Para exponer un tema es necesario establecer el orden de las etapas a seguir y tener claro en qué consiste cada una de ellas, con ello se garantiza el éxito del trabajo expositivo. Los pasos son:

 

Selección del tema

     Se parte tomando en consideración los gustos o intereses particulares del expositor, el cual debe tener muy en cuenta lo factible que sea conseguir información al respecto.

 

Recopilación de la información específica del tema

     Una vez seleccionado el tema, es necesario hacer una búsqueda bibliográfica; es decir consultar periódicos, revistas, libros o enciclopedias. Si el tema así lo requiere se pueden realizar entrevistas. Es conveniente consultar varias fuentes de información y no conformarse con una sola, ya que sólo así se podrá apreciar cuáles datos son confiables y cuáles no, tener una idea más completa de lo que se deseaba conocer, etcétera.

 

Organizar la información

     Consiste en jerarquizar los aspectos que deben desarrollarse primero y cuáles dejarse para el final. La información recopilada debe depurarse, es decir, analizar la útil y descartar la inservible. Una vez filtrada, se procede a organizarla. Es conveniente crear un temario en donde se coloquen en orden los puntos a tratar en la exposición. El empleo de fichas de trabajo es muy útil para preparar exposiciones orales, exámenes y trabajos de investigación.

 

Selección del material de apoyo visual

     Una exposición capta más la atención y resulta más interesante si se acompaña de apoyos visuales Cuando se tiene organizada la información y se sabe cuáles son los puntos a desarrollar, es conveniente determinar los apoyos o recursos que se pueden emplear para hacer más entendible o atractivo el tema; por ejemplo, utilizar videos, fotografías, ilustraciones, planos, maquetas, etcétera.

 

Presentación del tema ante el auditorio

     Cuando se ha cumplido con los pasos anteriores, sólo resta pasar al frente del local donde expondrá el tema y emplear habilidades de expresión oral –hablar pausadamente, con seguridad y con un tono de voz que pueda ser escuchado por todos los asistentes, cuidar el movimiento de las manos y los gestos–, apoyándose en los materiales y recursos previamente seleccionados.

 

Determinar el tiempo de la presentación

     Al preparar una exposición es importante cronometrar el tiempo para no excederse del asignado.

 

Las exposiciones en equipo

     Éstas requieren organizarse para determinar cuáles puntos desarrollará cada uno de los integrantes. Es recomendable precisar qué materiales de apoyo emplearán los expositores, si compartirán algunos, quiénes auxiliarán en su manejo, etcétera. Al iniciar la exposición, se debe presentar, brevemente, a los miembros del equipo e informar al auditorio el nombre del tema a exponer y los puntos que abordarán.

 

Al finalizar

     Una vez concluida la exposición, se deben expresar algunas conclusiones y un cierre o despedida.

 

 

 

 

 

 

contenido: exposicion