En la selva sólo se oía el rugir del feroz animal. Al escucharlo, las aves artesanas dejaban de tejer sus nidos y escogían otros parajes lejanos, donde no crujieran las hojas con el espantoso lamentar de la fiera, que para proteger sus dominios, elegidos con antelación, fingía una gran fiereza, dirigiendo a las altas montañas su grito amenazante, mismo que aligeraba el dolor que le producía un hueso incrustado entre sus dientes.

Lengua escrita.     Pero un pequeño animal, que se había encogido tras las anchas hojas de la salvaje vegetación y que se había percatado de la pena de la fiera, decidió ayudarla con un enorme mondadientes; aligerando las puntas del objeto invasor, haciéndolas más delgadas, corrigió por fin el desajuste: un pedazo de hueso voló por los aires y la fiera dejó de rugir, sus colmillos estaban libres de aquel pedazo de osamenta que tanto dolor le causara.

     Desde entonces la enorme fiera protege al pequeño, indefenso, pero inteligente animalillo.

     Ejemplos:

     En el texto anterior hay palabras en cursivas, todas ellas son verbos. Al pasar a infinitivo los verbos conjugados, es posible observar que:

     Los verbos terminados en gir, ger y gerar, se escriben con g. Las excepciones son los verbos tejer, brujir, crujir.

VERBO CONJUGADO

VERBO EN INFINITIVO

VERBO CONJUGADO

VERBO EN INFINITIVO

----

rugir

fingía

fingir

----

tejer

dirigiendo

dirigir

escogían

escoger

aligeraba

aligerar

crujiera

crujir

encogido

encoger

----

proteger

corrigió

corregir

elegidos

elegir

protege

proteger