ALGUNAS ESTADÍSTICAS DE LAS ETS

El miedo a contraer una enfermedad de transmisión sexual no influye en la decisión de una persona para iniciar o no su actividad sexual. De acuerdo con información de la Secretaría de Salud, del total de casos de estas enfermedades notificados, 26.4% corresponde a la población de 15 a 24 años de edad; el SIDA ha incrementado su frecuencia en el grupo de edad de 10 a 19 años y particularmente en el de 20 a 29; aproximadamente 60% de adolescentes sexualmente activos residentes en la ciudad de México no usaron ningún anticonceptivo o de prevención de ETS en su primera relación sexual. Estos datos indican que durante la adolescencia hay un gran riesgo; de ahí la importancia de la educación sexual impartida en la escuela y en la familia.

LAS ETS UN PROBLEMA DE SALUD CON HISTORIA

Las enfermedades que afectan a los órganos sexuales son conocidas como enfermedades venéreas y han acompañado a la humanidad, prácticamente, desde que ésta existe.

En México, en 1907, el dermatólogo Jesús González Ureña propuso se educara a la población, especialmente a los adolescentes, con el fin de evitar el contagio de sífilis, en esa época una enfermedad mortal. Opinaba que la educación sexual podía salvar miles de vidas. Muchos académicos criticaron su propuesta porque consideraban inmoral estudiar y tratar de resolver, a través de la educación, un problema como la sífilis. Para ellos, el problema no era de salud, sino moral.

Durante la década de los 60, ocurrieron cambios en el comportamiento social y sexual. La píldora anticonceptiva liberó las actividades sexuales del temor del embarazo no deseado y facilitó que una persona cambiara sin temor de pareja. Los homosexuales llevaron a cabo grandes manifestaciones exigiendo respeto a sus derechos. Debido a esos cambios, las enfermedades venéreas se incrementaron.

Actualmente se denomina Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) a las que tienen su principal forma de contagio en relaciones íntimas.

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES DE LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

  • Nombre: SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia adquirida)

Causa: El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) ataca el sistema inmunológico del cuerpo y lo deja vulnerable ante diversas enfermedades.

Síntomas: Fatiga extrema, fiebre, inflamación de los nódulos linfáticos, pérdida de peso, diarrea, sudoración nocturna, susceptibilidad a otras enfermedades. Los síntomas pueden tardar en aparecer de seis meses a 10 años después del contagio inicial.

Detección y tratamiento: Se detecta mediante un examen de sangre. No hay cura conocida. La AZT y otras drogas parecen extender la posibilidad de vida.

  • Nombre: Sífilis (Syphilus)

Causa: Es provocada por el microorganismo Treponema pallidum. Tiene forma de espiral.

Cuando ocurre el contagio por Treponema, se multiplica rápidamente y se disemina por la corriente sanguínea.

Síntomas: Aparece una úlcera, generalmente en los genitales. Lesiones en la piel de 2 a 20 semanas después de que desaparece la úlcera. Las lesiones pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero son más comunes en las palmas de las manos y de los pies. Se cae el cabello. Si no se atiende la enfermedad, vuelven a desaparecer las manifestaciones; pero después de 2 a 10 años se pone en riesgo la vida de la persona. Ataca al sistema circulatorio y puede provocar dilatación y ruptura de la aorta; ataca al sistema nervioso y puede ocasionar desde demencia hasta parálisis cerebral.

Detección y tratamiento: Mediante el examen de sangre más conocido y utilizado, el VDRL. Para su tratamiento se emplean la penicilina y otros antibióticos.

  • Nombre: Chancro

Causa: Es provocado por unas bacterias llamadas Haemophillus ducreyi. Fuera del organismo puede ser destruido con antisépticos. Su incubación lleva de dos a cinco días.

Síntomas: Se multiplica en las regiones que son mucosas y en la piel que tenga heridas. En el hombre se presenta en el prepucio, en el "cuello" del glande, o en el orificio de salida de la orina. En la mujer puede manifestarse externa o internamente en la vagina y cuello del útero. Se manifiesta por medio de úlceras o llagas pequeñas y dolorosas que acumulan una secreción blanca.

Detección y tratamiento: Examen físico acompañado de un examen de laboratorio que permite confirmar rápidamente el diagnóstico. Es tratado con antibióticos.

  • Nombre: Herpes genital

Causa: Es incurable, pero no mortal. Es causado por dos virus llamado virus del herpes Simple tipo 1 y 2 (el herpes labial es causado por el Virus del Herpes Simple tipo 1). Incuba de uno a siete días. En casos extremos llega a 30 días.

Síntomas: Enrojecimiento de la región afectada, ardor, escozor y dolor que llega a ser intenso. Puede dar fiebre, dolor de cabeza y dolores musculares. Posteriormente aparecen pequeñas ampollas con líquido. Después de cuatro o cinco días las ampollas se rompen y quedan como úlceras, que poco a poco desaparecen y cicatrizan, hasta que reaparece tiempo después. Casi siempre se presenta en el mismo lugar.

Detección y tratamiento: Se detecta con un examen físico y pruebas de laboratorio. No existe cura conocida, pero se controla con la droga antiviral "acyclovir".

  • Nombre: Granuloma inguinal

Causa: Es causada por una bacteria llamada Calymmatobacterium granulomatis (Donovania granulomatis). Observadas en el microscopio se les puede apreciar dentro de los glóbulos blancos. Su incubación lleva de dos semanas a un mes.

Síntomas: Se inicia con un tumorcillo indoloro, que con el tiempo se vuelve una pequeña úlcera que aumenta su tamaño progresivamente. La úlcera se multiplica y abarca amplias regiones. El centro de la úlcera es blando y de color carne. Tiene olor fétido.

En el hombre las lesiones ocurren generalmente en el pene; en la mujer afectan –externa e internamente– la vagina y el cuello del útero.

Detección y tratamiento: Es frecuente que las lesiones sean de gran tamaño y lleguen a deformar los órganos genitales. En tal caso, el tratamiento requiere cirugía.

  • Nombre: Gonorrea

Causa: Las bacterias Neisseria gonorrhoeae, más conocidas como gonococos. Su incubación dura de dos a cinco días. Pocas veces llega a 10 o 15 días.

Síntomas: En el hombre una sensación de "hormigueo" en el conducto donde pasa la orina en el pene (uretra). Alteraciones al orinar, la persona va más al baño y la cantidad de orina siempre es menor. A los dos o tres días secreta un pus de color crema-amarillento que fluye espontáneamente y en mayor cantidad si se presiona el pene con los dedos. En la mujer se presenta un flujo de pus, su color también es amarillento y de olor fétido. Pueden presentar infección en el cuello del útero, que se ve enrojecido e inflamado. Hay ocasiones en que los gonococos consiguen entrar al torrente sanguíneo y atacan las articulaciones, el corazón (puede provocar embolia) y las meninges.

Detección y tratamiento: Se detecta con un examen microscópico o cultivo de la supuración. Es tratado con penicilina G u otros antibióticos como la doxicilina.

  • Nombre: Pediculosis (piojos)

Causa: El Phtirius pubis es un insecto del género Phtirius, orden Anoplura (piojos chupadores), los cuales parasitan la región del pubis. También se conocen como ladillas.

Síntomas: Se transmite, generalmente, por la relación sexual, aunque eventualmente puede contagiarse por sábanas y prendas de la persona afectada. El principal síntoma es comezón intensa. Las complicaciones son las lesiones provocadas por las uñas al rascarse, ya que otras bacterias pueden aprovechar esas lesiones para propagarse.

Detección y tratamiento: Aplicación de crema o loción basada en hexacloruro de benceno gamma, bajo supervisión médica.

CÓMO PROTEGERSE DE LAS ETS

Al decidir ser sexualmente activo, hay que tener en cuenta las siguientes recomendaciones para proteger la salud, al reducir la posibilidad de contagio.

  • Investigar hábitos y costumbres de la persona con quien se sostienen relaciones y comentar los propios.
  • Las personas sexualmente activas requieren pruebas para el diagnóstico de ETS, por tanto, se debe acudir al médico con regularidad.
  • Evitar tener relaciones sexuales sexuales con diferentes parejas, con personas promiscuas o con drogadictos.
  • Utilizar condones de látex. Los demás anticonceptivos previenen el embarazo, pero no protegen de una ETS.
  • Conocer los síntomas de las ETS. Si se detectan, buscar tratamiento médico de inmediato.
  • No exponer cortadas o lesiones al contacto con sangre de otra persona.
  • Cuidar la higiene, lavarse frecuentemente los genitales, las manos, etcétera.
  • Asegurarse de que las agujas hipodérmicas empleadas por doctores, enfermeras, acupunturistas o para perforar orejas, hacer tatuajes, etc., sean desechables.

contenido: enfermedades de transmision sexual sifilis granuloma enfermedades venereas