Aquellos que se levantaron en armas para luchar por la independencia de México, tuvieron muchas ideas acerca de lo que deseaban para la organización política y social de los territorios mexicanos. La primera etapa del levantamiento, al mando del cura Hidalgo, tuvo que realizarse de improviso al ser Miguel Hidalgo dictó leyes que suprimían la esclavitud, los tributos de los indígenas y les restituía sus tierras.descubierta la conspiración de Querétaro y, aunque fue planeada de forma anticipada, en un principio no contaba con un proyecto político-social. Fue hasta que se ganaron algunas batallas, que en Guadalajara surgieron los documentos que justificaban y explicaban la lucha.

     Con Morelos el movimiento alcanzó una base política plena y fue redactada la primera Constitución mexicana.

 

 PENSAMIENTO POLÍTICO DE HIDALGO

Miguel Hidalgo no alcanzó a formular un programa de organización política, pero esbozó un programa social que fue retomado, en algunos de sus puntos, por otros jefes insurgentes.

     En Guadalajara, Hidalgo promulgó decretos y expresó sus ideas sobre lo que deseaba para la nación que empezaba a forjarse.

     El 5 de diciembre de 1810 ordenó la entrega de las tierras a los naturales y decretó que las rentas obtenidas de su arrendamiento también les fueran entregadas.

     El 6 de diciembre del mismo año abolió la esclavitud, ordenando a los dueños de esclavos otorgarles la libertad en un término de diez días, bajo pena de muerte para quienes no cumplieran esta orden.

     También determinó el cese de los tributos que pagaban las castas y los indígenas, abolió el uso del papel sellado y del monopolio de la pólvora.

     Estas acciones demostraron las intenciones de Hidalgo por resolver los problemas sociales y económicos de las clases que lo seguían.

     Las autoridades políticas y eclesiásticas del virreinato trataron de que los principios del cura de Dolores parecieran opuestos a los intereses de los criollos y contrarios a la doctrina de la Iglesia; lo acusaban de seguir las ideas de Martín Lutero.

     En la Proclama a la Nación Americana, Hidalgo invitó a los criollos a unirse a su causa, manifestando que buscaba conservar la religión católica, que luchaba para quitar el mando a los europeos y ponerlo en manos de los nacidos en estas tierras.

     La guerra de Independencia fue una lucha diferente para cada uno de los grupos participantes: para los indígenas era el fin de la explotación y la restitución de sus tierras, en tanto que, para muchos de los dirigentes, incluido Hidalgo, más que una independencia era un intento de quitar a los españoles penin-sulares los principales puestos de mando de la Colonia y que éstos quedaran en manos de los criollos.

     Hidalgo pensó en un primer momento, que la Nueva España fuera gobernada por Fernando VII, pero esta postura se modificó hasta llegar a la idea de que el poder debía ser ejercido por los nacidos en estas tierras.

     En Guadalajara propuso un programa de transformación política con un Estado democrático y representativo. Deseaba la formación de un Congreso para elaborar leyes que terminaran con la pobreza, impidieran la devastación del territorio y el saqueo de sus riquezas. También quería fomentar las artes y la industria para aprovechar los enormes recursos del país.

 

 IDEAS DE MORELOS SOBRE LA ORGANIZACIÓN DE LA SOCIEDAD Y LA NACIÓN

Sentimientos de la Nación

La América es libre e independiente de España y de toda otra nación, gobierno o monarquía.

El Generalísimo José María Morelos y Pavón.     La Soberanía dimana inmediatamente del Pueblo, que sólo quiere depositarla en sus representantes dividiendo los poderes de ella en Legislativo, Ejecutivo y Judicial, eligiendo las Provincias sus vocales y éstos a los demás que deben ser sujetos sabios y de probidad.

     Que los empleos los obtengan solamente los americanos y sólo se admitan extranjeros en el país, si son artesanos capaces de instruir y libres de toda sospecha.

     Que como la buena ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso deben ser tales que obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia, y de tal suerte se aumente el jornal del pobre, que mejore sus costumbres, aleje la ignorancia, la rapiña y el hurto.

     Que las leyes generales comprendan a todos, sin excepción de cuerpos privilegiados, y que éstos sólo lo sean en cuanto al uso de su ministerio.

     Que la esclavitud se proscriba para siempre, y lo mismo la distinción de castas, quedando todos iguales, y sólo distinguirá a un americano de otro, el vicio y la virtud.

     Que a cada uno se le guarden las propiedades y respetos en su casa como en un asilo sagrado señalando penas a los infractores.

     Que se quiten los tributos e imposiciones que más agobian, y se señale a cada individuo un cinco por ciento de sus ganancias, u otra carga ligera, que no oprima tanto como la alcabala y el estanco.

     Ante los integrantes del Congreso de Chilpancingo, Morelos expuso el documento anterior llamado Sentimientos de la Nación, donde presentaba sus ideas de cómo debía organizarse el gobierno de la nueva nación, los derechos y obligaciones de los ciudadanos.

     Estos puntos definieron el ideal político de Morelos quien fue nombrado por el Congreso, Generalísimo y Alteza Serenísima, nombramiento que declinó y dijo: "Yo no soy sino un siervo de la Nación".

 

 PROPUESTAS DE LA CONSTITUCIÓN DE APATZINGÁN

Después de la toma de Acapulco, Morelos convocó a un Congreso en la ciudad de Chilpancingo, que elaborara una Constitución para las provincias donde triunfaba el ejército insurgente.

     En este Congreso hubo representantes de diversas regiones del país, participaron algunos personajes que habían integrando la Suprema Junta Gubernativa de América. El 16 de noviembre de 1813 este Congreso proclamó la independencia de la Nueva España, sustituyendo ese nombre por el de Anáhuac y declarando que quedaba rota para siempre la dependencia con respecto al trono español.

     Debido a la persecución sufrida por los insurgentes el Congreso se trasladó a Apatzingán, donde el 22 de octubre de 1814 se juró la Constitución. Ésta contenía 242 artículos, proclamaba la soberanía del pueblo y la elección democrática de los diputados para participar en las decisiones del país. Daba la ciudadanía a quienes hubieran nacido en el territorio o a los extranjeros que obtuvieran su carta de naturalización y respetaran los principios constitucionales.

     Expresaba que la ley debía ser igual para todos y que sólo ésta determinaría los casos en que alguien podía ser detenido o preso. Nadie podía ser juzgado, ni sentenciado hasta después de haber sido escuchado legalmente. Se declaraba inviolable el domicilio y se garantizaba la libertad de trabajo y de expresión.

     En cuanto al gobierno, éste se dividió en tres poderes: el Supremo Congreso Mexicano, el Supremo Gobierno y el Supremo Tribunal de Justicia, antecedentes de los tres poderes que actualmente rigen en nuestro país. Las leyes serían votadas en el Supremo Congreso Mexicano y luego enviadas al Supremo Gobierno para su aplicación.

     El Supremo Gobierno estaría formado por tres individuos elegidos por el Supremo Congreso y éstos no podrían reelegirse.

     Establecía la religión católica como la única para toda la nación.

 

 

 

 

 

 

 

contenido:  martin lutero sentimientos de la nacion constitucion de apatzingan independencia de mexico conspiracion de queretaro indigenas