USO DEL PARTICIPIO

El participio desempeña tres funciones:

  1. Forma con el verbo haber los tiempos compuestos de todos los verbos.
  2. Modifica a los sustantivos funcionando como adjetivo. También puede cambiar de género y número.
  3. Como predicado, en oraciones de voz pasiva.

 

 EL PARTICIPIO Y SUS TERMINACIONES

El participio es un derivado verbal, puede ser regular o irregular:

     Es regular cuando termina en:  ado  ido.

     Es irregular cuando termina en: toso  o cho.

Los usos del participio y su empleo como adjetivo

    El participio forma con el verbo haber los tiempos compuestos del verbo y expresa una acción terminada. Ejemplos:

     El ha redactado el documento.

     Ella hubo satisfecho su curiosidad.

     En el primer ejemplo la acción equivale a decir que: él tiene el documento redactado; es decir, indica una acción terminada.

     En la segunda, es igual a decir que: la curiosidad de la mujer está satisfecha; esto es, indica una acción terminada.

     También funciona como adjetivo acompañando al sustantivo. Por ejemplo:

Levantó su cabeza coronada.

Carlos dejó la puerta abierta.

Como parte del predicado, en oraciones de voz pasiva. Ejemplos:

Los ingredientes son mezclados.

El pacto fue roto por uno de ellos.

 

 PRÁCTICA EN REDACCIONES

En la redacción del siguiente texto se utilizan algunos participios, con sus diferentes usos.

     Tras habernos marchado, cayó la tormenta de nieve. Todos estábamos refugiados en la cabaña. Éramos observados por los demás, quienes extrañados, de inmediato nos ayudaron. Había una chimenea que proyectaba a contrapared nuestras sombras alargadas. Pasó la noche en un suspiro. Había amanecido y el piso estaba mojado porque la nieve había comenzado a derretirse. El Sol había salido y sus rayos eran tibios.