CONVIVENCIA ENTRE HOMBRES Y MUJERES

Desde sus orígenes, la humanidad se caracterizó por la capacidad de crear vínculos de parentesco, lo que le permitió organizarse y dividir las actividades económicas como grupo social. Así, mientras que –por lo general– las mujeres se encargaban de la recolección, los hombres cazaban; lo conseguido al igual que el trabajo era compartido. Esa cooperación es una de las principales bases en la conformación de la sociedad.

LA COOPERACIÓN

La convivencia entre hombres y mujeres, así como el complemento natural que representan el uno para el otro, no sólo ha permitido su reproducción. En la construcción del hábitat todos –hombres y mujeres– contribuyen como integrantes de diversos grupos sociales: familia, escuela, organización profesional, social, etcétera.

México requiere que la educación de los jóvenes no sólo se enfoque al logro de conocimientos académicos, debe ser integral y estar basada en el conocimiento de su función social como parte integrante de una nación. En la medida en que cada persona se compromete con el presente y futuro, con el de su familia, de la sociedad y del planeta, cooperan al logro de una vida armónica y pacífica.

Quizá en un plazo muy breve la humanidad tendrá que modificar una serie de pensamientos y actitudes; por ejemplo: la idea romántica de que la juventud es la etapa ideal para cometer locuras, perder el tiempo, rebelarse por todo, etc., o quizá abandonar el viejo estereotipo de que la vejez es sinónimo de enfermedad, aislamiento y decrepitud. En ese esquema de pensamiento, ambos (jóvenes y viejos) quedan fuera de cualquier proyecto, unos por irresponsables y otros por inútiles.

ASPECTOS EMOCIONALES COMO PARTE DE LA COHESIÓN SOCIAL

Se vive en un mundo muy complejo en el que la sana convivencia de hombres y mujeres es indispensable para resolver los múltiples problemas sociales.

Los humanos son dependientes emocionalmente, tanto de la familia como del grupo social en el que se desarrollan. Por eso es tan importante tener buenas relaciones afectivas con los demás, ya que éstas son células esenciales para la conformación del sistema social.

Esa convivencia no se da nada más porque sí, requiere un esfuerzo consciente y avanza gradualmente. Saber elegir, conocerse a sí mismo y ser responsable de las decisiones tomadas, es lo que hace apto a cualquier persona para lograr una vida satisfactoria. Cuando se adquieren esos conocimientos es fácil seleccionar las personas con las que se desea compartir la vida.

El noviazgo

La experiencia no llega sola; de tal forma que las relaciones conocidas como noviazgos permiten conocer con más detalle algunas de las características de las personas del sexo opuesto y lo que es más importante, se aprenderá mucho sobre sí mismo.

Porque la novia o el novio dirá cómo percibe a su pareja desde su perspectiva personal y la de su sexo; eso ayudará a conocer mejor cualidades y defectos, a saber qué actitudes se deben modificar para superarlos. En cualquier caso, la actitud debe ser siempre abierta al cambio, de lo contrario se irá de noviazgo en noviazgo sin que éstos reporten beneficio alguno ni dejen experiencia útiles para la vida. Hay que tener presente que los noviazgos son las relaciones que preparan para el matrimonio, o bien, para establecer vínculos firmes con la persona con quien se elija vivir.

Madurez emocional y matrimonio

Los adolescentes reciben mucha información, pero la diferencia entre estar informado y saber o conocer se llama experiencia; por ejemplo: pueden tener mucha información sobre natación, dar una conferencia y estar plenamente convencido de que es el mejor deporte, el que más favorece la salud, pero si no se practica la natación entonces sólo es información teórica, pero no un conocimiento –práctico– basado en la experiencia.

La acumulación de experiencia a lo largo de la vida proporciona conocimientos más amplios acerca de sí mismo y de lo que se quiere para el presente y futuro. Además, va formando una conciencia de responsabilidad y respeto hacia los semejantes. Todo esto es parte de la madurez emocional requerida en el momento en que se decide contraer matrimonio.

Para esto, es importante tomar en cuenta que el matrimonio ha sido –a través de la historia– la institución más importante de la sociedad, donde dos seres se convierten en uno y comparten el compromiso y la responsabilidad de formar una familia.

El papel que desempeñan las relaciones de amistad y compañerismo

Las relaciones de amistad y compañerismo refuerzan y moldean, en cierta medida, los comportamientos y actitudes de la persona, tratando de ser afín a los del grupo o al que pertenece; por tanto, las amistades pueden ser una guía positiva o negativa para el desarrollo personal. Asimismo, este tipo de relaciones son esenciales para aprender a comunicarse y a cooperar. La buena comunicación no sólo facilitará tener buenos amigos, también ayudará a tener confianza y desempeñarse mejor.

Cuando alguien se da a sí mismo la oportunidad de conocer diferentes personas o grupos, adquiere nuevas experiencias. Mujeres y hombres a lo largo de su vida desarrollan diversas actividades y se encuentran con muchas personas con las que a veces no comparten los mismos puntos de vista, puede ser que hasta les parezcan antipáticas; sin embargo, cada ser humano piensa y siente diferente a los demás; está en su derecho; el pensamiento, es la única manifestación de libertad absoluta de la que goza un ser humano, sólo él sabe lo que piensa y lo que siente, ese es su derecho, de nadie más.

EL RESPETO A LOS OTROS

Prejuicio es una opinión preconcebida que no se está dispuesto a modificar; por ejemplo: se puede decir a otra persona lo que se piensa sobre determinada cuestión; pero si ella tiene algún prejuicio y no está dispuesta a escuchar dicha opinión, con toda seguridad tendrán un conflicto.

El prejuicio se manifiesta en discriminación racial, sexual, religiosa, etc. Esto a gran escala, es lo que ha provocado una de las tragedias más grandes en el mundo: la intolerancia.

Diariamente se encuentran personas con algún tipo de prejuicio, uno mismo podría estar prejuiciado en contra de algo o de alguien. Respetar la opinión de otros permitirá aprender de los demás, sentirse bien consigo mismo y a la vez ser una persona respetada.

Estar abierto al cambio

Si bien es cierto que las actitudes son la base de una serie de acciones sociales claves –como las relaciones de amistad y conflicto–, también es cierto que el cambio de actitud es posible y depende de la voluntad personal. El aprendizaje y desarrollo se inicia al estar en el vientre materno y termina al morir; mientras se está con vida se tiene la oportunidad de aprender y modificar circunstancias y actitudes individuales, para lograr una vida más plena.

En veinte años más la población que tendrá más de 60 años será mucho mayor a la de jóvenes y adultos. Ese envejecimiento de la población será un problema muy grave, debido a que la mayor parte de los ancianos carecerá de medios económicos para vivir; por tanto, los adultos tendrán que ayudar a su manutención.

A lo anterior hay que agregar de los conceptos negativos que mucha gente tiene acerca de los ancianos: enfermos, gruñones, aislados y decrépitos.

Niños, jóvenes, adultos y viejos tienen una función importante en la familia, en la comunidad y en la sociedad. A corto plazo, será necesario modificar estereotipos en un sentido mucho más positivo que el dominante hasta ahora.

contenido: socializacion cooperacion