Se conoce como aguas continentales a aquellas que se encuentran dentro del continente. Estas aguas son tan importantes como las aguas oceánicas (que solamente bañan las costas continentales), pues debido a ellas tenemos agua para beber y dar de beber a plantas y animales necesarios para nuestra alimentación; además, la utilizamos para numerosas actividades diarias, desde las muy sencillas, como nuestro aseo personal y el de nuestro hogar, hasta la generación de energía, la pesca y el transporte.

     Las aguas continentales de nuestro país las encontramos en tres formas: ríos, lagos y aguas subterráneas.

 

 CARACTERÍSTICAS DE LOS RÍOS, LAGOS Y 
  AGUAS SUBTERRÁNEAS DE MÉXICO 

Los ríos de México

Se llama río a la corriente superficial de agua, de gran caudal permanente o estacionario, que desemboca en otro río, en un lago o en un mar. Sus aguas por lo general son dulces, aunque pueden convertirse en salinas si cruzan terrenos ricos en minerales.

     Los ríos se dividen en: pluviales, glaciares y mixtos.

  • Pluviales. Surgen como consecuencia de la acumulación de aguas de lluvia.
  • Glaciares. Surgen del deshielo de nieve de las altas montañas.
  • Mixtos. Se forman por aguas de lluvia y nieve.

     La mayor parte de los ríos de nuestro país son de origen pluvial, pues no existen grandes deshielos como en otros países.

     Los ríos tienen diferentes edades: juventud, madurez y vejez.

     Juventud. Son aquellos relativamente recientes, el camino que siguen rumbo a la desembocadura (cauce) es demasiado estrecho como para transportar la gran cantidad de agua que llevan y esto provoca que la violencia de sus aguas impida la navegación en ellos (pues suelen presentar cascadas o cataratas).

Los ríos de México.     La mayoría de los ríos de México son jóvenes; aunque no son navegables en toda su extensión, debido a su gran caudal tienen pequeños tramos en los cuales es posible la navegación. Sin embargo, son adecuados para la generación de energía eléctrica por la fuerza de su corriente (en las hidroeléctricas).

     Madurez. Son aquellos ríos cuyas aguas van erosionando el terreno, haciéndolo menos inclinado y ampliando su cauce. La llanura aluvial formada en sus orillas, al ser rica en minerales por el arrastre de los sedimentos que el río acarrea, convierte la zona en una región altamente fértil, adecuada para el desarrollo de la agricultura.

     Vejez. Son ríos cuya superficie ha sido erosionada y la velocidad de su corriente es muy baja en comparación con las otras. Éstos son adecuados para la navegación.

     También es posible encontrar que un mismo río presente las tres edades en diferentes zonas: juventud en su nacimiento, madurez en su curso medio y vejez cerca de su desembocadura.

     Un gran problema en México en relación con las lluvias es que existen regiones donde el agua abunda (como en Tabasco, Veracruz, parte de Sonora y Sinaloa, las costas de Oaxaca, Nayarit y Chiapas) y otras donde prácticamente los ríos no se conocen, como en Baja California, en la parte noroeste, y al este de la península de Yucatán, además de las zonas desérticas del norte del país.

Lagos

Cenote de la península de Yucatán.Existen en nuestro país numerosos lagos pequeños de interés sólo para los pueblos de la región donde se localizan, pero pocos tiene una amplia superficie. Sólo puede considerarse como importante en el país el lago de Chapala, con una extensión de 1 200 km2 y con una capacidad de almacenamiento de 5 000 a 6 000 millones de m3 de agua, que disminuye su volumen en forma extraordinaria en épocas de sequía. No obstante, las aguas del lago de Chapala muestran una grave contaminación y la proliferación de lirio acuático, lo cual constituye una seria amenaza para las comunidades locales que viven de la pesca y aprovechan sus aguas para su consumo.

     Otros lagos importantes son los de Texcoco, Pátzcuaro, Sayula y Cuitzeo.

     El proceso de desaparición de ciertos lagos, como los de Zumpango, Chalco, Xochimilco y Texcoco, entre otros, ha provocado un desequilibrio en el medio; para tratar de solucionarlo se han creado grandes presas.

Aguas subterráneas

Se conoce como aguas subterráneas a las aguas de lluvia que se filtran por el suelo hasta los depósitos interiores. En muchos casos recorren varios kilómetros para surgir en un manantial o mediante un pozo. En la península de Yucatán las aguas quedan expuestas en los llamados cenotes.

     Existen tres principales zonas donde se utiliza el agua subterránea, debido a que sus suelos son permeables y permiten la filtración de aguas, o bien, a que no se tiene otra fuente hidrológica próxima. Estas zonas son: al noroeste de la península de Baja California, la región central del Valle de México y la península de Yucatán.

     Generalmente se busca alguna otra opción para obtener el líquido mediante vías más económicas, que pueden ser la desviación de un río, el establecimiento de una presa o su transporte mediante tuberías, según sea el caso.

       

 SU APROVECHAMIENTO COMO RECURSO

Los pueblos ubicados en los límites de los ríos, ya sean comunidades rurales o urbanas, utilizan sus aguas para sus actividades domésticas y para regar tierras dedicadas a la agricultura.

     En muchos estados se almacenan las aguas para la utilización doméstica y agrícola (presas) y para la generación de energía eléctrica.

     En México la mayoría de los ríos tienen tramos con una fuerte corriente, por lo cual no pueden ser usados para la navegación; sin embargo, algunos de ellos tienen tramos donde la corriente es baja y son navegables.

     Del sistema Grijalva-Usumacinta pueden recorrerse 500 km; del Coatzacoalcos 310 km; del Papaloapan 300 km y del Pánuco 380 km. En el norte, sólo partes del río San Pedro y Balsas.

     Existen regiones como las de Sonora, Yaqui, Mayo, el Fuerte y el Lerma que dependen totalmente de los ríos para el riego.

     Las aguas subterráneas se utilizan principalmente para consumo de pequeñas comunidades, que la extraen del subsuelo por medio de una perforación en la superficie (pozo), que, en muchas ocasiones, llega a ser extremadamente profunda. Estas aguas son poco utilizadas para la agricultura porque su extracción resulta demasiado costosa.

 

 PRINCIPALES CUENCAS DEL PAÍS

Las regiones donde se localizan las cuencas hidrográficas son beneficiadas por las aguas de estos sistemas, utilizadas principalmente para la agricultura; además, en términos generales, el clima de la región se modifica y favorece el surgimiento de nuevas plantas o animales.

     Aunque existen numerosas cuencas, mencionaremos las más importantes por lo que representan para la economía de algunas regiones y del país.

     Cuenca del río Yaqui, Mayo y del Fuerte: Baña las tierras del noroeste del país, el agua se aprovecha para la agricultura, además del uso doméstico e industrial.

     Cuenca del río Bravo: Con los ríos Salado, San Juan y San Fernando, abarca la región noroeste del país, en los límites con Estados Unidos de América. Se incluyen en esta cuenca los estados de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila.

     Cuenca del río Lerma-Santiago. Es la más extensa del país con 123 532 km2 de cuenca; baña las tierras de los estados de México, Querétaro, Aguascalientes, Jalisco, Guanajuato, Zacatecas, Michoacán y Nayarit. Abastece al lago de Chapala.

     Cuenca del Papaloapan: Recorre los estados de Puebla, Veracruz y Oaxaca, con 46 517 km2 de cuenca.

     Cuenca Grijalva-Usumacinta: Baña los estados de Chiapas y Tabasco, formando entre ambos una gigantesca cuenca, que se considera la más importante del país. Además, en ella se forma el sistema generador de electricidad de mayor relevancia en México, debido a que en el río Grijalva se encuentran las centrales hidroeléctricas de Malpaso, La Angostura, Chicoasén y Peñitas que producen aproximadamente 1 800 000 kw.

 

 

 

contenido: aguas oceanicas mexico rios aguas subterraneas caracteristicas peninsula de yucatan