Las funciones que realiza el cuerpo humano, pueden ser divididas en dos: las de la vida vegetativa y las de la vida de relación.

 

FUNCIONES DE LA VIDA VEGETATIVA

Son aquellas encargadas del aprovechamiento de las sustancias nutritivas, su absorción y utilización para transformar la materia y producir energía. Las más importantes son:

  • Nutrición. Consiste en la asimilación de sustancias nutritivas.
  • Respiración. Es el proceso mediante el cual se obtiene energía a partir del oxígeno del aire y los nutrimentos de los alimentos.
  • Circulación. Es el proceso encargado de repartir los nutrimentos y energía a todo el cuerpo.
  • Excreción. Es la función mediante la cual se eliminan las sustancias de desecho.
  • Crecimiento. Mediante esta función el organismo aumenta de tamaño para alcanzar la madurez.
  • Reproducción. Es la función mediante la cual el organismo da origen a otro para perpetuar la vida.

 

FUNCIONES DE LA VIDA DE RELACIÓN

Son aquellas que permiten relacionarse con el medio ambiente y responder ante los estímulos que en él se generen. Las más importantes son:

  • Recepción de estímulos. Los órganos de los sentidos se encargan de recibir los estímulos del medio ambiente, que pueden ser químicos (olores y sabores), luminosos (visión) o mecánicos (sonidos).
  • Sistemas de control. El sistema nervioso es el encargado de coordinar las funciones generales del cuerpo y de dar respuesta a los estímulos captados por los órganos de los sentidos; asimismo, el sistema endocrino, que está formado por las glándulas, interviene en el control y funcionamiento general del cuerpo.
  • Movimiento. El aparato locomotor, que está integrado por el sistema muscular (músculos) y el sistema óseo (huesos), permite el movimiento interior y exterior del organismo para que pueda desplazarse de un sitio a otro, o para que en su interior se desarrollen las funciones vitales.

El cuerpo humano es mucho más complejo que cualquier fábrica que pudiera construirse; las funciones de la vida vegetativa y las de relación tienen que llevarse a cabo en armonía, para que el organismo esté sano y trabaje adecuadamente.