Hablar de la salud integral, así como de las actitudes que dañan la salud física, mental y social, necesariamente lleva a reflexionar acerca del uso, abuso y dependencia de sustancias (drogas), tema conocido también como adicciones.

Adicción es la sumisión de un individuo (adicto) a un producto o a una conducta de la que no puede o no es capaz de liberarse.

Entre lo que se consume diariamente, existen cosas que pueden causar adicción y de alguna manera dañan físicamente; por ejemplo: azúcar, chocolates o café. Sólo que los males provocados por su consumo, si se atienden adecuadamente, pueden curarse. Sin embargo, existen sustancias cuyo consumo provoca enfermedades crónicas e incluso la muerte, como alcoholismo, tabaquismo o la farmacodependencia.

SUSTANCIAS ADICTIVAS

En este tema se usará el término sustancia en lugar de droga, en tanto que es técnicamente más adecuado. La mayoría de las personas (sobre todo las que no están familiarizadas con el tema) utilizan el término droga para referirse únicamente a aquellas sustancias que ni la sociedad ni las leyes aceptan; por ejemplo: cocaína, marihuana, heroína, etc. No obstante, existen sustancias que se emplean con fines médicos (tranquilizantes y estimulantes) y otras que se consumen de forma legal (alcohol y tabaco), pero que producen severos daños al organismo.

Se define como sustancia cualquier producto natural o artificial que cuando es consumido por un individuo le provoca cambios:

  • Emocionales

  • Fisiológicos (en el organismo)

  • De comportamiento

Durante la adolescencia el consumo de sustancias provoca especialmente desnutrición, daños severos al cerebro y entorpecimiento o disminución del desarrollo y crecimiento.

En la adolescencia se producen importantes cambios físicos, emocionales, sociales y psicológicos que provocan cierta confusión, sentimientos encontrados o angustia en las personas, haciéndolas un grupo con riesgo de caer en las adicciones.

En la etapa adolescente muchachos y muchachas existe un alto riesgo de abusar y depender de las sustancias; en realidad, es el sector de la población más expuesto a este problema.

El fenómeno del consumo y la dependencia hacia las sustancias en la adolescencia es un problema de salud y social muy grave. Por ello constantemente se realizan investigaciones psicológicas, sociales y biológicas que ayuden a resolverlo.

FACTORES QUE INTERVIENEN EN EL CONSUMO DE SUSTANCIAS

Las investigaciones indican que las causas más frecuentes para adquirir una adicción en la adolescencia son:

Causas

Explicación

Curiosidad

Necesidad de experimentar nuevas sensaciones

Identificación

Desear ser "tan valiente" o "seguro de sí mismo" como quienes las consumen

Pertenencia

Desear pertenecer a un grupo en el que se considera valiente a quien consume sustancias y que sólo bajo esa condición se acepta a un nuevo miembro

Rebeldía

Desafiar el orden establecido por la sociedad, manifestar su desacuerdo con la autoridad o para "vengarse" o "desquitarse" de sus padres

Inseguridad

Mostrarse a sí mismo o a otros que sí se tiene valentía

Ansiedad

Buscar una alternativa para disminuir la angustia, pues algunas sustancias actúan inicialmente como tranquilizantes cuando son consumidas

 

Causas

Explicación

Búsqueda de placer

Experimentar nuevas sensaciones placenteras, sobre todo con la sexualidad

Evasión

Querer escapar de la realidad porque no se tiene la capacidad y la fortaleza para afrontar los problemas de la vida cotidiana

Timidez

Ante la dificultad para relacionarse con los demás, el consumo de algunas sustancias da la falsa sensación de ser muy sociable

Fantasía

Creer que al consumirlas será más fácil encontrar su identidad y su camino en la vida

Inteligencia pobre

Incapacidad de reflexionar, distinguir y decidir entre lo que es sano y lo que daña la salud, entre lo que le conviene y lo que le afecta negativamente

Cobardía

Cuando la persona utiliza alguna sustancia para darse el valor de hacer algo

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DE LAS ADICCIONES

El uso, abuso y dependencia de las sustancias no es un tema de moda ni una actividad que haya comenzado a practicarse en el siglo XX. Desde épocas remotas, diferentes civilizaciones –sobre todo las orientales–, han utilizado sustancias con fines medicinales, religiosos o de evasión (opio, hachís, hojas de coca, etc.); sin embargo, los efectos sociales de esta actividad no tenían la dimensión que presentan actualmente.

La producción y consumo de sustancias tóxicas, en los llamados países occidentales, tuvieron auge después de la segunda mitad del siglo xx. Especialmente en la década de los 60, cuando con su consumo se pretendía crear un paraíso artificial en el cual evadirse de la gran crisis social, económica, moral, política y cultural en que estaba sumergido el mundo.

A esos productos naturales conocidos y utilizados, se agregaron una buena cantidad de sustancias tóxicas ilegales elaboradas en laboratorios.

La situación del consumo se agravó con la formación de redes internacionales de tráfico y comercio –denominadas carteles–, que aportan enormes ganancias a todas las mafias del mundo.

Las consecuencias sociales y económicas del consumo y comercialización de estas sustancias es tan grave, que muchos países han unido sus esfuerzos para combatir su uso, tráfico y comercialización.

Un ejemplo de esto se refleja en el contenido de algunos de los artículos del Código Penal para el Distrito Federal, en Materia de Fuero Común y para toda la República en Materia de Fuero Federal, Ley Orgánica de la Procuraduría General de la República y Ley de Asistencia y Prevención de la Violencia Intrafamiliar y su Reglamento.

El consumo de tabaco en la historia

Consumir alcohol y tabaco son dos costumbres antiguas y con presencia social, pues en muchos sectores estas sustancias son utilizadas como complemento de la convivencia o una manera de establecer vínculos.

La forma de consumir tabaco y el tipo de personas que lo consumen ha cambiado a lo largo de la historia.

El tabaco es originario de América donde se fumaba antes de la llegada de los europeos. En Europa, el tabaco fue uno de los medios a través del que se establecían ciertas relaciones diplomáticas, por eso se le llegó a conocer como "la hierba del embajador".

En la segunda mitad del siglo xx, fumar tabaco era un símbolo de liberación para muchas mujeres y para los hombres continuó siendo símbolo de masculinidad. Tal fue la evolución del consumo de cigarrillos que, sobre todo en la década de los 70, se creía que fumar daba a las personas estatus, clase y mucha distinción, sobre todo si se consumía determinada marca.

A pesar de que en la década de los 60 ya había informes científicos bastante alarmantes sobre los daños que causaba el tabaquismo, fue hasta la década de los 80 que el mundo comenzó a considerar como problema serio el consumo de tabaco. En diferentes reuniones y conferencias internacionales se mencionó la urgente necesidad de no permitir fumar en lugares cerrados y hacerlo sólo en sitios específicos. Incluso se estableció el Día Mundial de No Fumar.

LEYES QUE SANCIONAN Y PREVIENEN LAS ADICCIONES

A continuación presentamos dos artículos del Código Penal para el Distrito Federal, en Materia de Fuero Común y para toda la República en Materia de Fuero Federal y algunas de sus fracciones donde se explica cuáles actividades se sancionan y de qué manera.

Título séptimo

Delitos contra la salud

Capítulo l

De la producción, tenencia, tráfico, proselitismo y otros actos en materia de narcóticos.

Artículo 193. Se consideran narcóticos los estupefacientes, psicotrópicos y demás sustancias o vegetales que determinen la Ley General de Salud, los convenios y tratados internacionales de observancia obligatoria en México y los que señalen las demás disposiciones legales aplicables en la materia [...].

Artículo 194. Se impondrá prisión de diez a veinticinco años y de cien hasta quinientos días de multa al que:

I. Produzca, transporte, trafique, comercie, suministre aun gratuitamente o prescriba alguno de los artículos señalados en el artículo anterior, sin la autorización correspondiente a que se refiere la Ley General de Salud.

Para los efectos de esta fracción, por producir se entiende: manufacturar, fabricar, elaborar, preparar o acondicionar algún narcótico, y por comerciar, vender, comprar, adquirir o enajenar algún narcótico.

II. Introduzca o extraiga del país alguno de los narcóticos comprendidos en el artículo anterior, aunque fuere de forma momentánea o de tránsito [...]

III. Aporte recursos económicos o de cualquier especie, o colabore de cualquier manera al financiamiento, supervisión o fomento para posibilitar la ejecución de alguno de los delitos a que se refiere este capítulo, y

IV. Realice actos de publicidad o propaganda para que se consuma cualesquiera de las sustancias comprendidas en el artículo anterior [...]

Todos los miembros de la sociedad y del gobierno, están conscientes de que el problema del consumo, posesión o tráfico de sustancias tóxicas no se va a acabar con sólo sancionarlo. Por esta razón, la Ley General de Salud, en sus artículos 184 bis, 185, 186, 187, 188, 189, 190, 191, 192 y 193, da a conocer las medidas y programas que desarrolla o desarrollará para su prevención.

contenido: adiccion drogadiccion