras mecánicas, mil 900 vehículos recolectores, 13 estaciones de transferencia, así como lugares especiales para disposición final, una planta incineradora y otra para fabricación de composta.

     Hace algunos años, todavía se encontraban varios tiraderos al aire libre; en la actualidad muchos han sido clausurados, como el de Santa Cruz Meyehualco, que tenía 150 hectáreas, y el de Santa Fe, que almacenaba la basura en un área de 60 hectáreas.

     A nivel nacional se han creado programas que incluyen la recuperación de áreas verdes, clausura de tiraderos, plantas de separación y reciclamiento, así como industrialización de residuos.

 

 PLANTAS PARA EL TRATAMIENTO DE DESECHOS

En el país se recogen diariamente 42 mil 746 toneladas de basura, el 43 por ciento se lleva a sitios controlados, mientras que el resto se deposita en tiraderos al aire libre.

     Actualmente, se cuentan con cinco plantas de tratamiento que se encargan de producir composta para uso agrícola (aunque desafortunadamente ésta aún no tiene mucha aceptación para su venta) y también se canaliza la basura reciclable para ser aprovechada por diversas empresas.

     En cuanto a los rellenos sanitarios, cabe mencionar que funcionan 97 en todo el país.

 Plantas de Tratamiento de residuos sólidos municipales, en toneladas diarias

 

Localización

Toneladas que puede recibir

Toneladas de composta que produce

México, D. F.

750

225

Tonalá, Jalisco

600

180

Monterrey, Nuevo León

120

0

Oaxaca, Oaxaca

200

10

Mérida, Yucatán

200

25

Este es el recorrido que siguen los desechos sólidos.     Los rellenos sanitarios son sitios destinados para recibir grandes cantidades de basura.

     El proceso consiste en esparcir la basura que llega cada día formando capas homogéneas de hasta dos metros de espesor, después se cubren con una capa de tierra de aproximadamente medio metro, y así sucesivamente hasta el nivel predispuesto.

     Las estaciones de transferencia son lugares intermedios entre la zona de recolección y el destino final de los desechos. En ellas, los camiones recolectores vacían la basura en tractocamiones de mayor capacidad, que equivalen aproximadamente a cinco vehículos recolectores, para que los desperdicios sean depositados en los rellenos posteriormente.

 

 SERVICIOS DE LIMPIA: EN ZONAS URBANAS Y MARGINADAS

Cronistas como Francisco Javier Clavijero comentan que en la época prehispánica, cuando gobernaba Moctezuma Xocoyotzin, México era un país increíblemente limpio, al grado de afirmar que no se ensuciaban los pies caminando descalzos por la calle, además cuentan que había un grupo de personas encargadas de recoger la poca basura que se generaba.

     Sin embargo, conforme pasó el tiempo, la actitud de la gente cambió, pues alrededor de 1790 las calles estaban muy sucias y la basura se arrojaba sin mayor problema con toda tranquilidad en la vía pública. El problema fue creciendo y se tuvo que hacer un reglamento, ordenado por el virrey Revillagigedo para obligar a las personas a no tirar basura en las calles; también, por aquella época inició el servicio de recolección que consistía en una carreta tirada por mulas.

     Treinta años después, la gente ya había olvidado las "reglas", así que Melchor Múzquiz, coronel del ejército, volvió a promulgar nuevas normas que mencionaban sanciones para quienes fueran sorprendidos tirando basura.

En la actualidad miles de empleados del servicio de limpia trabajan para recoger y trasladar los desechos sólidos.     Debido a esta publicación del 3 de enero de 1824, se iniciaron los recorridos de vehículos recolectores y también el coronel ordenó que los empleados del nuevo servicio tocaran una campana para anunciarse a las personas.

     Para fines del siglo pasado había más de 80 carros y cerca de 150 mulas distribuidos en todo el país. En 1935 tenía más de 2 mil 500 empleados el servicio de limpia y en 1950 se iniciaban las acciones para prevenir problemas ambientales.

     Actualmente el servicio de limpia cuenta con miles de empleados, pero a pesar del alto número no pueden cubrir todas las zonas, especialmente las áreas marginadas, donde la gente se ve obligada a crear sus propios tiraderos debido a la falta de servicios.

 

 COMPACTADORES Y DIGESTORES

Otra alternativa para reducir el volumen de los desechos es el uso de compactadores.

     Estos aparatos se encargan de comprimir la basura, de tal modo que ocupe muy poco espacio.

     Un compactador puede reducir el volumen de basura hasta 70%. Por ejemplo, si se tuviera una caja con capacidad de un metro cúbico, al pasarla por el compactador, quedaría reducida a un paquete de 30 centímetros aproximadamente.

     La ventaja de esta técnica es que permite aprovechar mejor el espacio para el tiradero, ya que en una misma zona se puede recibir mucha más basura compactada y también se disminuyen los costos de transporte.

     En la actualidad, ya existen compactadores domésticos.

     Los digestores son depósitos en los que se va almacenando la basura; se les proporciona una temperatura y humedad adecuadas con el propósito de favorecer la presencia de bacterias que produzcan la liberación de gas metano que, en un momento dado, puede ser una alternativa energética y sustituir el uso del gas doméstico. Este procedimiento aún está investigándose y sólo se practica en zonas que generan gran cantidad de basura orgánica.

 

 NORMATIVIDAD

Para resolver el problema de la contaminación ambiental es necesaria la participación activa del gobierno, así como de los ciudadanos, ya que las consecuencias nos atañen a todos.

     En el mundo entero se han promulgado leyes y normas para orientar a las personas en el uso racional de los recursos.

     Existen organizaciones internacionales, muchas de ellas dependientes de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) y además cada país ha promulgado sus propias leyes que rigen la conducta del ciudadano en relación con los problemas ambientales.

     Como en los últimos años el problema de la contaminación ambiental se ha acrecentado como producto del rápido avance de las industrias y el explosivo crecimiento poblacional, el gobierno mexicano, así como diputados, senadores y legisladores, se han visto en la necesidad de crear dependencias especializadas en la materia y al mismo tiempo se han organizado para proponer leyes y planes cuyos objetivos son el cuidado del medio ambiente.

     Sin embargo, las acciones y medidas que tome el gobierno o los representantes ciudadanos no serán útiles si no existe la participación consciente del público, desde los niños, las amas de casa y cualquier persona sin importar su actividad.

     El interés nacional para solucionar los problemas relacionados con la contaminación del ambiente, se hizo oficial al decretarse la Ley federal para prevenir y controlar la contaminación ambiental, que fue publicada en el Diario Oficial el 23 de marzo de 1971.

     En esta ley se establecen las prohibiciones para evitar la contaminación del aire, del agua y del suelo; asimismo, se determinan los castigos o multas a quienes no la respeten y realicen acciones en contra del ambiente natural.

     Además, en septiembre de ese mismo año, se publicó el Reglamento para la prevención y control de la contaminación atmosférica originada por la emisión de humos y polvos.

    Un año más tarde, se creó la Subsecretaría de Mejoramiento del Ambiente, dependiente de la Secretaría de Salud.

     En 1982, surgió otra norma, la Ley federal de protección al ambiente, en la que ya se mencionan alternativas de conservación, uso y aprovechamiento de los recursos y aspectos normativos para los planes de desarrollo.

     El Plan Nacional de Desarrollo 1983-1988, referente a la política ambiental que considera aspectos como el control de la contaminación y acciones específicas para prevenirla.

     La preocupación del gobierno también se refleja por la creación de dependencias como la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología (SEDUE), que inició sus labores en 1983, encargándose de coordinar cualquier proyecto relacionado con el medio ambiente, vigilancia de los ecosistemas y realización de inventarios relacionados con los recursos para aprovecharlos racionalmente; en 1985 la Comisión Nacional de Ecología (CONADE), dirigida por los titulares de las Secretarías de Programación y Presupuesto; de Salud; de Desarrollo Urbano y Ecología, cuya función principal fue analizar el estado de los ecosistemas mexicanas e informarlo a la población mediante reportes bianuales. En 1986, se publicó el primer informe, en 1988 el siguiente y en 1991 el que contiene diversos análisis sobre la contaminación, su control y formas de prevención. Durante 1988, se decretó una importante ley que aún sigue vigente, la Ley general del equilibrio ecológico y protección del ambiente, que incluye además de las formas de prevención y control de la naturaleza, las causas económicas y sociales de estos problemas.

     El Plan Nacional de Desarrollo 1989-1994 estableció normas dirigidas a la protección, conservación y restauración de los recursos naturales de nuestra patria, incluyendo los forestales, pesqueros, de flora y fauna silvestre, minería, áreas protegidas, etcétera.

     Para 1990, la propia SEDUE elaboró el Plan Nacional para la Protección del Medio Ambiente 1990-1994, cuyo objetivo general fue restablecer la calidad del medio ambiente, promover la conservación de los recursos y armonizar el crecimiento económico con la calidad de los ecosistemas.

     En 1992, SEDUE cambió de nombre por el de Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), y en ella se incluyen el Instituto Nacional de Ecología (INE) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, que a partir de 1994 forman parte de la Secretaría del Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca. A continuación se presenta una lista de las organizaciones nacionales e internacionales relacionadas con el cuidado del ambiente.

 Nivel mundial

 Nivel nacional

PNUMA

(Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente)

INE

(Instituto Nacional de Ecología)

FAO

(Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación)

GDF

(Gobierno del Distrito Federal)

AIEA

(Agencia Internacional de la Energía Atómica)

MEM

(Movimiento Ecologista Mexicano)

RIPQPT

(Registro Internacional de Productos Químicos Potencialmente Tóxicos)

CEUNAM

(Centro de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México)

OPS

(Organización Panamericana de la Salud)

CONAFE

(Comisión Nacional de Fomento Educativo)

OMS

(Organización Mundial de la Salud)

INIREB

(Instituto Nacional de Investigaciones sobre Recursos Bióticos

IME

(Instituto Mesoamericano de Ecología)

CONACYT

(Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología)

     El país cuenta con leyes para apoyar el cuidado de la naturaleza, las más importantes son:

  • Modernización de la regulación ambiental denominada Ley general del equilibrio ecológico y de protección del ambiente
  • Ley federal de protección al ambiente
  • Plan Nacional de Desarrollo 1994-2000

     El objetivo fundamental de estos acuerdos puede ejemplificarse con lo que señala el artículo primero de la Ley federal de protección al ambiente:

     "Art. 1º. Esta Ley y sus Reglamentos regirán la prevención y el control de la contaminación y el mejoramiento, conservación y restauración del medio ambiente, actividades que se declaran de interés público."

 

 

 

contenido: contaminacion ciudad de mexico epoca prehispanica melchor muzquiz depositos onu organizacion de las naciones unidas