Seguramente la mayoría de la gente se ha enfrentado al reto de estudiar y cada quien ha tenido un modo particular de hacerlo: algunos se ponen a leer y leer y tratan de memorizar lo que deben aprender; otros más, hacen cuestionarios y los repasan y repasan hasta que los memorizan. Incluso hay quienes, de plano, prefieren hacer "acordeones", mientras que otros, los menos, tienen una técnica de estudio más depurada. De cualquier manera, muchos han obtenido buenos o regulares resultados.

Sin embargo, hay que considerar que aprender es algo más que la simple memorización de algo; aprender es comprender lo que se estudia.

En ocasiones, es difícil comprender toda la información contenida en un texto, por lo que una sola lectura no es suficiente.

Para lograr esa comprensión se pueden usar los esquemas y los resúmenes, los que a su vez utilizan otros recursos, pero de manera organizada y lógica.

Para empezar, una vez que se sabe lo que hay que estudiar, se debe:

  1. Hacer una lectura rápida, para tener una idea general del tema.
  2. Hacer una lectura más detallada, para localizar palabras cuyo significado se desconozca, mismas que se buscarán en el diccionario.
  3. Leer párrafo por párrafo, haciéndose preguntas, como: ¿de qué trata este párrafo?, ¿qué dice realmente?
  4.  Anotar las respuestas a estas preguntas en el margen del texto, pues son las ideas principales.

Con base en las anotaciones, se subrayan las palabras de cada párrafo que ayuden a explicar la idea principal, para ello se debe considerar:

  1. Subrayar sustantivos y verbos, nunca preposiciones ni artículos.
  2. Leer las palabras subrayadas. Aunque parezca que se lee un telegrama, lo marcado deberá entenderse y tener sentido.
  3. A continuación seguirá la elaboración del esquema y del resumen.

 

EL ESQUEMA

Un esquema es una síntesis organizada de los aspectos más importantes de un texto. El esquema únicamente contiene los conceptos fundamentales y la información más característica del texto.

Con las notas que se hicieron y con el subrayado ya se puede elaborar un esquema, para ello se debe considerar:

  1. Acomodar por orden de importancia las ideas que se sacaron.
  2. Usar palabras clave, pues, como su nombre lo indica, el esquema es una descripción general del tema de estudio, el cual servirá de guía.
  3. Existen diferentes tipos de esquemas. Los más comunes son los de líneas, los de llaves y los cuadros sinópticos.

Una manera sencilla de realizar el esquema de un texto es enlistando los temas y subtemas que lo integran.

El tema de un texto es el asunto del que hablan todos los párrafos del mismo. Los subtemas se refieren a los aspectos particulares de un tema. Es conveniente que el esquema de un texto contenga información y datos que sirvan para precisar y aclarar el tema.

 

EL RESUMEN

Resumir es expresar de forma breve las ideas.

Con los procedimientos anteriores se puede elaborar un resumen. De hecho, al explicar el esquema, se resume lo más importante del tema que estamos estudiando.

De cualquier manera, se enlistan algunos pasos que se deben seguir.

  1. Hacer una lectura rápida y después una comprensiva y reflexiva, para entender de qué trata el tema.
  2. Hacer anotaciones al margen de las ideas principales y subrayar las palabras que las expliquen.
  3. Elaborar un esquema con la información obtenida.
  4. Escribir las ideas con la mayor precisión, claridad y brevedad posibles.
  5. Tener en cuenta que un buen resumen debe tener una extensión máxima de una tercera parte del texto original.
  6. Se pueden usar frases, como: al principio, después, luego, por último (para indicar el orden de las acciones); por eso, así que, entonces, por tal motivo (para indicar las consecuencias de las acciones).