El debate puede emplearse en la enseñanza como una técnica de aprendizaje que permite discutir y profundizar en el conocimiento de un tema y analizarlo desde diferentes puntos de vista, lo que deja conocer opiniones a favor o contra un tema y obtener conclusiones.

     Para que un debate sea lo más objetivo posible, los participantes tienen que exponer su punto de vista sin calificar el tema, es decir, deben argumentar el porqué de sus afirmaciones.

     Ejemplo: no es válido decir "la televisión es mala", sino explicar cuál es la función de este medio de comunicación y el uso que se le ha dado.

     En la organización general del debate, además de precisar el asunto y definir las posiciones de los participantes, se contará con un moderador, el cual otorgará la palabra y conducirá la discusión por medio de un guión de intervención en el que se anotarán los nombres de los participantes.

 

 USO DE UN GUIÓN DE INTERVENCIÓN

El moderador anotará en este guión el orden en que los participantes intervendrán en el debate. Anotará sus nombres y la postura de cada uno con respecto al tema que se debatirá. Ejemplo:

  • La televisión: ¿educa o enajena?
  • José Pérez: La televisión, un medio educativo.
  • Juan Hernández: La televisión como instrumento de difusión cultural.
  • Ana Toledo: La televisión, apoyo para la educación.
  • Ernesto García: La televisión, elemento de manipulación informativa.
  • Julián Ortiz: La televisión, creadora de niños pasivos.
  • Rosa López: La televisión, enemiga de la lectura y de la imaginación.

     La finalidad del guión es mantener el orden durante el debate y conducir la discusión para evitar que los participantes se salgan del tema.

 

 ORGANIZACIÓN Y DESARROLLO DE UN DEBATE

Para organizar un debate se pueden seguir los siguientes pasos.

  1. Planear el debate en tiempo, número de participantes y selección del tema.

  2. Seleccionado el tema, buscar toda la información posible para tener varias opiniones sobre él.

  3. Organizar las opiniones y asignar el papel que cada uno de los participantes tendrá en el debate.

  4. Elegir un moderador que conducirá la discusión apoyándose en el guión de intervención previamente elaborado.

  5. Exponer con precisión, claridad y coherencia las ideas.

  6. Escuchar con mucha atención la opinión de los demás y tomar nota de lo más importante.

  7. Realizar  una   comparación entre  las ideas  manifestadas  por los otros participantes y las propias.

  8. Si existen puntos de vista semejantes a los propios, se deben apoyar a fin de reforzar nuestra opinión y dar nuevos ejemplos, aclarar dudas y ampliar los aspectos del tema que así lo requieran.

  9. Escuchar los argumentos de los otros participantes.

  10. Reconocer las opiniones fundamentadas y corregir los propios errores hasta descubrir algunos puntos coincidentes que lleven a conclusiones.

  11. Finalmente, realizar un resumen de todo lo tratado para obtener las conclusiones del debate.

     Se debe auxiliar de un guión de apoyo en el cual se apunten las ideas principales de lo que se va a decir. Se pueden escribir en él fechas, nombres, citas textuales, etcétera: lo que se considere importante para la exposición.

     También se pueden anotar por separado las ideas principales del resto de las exposiciones y escoger aquellas que pueden servir de apoyo.

     Se debe tener presente que el moderador deberá:

  • Conocer el tema, así como los diferentes puntos de vista.
  • Vigilar que cada opinión quede expuesta en su totalidad.
  • Evitar que los participantes ocupen más tiempo del que les corresponde.
  • Hacer preguntas o aclaraciones.
  • Impidir que se discuta inútilmente.
  • Pedir argumentos con la finalidad de equiparar las posturas.
  • Unir los aspectos que coinciden.
  • Asegurarse que todas las preguntas se respondan.

 

 

 

 

 

contenido: guion