En esta época de la historia del ser humano, las relaciones sociales y económicas de los europeos fueron muy interesantes; además la técnica presentó avances importantes, especialmente en las armas de fuego; la vida cotidiana era muy peculiar y los problemas de salud, enfermedades y epidemias eran una constante amenaza para la población.

     Esta época de la historia europea es conocida como Edad Media, que duró aproximadamente 1 000 años, desde 476 d. C., año en que cayó el Imperio Romano de Occidente, hasta la caída de Constantinopla, capital del Imperio Romano de Oriente en 1453 y la llegada de los primeros navegantes españoles al Continente Americano en 1492. Durante la Edad Media se desarrollaron grandes civilizaciones en los territorios europeos que había ocupado el Imperio Romano, y en China floreció el Imperio Mongol. He aquí algunas de las más representativas:

  • En Europa Occidental se establecieron los pueblos que lo habían invadido y contribuido a su declinación, o sea, los germanos, los francos y los godos, los cuales fundaron reinos que con el tiempo dieron lugar a los países de Alemania, Francia y España.
  • En el Sur de Europa y en Asia Menor se mantuvo y se fortaleció el Imperio Bizantino.
  • En Asia surgió y se extendió el Islam, la civilización árabe de religión musulmana, y en China hubo grandes avances científicos.

     Durante los mil años que duró la Edad Media, en los que habían sido territorios del Imperio Romano, se desarrollaron las civilizaciones que se observan en el mapa.

 

 

 LA EDAD MEDIA EUROPEA

Los pueblos bárbaros que invadieron el Imperio Romano en el transcurso de varios siglos, originaron desorden y confusión. Como consecuencia de su belicosidad los caminos se volvieron peligrosos, el comercio decayó, la economía se paralizó, las monedas cayeron en desuso, las ciudades eran objeto de constantes ataques y los alimentos no llegaban a ellas, todo esto originó una producción de autoconsumo y de trueque, lo cual caracterizó al sistema feudal.

Europa en la Edad Media. Haz click para ampliar este mapa.     Después de trescientos años, una vez que estos pueblos guerreros se asentaron permanentemente en los territorios que habían invadido, volvió la estabilidad porque empezaron a cultivar la tierra, a criar ganado y hasta adoptaron algunos elementos de la cultura romana, entre ellos el cristianismo, aunque conservando elementos de su cultura original como su gusto por la guerra y la lealtad a sus jefes militares. Éstos se convirtieron en reyes de los nuevos reinos que surgieron por todo el territorio europeo; pero su permanente ambición por ampliar sus dominios y su poder seguía causando guerras e inseguridad.

     En ese tiempo la división política de Europa no era como actualmente se conoce. Había muchos reinos pequeños y señoríos independientes que buscaban dominar a otros. No fue sino hasta el siglo XIV cuando empezaron a definirse algunos de los países que ahora forman ese continente, como Francia, España e Italia.

 

 

 EL RÉGIMEN FEUDAL: LOS VASALLOS, EL TRABAJO Y LOS FEUDOS

En la Edad Media se consideraba que la mayor riqueza era la tierra, utilizada para la agricultura, igual que las praderas y los bosques silvestres, porque de ella la gente obtenía casi todo lo que necesitaba para vivir.

     A principios de la Edad Media, la ropa, los zapatos, los muebles y los artículos de cocina, se hacían en cada casa porque no había fábricas, comercio, ni tiendas para comprarlos como ahora.

Castillo feudal.     El Feudo era una unidad económica de autoconsumo, ya que sólo contaba con los recursos naturales, materiales y mano de obra del lugar en que se encontraba, los señores feudales recibían del rey las tierras en beneficio o feudo para que las administraran a cambio de rendir homenaje, brindar consejo y ofrecer un ingreso a la corona. Los castillos eran el centro de la vida del feudo; desde allí se administraba el cultivo de a tierra, de los bosques, praderas, molinos para preparar la harina, el horno para el pan, el lagar para apisonar las uvas y hacer vino, los caminos y los puentes. Fuera de las murallas se encontraban las villas o aldeas, en cuyas chozas vivían los campesinos y siervos de la gleba (campesinos que no tenían derechos legales). No existía un gobierno central fuerte en el reino por lo que el poder estaba fragmentado entre los señores feudales, que luchaban entre sí o contra el rey para agrandar sus posesiones. A ello se debe que los castillos se hicieran con paredes altas y gruesas; se fortificaban con murallas, fosos y puentes levadizos para dificultar la entrada de enemigos o invasores. La sociedad feudal era encabezada no por el rey sino por la nobleza, formada por duques, marqueses, condes, barones y caballeros. Los villanos o aldeanos, en caso de ataques al feudo, se refugiaban en el interior del castillo para ayudar en la defensa; ya que de acuerdo con el Derecho Señorial, tenían la obligación de trabajar y luchar por la defensa de su señor, lo que constituía la base de las relaciones vasalláticas y señoriales.

     Hacia los siglos IX y X la población empezó a aumentar y se originaron algunos problemas. Los alimentos producidos en las parcelas familiares y los artículos de uso cotidiano que se fabricaban en las casas fueron insuficientes. Se formaron aldeas fuera de las murallas de los castillos para incrementar la producción de alimentos y la fabricación de utensilios. Mucha gente del campo empezó a emigrar hacia las aldeas, que con el tiempo se llamaron burgos, y algunos de éstos dieron origen a las ciudades, en las que empezaron a abrirse centros comerciales y hosterías o mesones para hospedar a quienes llegaban a vender o a comprar.

     Los campesinos feudales tienen su origen en el colonato, que se dio como consecuencia de crisis que hubo en el Imperio Romano; así quedaron arraigados o adscritos a un feudo, porque en el mismo que nacían, pasaban toda su vida y morían. Para los siervos no existía libertad de tránsito y debían cumplir con largas jornadas de trabajo en el campo y en labores en el castillo feudal.

     Los siervos comunes no podían ser expulsados de su lugar de trabajo y no intervenían en asuntos públicos. Tenían una vida muy difícil. No eran propiedad del señor feudal, y además de la entrega en especie de gran parte de sus cosechas, debían La villa se desarrolló alrededor del castillo del señor.proporcionar ciertos servicios personales y pagar el diezmo a la Iglesia, es decir, entregar el diez por ciento de todo lo que obtenían por el trabajo de un año.

     Los villanos eran de gran importancia en la organización social, ya que producían en talleres manufacturas que eran consumidas en el feudo, habitaban en las villas o aldeas; tenían algunas libertades, privilegios y menos obligaciones hacia el señor feudal, quien no podía disponer de ellos como lo hacía con los siervos de la gleba.

     La mayoría de los villanos, a cambio de su libertad, entregaban al señor feudal un tributo, que podía ser en especie (mercancías o productos), en trabajo, o en efectivo. Además, los villanos tenían que pagarle por que les permitiera moler el trigo en su molino, procesar la uva en su lagar, usar los puentes y caminos y cocer el pan en su horno.

     El régimen feudal en Europa no se presentó al mismo tiempo, sino con diferencias de región a región, derivadas de las condiciones históricas y naturales y de la forma en que se trabajaba en cada una de ellas. Por eso fue que no en todas tuvo el mismo desarrollo.

 

 

 ALGUNOS ASPECTOS DE LA TÉCNICA: LAS ARMAS DE FUEGO 
  Y SUS  EFECTOS

Durante la Edad Media las guerras entre los señores feudales eran frecuentes. Se usaban armas como la espada y el escudo, que eran muy pesadas, y los caballeros protegían su cuerpo con armaduras de bronce o de hierro, formadas por yelmo, coraza y perneras. Comparadas con las actuales, aquellas armas eran poco efectivas, aun la catapulta que arrojaba piedras, hasta de más de cien kilos, o la ballesta que lanzaba flechas. Por eso cuando empezaron a usarse las armas de fuego causaron gran impacto e importantes efectos.

La guerra era la principal actividad de los señores.     Con el transcurso del tiempo, y de los conflictos, las armas de fuego fueron evolucionando; se hicieron más ligeras, apareció la culebrina y más tarde el arcabuz, parecido al fusil. Los lombardos (habitantes de Lombardía, en Italia) crearon un cañón pesado, lento y de poco alcance. Las bombardas eran una especie de cañones primitivos, a las que se les colocaba la pólvora y luego una gran piedra. Después se le prendía fuego y al impactarse hacían enormes boquetes en los muros de los castillos. Las armas de fuego resultaron más destructivas que las medievales, y causaban gran mortandad entre los combatientes.

     El invento chino de la pólvora fue llevado a Europa por los árabes. Pero se supone que como mezcla inflamable de carbono y nitro finamente divididos (a la que se agregó posteriormente azufre) se inventó en el Bajo Rin entre 1320 y 1330. En 1331 se usaron armas de fuego durante el sitio de Cividale, Italia, por los soldados alemanes. Durante el sitio de Terni, en 1340, se utilizaron por primera vez morteros (que con el tiempo dieron origen a los cañones modernos), en batallas como las de Cahors y Tournai (1345) y tuvieron un éxito notorio, lo cual condujo a la concentración de la manufactura de cañones en centros famosos como Augsburgo, después de 1370.

     Las armas medievales como el escudo, lanza, arco y flecha, las catapultas, arietes, ballestas, etc., fueron reemplazadas rápidamente por las armas de fuego.

 

 

 OTROS ASPECTOS DE LA TÉCNICA

Desde luego que la técnica en la Edad Media no se redujo a fabricar y mejorar las armas de fuego. La ciencia y la filosofía estaban al servicio de la Iglesia, que además tenía el control de las escuelas y universidades de la época y se proponía formar doctores en teología, derecho y medicina. Los ingenieros y los técnicos no contaban con el apoyo y patrocinio de las universidades, a pesar de lo cual la técnica se desarrolló y tuvo avances importantes.

     Por otra parte los "bárbaros" de esa época no eran tan primitivos como se pensaba; poseían una civilización propia e introdujeron en Europa diversos artículos como las pieles, los pantalones, la construcción de casas más adecuadas para el clima que las de tipo romano de patio, la elaboración de fieltro, la joyería esmaltada, los esquíes, el uso del jabón y de la mantequilla, la elaboración de toneles, tinas y el cultivo de nuevos cereales como la avena y el centeno.

Técnicas vidrieras.     Muchos eruditos, especialmente ingleses, estudiaron en las universidades españolas y empezaron a traducir obras arábigas, judías y hebreas. Se descubrieron obras griegas o sus traducciones al árabe, importadas de Bizancio.

     Los árabes comerciaron directamente con Suecia y otras regiones a través de Rusia, debido a que contaba con ríos navegables, esto permitía un intercambio activo y productivo, circunstancias que permitieron también a los bizantinos comerciar con esa zona y con el Mediterráneo oriental.

     La necesidad del ser humano de contar con instrumentos o herramientas que le ayudaran en los trabajos más arduos y pesados, impulsó la creatividad en la Edad Media y se desarrollaron inventos que favorecieron el avance de la técnica aplicada a la construcción, a la agricultura para regar los campos, a los molinos para aprovechar la fuerza del viento y de las corrientes de los ríos, entre otras.

     La energía animal utilizada en la Edad Media pudo aprovecharse aún mejor desde fines del siglo IX y principios del X con la invención de la collera que permitió a los caballos desarrollar toda su fuerza de tracción; se inventó el sistema de enganchados uno tras otro con los que se sumó la fuerza de varios animales al mismo tiempo y se inventaron las herraduras, para impedir que sus pezuñas se quebraran e inutilizaran al animal. La carreta de tiro sustituyó a la de brazos, que el campesino utilizaba para el transporte de cargas pesadas. Desde entonces empezaron a herrarse los cascos de bueyes y caballos.

     Esos inventos también fueron significativos en el proceso deliberación de los esclavos, pues las cargas pesadas dejaron de moverse por medio de energía humana.

     La introducción del arado nórdico de ruedas, con una reja o cuchilla para cortar la hierba, una reja horizontal para abrir el surco y una vertedera para voltear la tierra propició un aumento notable de la producción agrícola.

Escena de la Edad Media.     La rueda hidráulica, que probablemente había sido inventada desde el siglo I a. C., durante la Edad Media cobró auge y se arraigó, especialmente en el Norte de Europa.

     El molino movido por agua fue utilizado para moler trigo, mover la sierra del carpintero y los fuelles del forjador de hierro, lo que propició el avance de la metalurgia.

     Las ruedas hidráulicas también tuvieron una importante aplicación en la industria textil, surgida prácticamente en esta época. La rueda de hilar inventada en el siglo XIII fue el primer paso en el camino de la hilatura mecanizada medieval, financiada por los grandes banqueros y comerciantes.

     Llevado de Oriente, el molino de viento fue utilizado en Europa, con tan buenos resultados que se sigue usando actualmente en Holanda. Ese aparato, que utiliza la fuerza del viento para funcionar, sustituyó y superó a la rueda hidráulica, además de que ahorró la construcción de los diques y estanques que esta última requería.

     Hubo un avance técnico medieval muy importante, en el campo de la metalurgia: la producción de hierro colado que podía ser vaciado en moldes y que surgió como resultado del lento progreso del horno de fundición.

     El hierro colado fue decisivo en la construcción de máquinas de guerra que complementaban la invención de la pólvora.

 

 

 

 

 

 

 

contenido: los pueblos barbaros  plovora