El clima es el conjunto de condiciones que predominan en la atmósfera de una región. Los elementos que lo constituyen son: la temperatura, las precipitaciones pluviales o lluvias, los vientos y la presión atmosférica. Existen además los factores climáticos, elementos geográficos que influyen y modifican el clima de una región; entre éstos tenemos la latitud o distancia al ecuador, la altitud sobre el nivel del mar, la distribución de tierras y océanos o continentalidad y las corrientes marinas.

     Los tipos de clima, atendiendo a la temperatura dominante, son: A-Tropical, B-Seco, C-Templado, D-Frío y E-Polar, los que combinados con la cantidad de lluvias en el año y los diferentes tipos de vegetación originan, según Köppen, trece tipos de climas:

Af ¾ tropical con lluvias todo el año.
Am ¾ tropical con lluvias de monzón (bosque tropical).
Aw ¾ tropical con lluvias en verano.
Bs ¾ seco estepario (estepa).
Bw ¾ seco desértico (desierto).
Cs ¾ templado con lluvias en invierno (chaparral o mediterráneo).
Cw ¾ templado con lluvias en verano (pradera).
Cf ¾ templado con lluvias todo el año (bosque mixto).
Df ¾ frío con lluvias todo el año (bosques de coníferas).
Dw ¾ frío con lluvias en verano (bosques de coníferas).
Et ¾ polar de tundra (musgos y líquenes).
Ef ¾ polar de hielos perpetuos (sin vegetación).
Eb ¾ polar de alta montaña (vegetación escasa).

Haz click para ampliar la imagen.

     Ahora bien, los estados del tiempo son las características del aire en un lugar y tiempo determinados; se compone de temperatura, precipitación, humedad y viento. En tanto, el clima, está formado por las características del tiempo atmosférico: humedad, cantidad de lluvia, intensidad del tiempo y cambios de temperatura que predominan en un lugar. Por tanto, la diferencia entre estado del tiempo y clima, es que uno es pasajero y temporal y otro es predominante.