Las oraciones simples tienen sujeto y predicado y dentro de éste sólo un verbo conjugado.

     El nombre o sustantivo es la palabra variable que sirve para nombrar a personas, animales o cosas; por ejemplo: casa, gato, río, Juan, hombre, etcétera.

     El sustantivo se divide en:

     Común: se emplea para designar a personas, animales y cosas, de una misma especie; por ejemplo: niño, león, barco.

     Propio: es el que distingue o diferencia a una persona, animal o cosa de las demás de su especie; por ejemplo (tomando como relación los ejemplos de los sustantivos comunes): Gerardo, Simba, Titanic. Es importante resaltar que estos sustantivos siempre se deben escribir con mayúsculas iniciales.

     Los sustantivos admiten otras divisiones, como:

     Individuales: nombran un solo individuo, animal o cosa; por ejemplo: joven, pájaro, libro.

     Colectivos: como su nombre lo indica, sirven para nombrar conjuntos o grupos de personas, animales o cosas de la misma especie; por ejemplo: humanidad, parvada, rebaño, librería, ejército, etcétera.

     Concretos: Designan a personas, animales y cosas que se pueden ver y tocar; por ejemplo: mujer, caballo, casa.

     Abstractos: son aquellos que hacen referencia a seres que no se pueden ver, ni tocar; por ejemplo: hada, musa, pegaso, Dios, ángel, libertad, etcétera.

     Simples: están formados de una sola palabra: mesa, banco, agua.

     Compuestos: son resultado de la unión de dos o más palabras: paragüas, mesabanco.

     Aumentativos: da idea de mayor tamaño, mediante sufijos como: ón, ona, ote, ota, azo y aza; por ejemplo: grandote, hombrón, cuerpazo, etcétera.

      Diminutivos: disminuye el significado del nombre, a través de los sufijos: ito, ato, illo, illa, oelo, uela, ico, ica; por ejemplo: riachuelo, borrico, pajarillo, etcétera.

     Gentilicios: se emplean para indicar origen o procedencia; por ejemplo: mexicano, francés, guanajuatense, antillano, etcétera.

     Patronímicos: son aquellos que están formados del nombre de una persona: Rodríguez, hijo de Rodrigo; Sánchez, hijo de Sancho, etcétera.

     El nombre o sustantivo es el elemento principal del sujeto, aunque éste —en una oración— no siempre está formado por una sola palabra; por ejemplo:

El niño tiene la cara redonda.

     La parte que está en cursivas en la oración es el sujeto; sin embargo, sólo la palabra niño es un sustantivo, ya que hace especial referencia a la persona, animal o cosa de la que se habla en el predicado. Otro ejemplo:

Carlos, que parece superior a todos, mira por encima del hombro a los demás.

     Aunque el sujeto en esta oración es largo: Carlos, que parece superior a todos, porque indica una característica de la persona, el sustantivo es únicamente "Carlos" y cumple la función de núcleo del sujeto.

     El sujeto en la oración no guarda un lugar fijo dentro de la estructura de ésta; es decir, se puede ubicar:

Al principio: Leonardo tiene un periquito de color azul.

En medio: Tiene Leonardo un periquito azul.

Al finalizar: Tiene un periquito azul Leonardo.

     Una forma sencilla de localizar el sujeto de una oración es anteponer al verbo las preguntas ¿quién? o ¿quiénes?; por ejemplo:

     Pablo y Gabriel asisten a la misma escuela y su maestra, Sofía, es la misma que la de Gloria y María.

     Si al verbo asisten, se le antepone la pregunta ¿quiénes?: ¿quiénes asisten a la misma escuela que…? La respuesta será el sujeto: Pablo y Gabriel.

El sujeto es de quien se habla, el que ejecuta la acción del verbo y responde a la pregunta: ¿quién?, ¿quiénes?

El predicado es lo que se dice del sujeto y su principal elemento es el verbo.Para asu identificación al sujeto se le pregunta: ¿qué hace?, ¿qué hacen?

Ejemplo:

Las partes componen un todo.

Sujeto: Las partes

Predicado: componen un todo

Verbo: componen

Sujeto: responde a la pregunta: ¿quiénes componen un todo?

Predicado: lo que se dice del sujeto; responde a la pregunta ¿qué hacen?: componen un todo.

     Una oración puede tener los siguientes elementos que responden a las preguntas correspondientes:

  • Complemento directo: ¿qué o quién?
  • Complemento indirecto: ¿a quién o para quién?
  • Complemento circunstancial: ¿cómo, dónde, cuándo, etcétera?

El sujeto y el predicado tienen un núcleo: el del sujeto es el sustantivo, y el del predicado es el verbo. Ambos deben coincidir en persona y número.

     Cuando el sujeto se compone por una sola palabra se le denomina sujeto simple; cuando tienen dos o más palabras se llama sujeto compuesto, y cuando está implícito en el verbo se le llama sujeto tácito o morfológico.

     El nombre o sustantivo es la palabra que designa a seres vivos y a cosas reales o imaginarias.

     El sustantivo es concepto cuando da nombre a cosas y fenómenos existentes en el mundo real.

     El sustantivo o nombre, puede estar modificado por un artículo y un adjetivo. Veamos algunos ejemplos.

     Los verdes pastos cubrían de esmeralda la llanura.

Sujeto: Los verdes pastos

Artículo: Los

Adjetivo: verdes

Sustantivo: pastos

     La mujer hermosa me veía insistente.

Sujeto: La mujer hermosa

Artículo: La

Sustantivo: mujer

Adjetivo: hermosa

 

 

 

 

 

 

contenido: sustantivo comun sustantivo patronimico