Se considera actividad física a todo aquello que permita estar en movimiento, que ayude a desarrollar o emplear ciertas habilidades mentales y corporales y que en general, favorezca el buen funcionamiento del cuerpo. Algunas actividades físicas pueden ser: caminar, el campismo, hacer ejercicios de estiramiento, pasear con los amigos o amigas, el ciclismo, visitar museos o exposiciones, barrer, sacudir, ordenar una habitación, poner en orden libros o material escolar, etcétera.

     Las actividades deportivas son aquellas que tienen ciertas reglas, que se pueden practicar de manera individual o en equipo, que requieren cierta constancia, disciplina y concentración mental.

     Las actividades recreativas son todas aquellas que divierten, alegran o deleitan. De esta manera, como actividades recreativas se pueden considerar a las actividades físicas, deportivas, lo mismo que las recreativas, como ir al cine, leer, escuchar música, ver televisión, conversar con los amigos o amigas, ir a fiestas, etcétera.

     En la adolescencia, las actividades físicas, deportivas y recreativas adquieren una especial importancia, ya que en esta etapa de la vida ocurren una serie de cambios físicos, psicológicos y emocionales que en gran medida influyen en la vida adulta. Si durante este proceso se realiza con frecuencia alguna de las actividades mencionadas se obtendrán múltiples beneficios como:

  • Ayudar al cuerpo a crear condiciones para llegar a sus máximos niveles de desarrollo.
  • En el aspecto emocional, a través del deporte se puede canalizar el estrés y disminuir el enojo; además alienta el espíritu de competencia y proporcionar sensaciones de satisfacción.
  • Mejora las relaciones sociales, a través de la práctica deportiva se puede conocer a otros adolescentes, formar grupos para realizar otras actividades, resolver conflictos de manera respetuosa y tolerante y además ayuda a establecer formas de comunicación.

     Por tanto, las actividades físicas, deportivas y recreativas, son de gran importancia, pues a través de ellas se aprende a relacionarse de manera sana y alegre con los demás, ayudan a la formación de hábitos y fortalecen la seguridad, confianza y autoestima.

 

 EL DEPORTE

El deporte permite desarrollar habilidades físicas y mentales. Los beneficios que aporta a quienes lo practican son muchos ya que ayuda a mantener el cuerpo y la mente sanos, y mejora el desempeño de las actividades diarias. Asimismo, permite establecer relaciones sociales, manteniendo el respeto, la solidaridad, el diálogo, la cooperación y la tolerancia. La práctica deportiva promueve el desarrollo y adquisición de valores y hábitos de higiene.

Beneficios que aporta la práctica de un deporte

Entre otros beneficios, la práctica regular de un deporte ayuda a mejorar la actividad corporal, moldea la forma muscular y les da mayor fuerza y flexibilidad. Además, evita la acumulación de grasa, favorece el buen funcionamiento de los sistemas respiratorio y circulatorio y regula el peso corporal.

     Los deportes no sólo requieren de habilidades físicas, sino de una concentración mental y del desarrollo de estrategias que permitan lograr mejor sus objetivos, que pueden ser anotar una carrera, un gol, una canasta, lograr un buen clavado, salto o un buen saque.

     En el terreno social, el deporte es un excelente pasatiempo, a través de él se hacen nuevas relaciones o estrechan las que ya se tienen. Trabajar y cooperar dentro de un equipo o con otras personas ayuda a mejorar las relaciones escolares, familiares, sociales, etcétera.

El deporte en la adolescencia

A pesar de que en diferentes medios se habla sobre la importancia del deporte y sus beneficios para el desarrollo físico, pocos hacen referencia de lo indispensables que son las actividades físicas y deportivas para el mejor desarrollo emocional y psicológico de todos los adolescentes.

      El deporte formal, con todas sus reglas, métodos y espíritu de competencia, fortalece el espíritu y el control de las emociones de forma particular en esta etapa. Porque el deporte ayuda a prepararse para enfrentar de manera adecuada posibles frustraciones, favorece las relaciones sociales, la fuerza de voluntad, disciplina y hábitos saludables.

Elección de un deporte

Al elegir un deporte se debe tener presente que cualquiera que éste sea aportará grandes beneficios.

    Ahora bien, a través de periódicos, revistas deportivas, algunos programas de televisión, de maestros y maestras de Educación Física o directamente en los clubes deportivos, se puede obtener información sobre las características y necesidades generales de la práctica de diversas opciones deportivas, esto será de gran utilidad para identificar los intereses personales, el tiempo que se puede dedicar, la manera como alternarlo con los estudios, el esfuerzo y la dedicación que se está dispuesto o dispuesta a dedicarle. Otro punto importante a considerar es la forma en que se practica, individual o en equipo.

 

 

 

 

 

 

 

contenido: actividades fisicas  educacion fisica