La lluvia es un elemento de clima.Se conoce como regiones naturales al conjunto formado por el clima, el relieve, el tipo de suelo, la flora, la fauna y la vida humana que se presentan en forma natural en una región determinada.

     En las regiones naturales donde el clima es adecuado para el florecimiento de la vida hay abundante población humana y las actividades económicas, como: agricultura, ganadería, comercio, recursos forestales, etc., se desarrollan; en las regiones donde el clima es inadecuado para la vida (es decir, donde existe frío o calor extremo) existe una disminuida población y las actividades económicas son poco desarrolladas.

 

 REGIONES TROPICALES, TEMPLADAS Y SECAS

Regiones tropicales

La zona tropical abarcan cerca del 15% de la superficie del país, con una temperatura media anual superior a los 18°C. La selva tropical (Af) y el bosque tropical (Am), así como la sabana, son ejemplos de regiones tropicales.

Regiones templadas

Las regiones de clima templado cubren aproximadamente 25% del territorio nacional; se caracteriza porque sus meses más calurosos tienen una temperatura mayor a los 18 °C, y aunque en invierno baja notablemente, por lo general se mantiene por encima de los 0 °C.

Regiones secas

El desierto (Bw) y estepa (BS) son regiones secas. Estas regiones abarcan casi el 60% del territorio nacional.

 

 SUS CARACTERÍSTICAS Y DISTRIBUCIÓN

Regiones tropicales

La selva tropical (Af) y el bosque tropical (Am) se localiza en los estados de Tabasco, Chiapas, Campeche y Quintana Roo.

     Existen árboles que alcanzan hasta 50 m. La vegetación es exuberante (abundante) principalmente en plantas hidrófilas (que almacenan mucha agua). Debido a la abundancia de la vegetación y a las frecuentes lluvias, el suelo es fangoso (lodoso).

     Existe una gran variedad de animales pequeños, como aves (de todo tipo), animales trepadores (ardillas, monos, etc.) y reptiles (como serpientes e iguanas), además de numerosos insectos (arañas, gusanos, hormigas, etcétera).

     También la sabana es una región tropical con lluvias en verano (Aw). Se extiende en casi toda la parte norte de la península de Yucatán, Veracruz y la región costera del Pacífico, desde Sinaloa hasta Chiapas.

Regiones templadas

En la zona de clima templado destacan dos tipos de región, que son la pradera (clima templado con lluvias de verano) y los bosques mixtos y de coníferas (clima templado con lluvias todo el año).

     Las praderas (Cw) se localizan principalmente en la región central del país, en la Mesa Central o de Anáhuac, que por ser la región más densamente poblada es una de las que más transformaciones han sufrido, pues muchos pastizales se han transformado en zonas agrícolas. Las formas de vida naturales también han cambiado, e incluso tienden a desaparecer, en algunos casos.

     En estado natural hay algunos reptiles y roedores, incluyendo conejos. La región es adecuada para el desarrollo de los diferentes tipos de cría de ganado de forma extensiva (donde los animales pasta libremente).

Regiones secas

Las precipitaciones en promedio se encuentran entre 200 y 600 mm al año, aunque existen regiones con niveles inferiores a los 100 mm, como el desierto de Altar, en Sonora, y la costa oriental de Baja California.

     Existen zonas donde la falta casi total de agua impide la aparición de cualquier tipo de vida, aunque en zonas donde la escasez no es tan marcada hay plantas xerófitas, como ixtle de lechugilla, jojoba, huizaches y candelilla.

     Entre los animales característicos de estas regiones podemos mencionar reptiles (víboras, iguanas, etc.) y roedores, insectos como las arañas y mamíferos pequeños como el coyote.

     Hasta la fecha el aprovechamiento de las plantas y el suelo de estas regiones ha sido muy limitado. La falta de recursos económicos impide que el campo, hasta hoy improductivo principalmente por la falta de agua, se incorpore a las actividades económicas.

     La siguiente tabla nos muestra algunas regiones naturales de nuestro país y su localización.

 

Clima

Región natural

Localización

Af. Tropical con lluvias todo el año

Selva tropical.

En la parte sur de Veracruz, en Tabasco y en el norte de Chiapas.

Am. Tropical con lluvias de monzón

Selva tropical.

En la región sur de la península de Yucatán, en las llanuras costeras del golfo de México, en los estados de Veracruz, Tabasco, Oaxaca y Chiapas.

Aw. Tropical con lluvias en verano

Bosque tropical.

Abarca la parte norte de la península de Yucatán y la región costera del Golfo y del Pacífico sur.

BS. Seco estepario con lluvias escasas

Estepa: arbusto de pequeña altura y cactáceas.

En gran parte del territorio central, al norte del trópico de Cáncer, así como en pequeñas zonas de Guerrero, Oaxaca, Campeche y Yucatán.

Bw. Seco desértico

Muy escasa, sólo un reducido número de plantas xerófitas (resistentes al calor).

Península de Baja California, llanuras costeras de Sonora y Sinaloa, y parte del este de Chihuahua, oeste de Coahuila y noreste de Durango.

Cx. Templado con lluvias escasas todo el año

Arbustos de pequeña altura y cactáceas.

Norte de Tamaulipas y pequeñas porciones de Nuevo León, Chihuahua y Sonora.

Cw. Templado con lluvias en verano

Pradera.

Abarca gran parte de la Mesa Central o del Anáhuac, la parte sur de Tamaulipas, así como parte de Oaxaca y Chiapas.

Cs. Templado con lluvias en invierno

Tipo mediterráneo semiseco.

Al norte de la península de Baja California.

Cf. Templado con lluvias todo el año

Bosques mixtos.

Principalmente en las zonas de altura, como montañas y mesetas.

EB. Polar de altura

A base de musgos, líquenes y plantas muy resistentes a los fríos, que en zonas más bajas se combinan con árboles del tipo de las coníferas.

En regiones mayores a los 4 000 m de altura.

 

 LA BIODIVERSIDAD DE MÉXICO Y SU IMPORTANCIA MUNDIAL

Se llama biodiversidad a todas las formas de vida animal y vegetal que existen en nuestro país y en nuestro planeta.

     Biodiversidad de la selva tropical. Arriba: Guacamaya verde; Mono araña; Guacamaya roja. Abajo: Guacamaya azul; Garza blanca; Mono naraki.Las plantas y los animales se encuentran en equilibrio natural, pues unas formas de vida sirven de alimento a otras. Cuando por determinadas circunstancias se modifica una de las partes, este equilibrio se rompe, dañando a las demás formas de vida en su conjunto.

     La Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente fue establecida por el gobierno federal con la intención de proteger la biodiversidad en nuestro país, haciendo énfasis en aquellas especies que se encuentran en peligro de extinción.

     Las selvas tropicales cuentan con la mayor riqueza de formas de vida en el planeta. Así, por ejemplo, en una hectárea de terreno (10 000 m2) es posible encontrar hasta 900 especies de plantas y 200 de animales, mientras que en un solo árbol tropical pueden descubrirse hasta 40 especies diferentes de hormigas (más de las que encontraríamos en toda Inglaterra).

     Las selvas, donde se concentran diferentes clases de vida, pues lo mismo se encuentra gran variedad de árboles y plantas que insectos, aves y mamíferos, presentan en nuestro país una grave explotación de sus riquezas.

     Gran parte de nuestro territorio llegó a estar cubierto por selvas tropicales. En la actualidad, este tipo de vegetación y vida sólo se limita a algunas pequeñas regiones, entre las que destacan la selva Lacandona y los Chimalapas, en el sureste mexicano.

     Al ir disminuyendo las regiones selváticas, principalmente por el crecimiento poblacional y la tala inmoderada (explotación irracional), las formas de vida animal también han disminuido considerablemente, a tal grado que muchas especies se encuentran, en la actualidad, en peligro de extinción.

     Por otra parte, la caza, que durante muchos años se ha realizado sobre ciertas especies animales (para obtener su carne o su piel), ha provocado reducción en sus poblaciones.

     La utilización de la piel de algunos animales (sobre todo en la industria del vestido) y las ideas equivocadas que han atribuido poderes curativos, vitamínicos o afrodisiacos a otros, son causantes de que cada vez aumenten nombres en la lista de animales en peligro de extinción.

     Esta amenaza no sólo se limita a los animales, ya que muchas plantas corren el mismo peligro.

     En México, los grupos de animales más amenazados con la extinción son los felinos, tales como el jaguar, el ocelote, el puma o el trigrillo; los monos, las guacamayas, algunas aves, los tucanes, las tortugas, los cocodrilos, las iguanas, los caimanes, así como algunas víboras, arañas y anfibios.

     En nuestro país el contrabando que se realiza con los animales y plantas es un problema grave. Pese a que se han emprendido campañas para su combate, esta actividad ilegal aún persiste.

     En México, existen más de 300 especies de plantas y animales en peligro de extinción. Entre ellas están el manatí, el águila real (la del Escudo Nacional), el águila arpía, el berrendo (animal rumiante parecido al ciervo), el mono araña, el quetzal, todas las guacamayas, el ocelote, las iguanas, casi todas las tortugas, el jaguar e infinidad de plantas, peces e insectos.

     Los insectos tienen gran importancia en las cadenas alimenticias y en la reproducción de las plantas.

     Por estas y otras razones es importante conservar todas las formas de vida de nuestro país, pues de ellas depende nuestra propia existencia.

      Actualmente, la selva Lacandona, ubicada al este de Chiapas, está expuesta a una grave explotación de sus recursos naturales, lo que pone en peligro la variedad de especies que en ella habitan (algunas de ellas son únicas en el mundo).

     El santuario de la mariposa Monarca, ubicado en la sierra de Angangueo, Michoacán, es un sitio al que anualmente llegan millones de estos ejemplares procedentes de Canadá, con la finalidad de reproducirse durante la temporada invernal. Esta región, debido a la tala inmoderada de árboles, se encuentra en peligro de desaparecer.

     Si queremos ayudar a proteger la vida en nuestro país, debemos observar estrictamente las siguientes recomendaciones.

  • No promover el tráfico de especies (evitando comprar animales silvestres, pues la mayoría de ellos se atraparon con crueldad y en perjuicio de su hábitat natural).
  • No comprar productos derivados de animales silvestres, como pieles, plumas, cuernos, huevos, etc. Si nadie los compra, los cazadores ilegales abandonarán esa actividad.
  • Si vamos al campo y encontramos una planta o un insecto muy llamativo o bonito, debemos dejarlo donde se encuentra. No debemos olvidar que es una forma de vida que merece vivir.
  • No debemos matar ni capturar animales sólo porque parezcan "feos" (como se hace con muchas arañas o insectos).
  • No comprar amuletos que estén hechos con animales o partes de ellos (patas de conejo, colibríes, etcétera).
  • En los viajes o excursiones, no comprar recuerdos que estén hechos a partir de seres vivos.

 

 

 

 

contenido: region mexico peligro de extincion