La Real Academia de la Lengua Española define al párrafo de la siguiente manera: "Cada una de las divisiones de un escrito señaladas por letras mayúsculas al principio del renglón y punto y aparte al final del trozo de escritura". Puede contener varias oraciones o frases. Según lo anterior, veamos cuántos párrafos tiene el siguiente texto:

"Violentas manifestaciones estudiantiles que estallaron la noche del jueves en Santiago de Chile y Valparaíso dejaron siete heridos y 76 detenidos, informaron testigos y fuentes policiales.

"Los disturbios se sumaron a las explosiones de bombas en varias sedes de partidos políticos y a otras que el jueves hirieron a cuatro personas, esto dentro del clima previo al vigésimo aniversario del golpe que encabezó el general Augusto Pinochet contra el extinto presidente socialista Salvador Allende, el 11 de septiembre de 1973.

En este clima de tensión, Hortensia Bussi, viuda de Allende, dijo que la permanencia del general Pinochet como jefe militar denota una gran debilidad del gobierno chileno".

 

EL PÁRRAFO Y SUS CARACTERÍSTICAS FORMALES

Un párrafo es una de las divisiones que tiene un escrito, señaladas por las letras mayúsculas al principio del renglón y punto y aparte al final de un trozo de escritura. El párrafo proporciona la información necesaria para que el lector reciba la idea del escritor. Se caracteriza por tener una idea principal, a la que se unen las ideas secundarias que la apoyan. Analicemos cómo se obtiene la idea principal de un párrafo.

"El Fondo de Cultura Económica planea emprender una gran expansión europea con la instalación de distribuidoras y polos de producción a lo largo de Europa Occidental, para lograr que el libro mexicano llegue a los centros de estudios iberoamericanos.

"Lo anterior fue anunciado por el escritor Arturo Azuela, gerente general del FCE en España, quien, sin dar detalles de cómo se dará el crecimiento de esa casa editora mexicana, pues eso se dará a conocer en conferencia de prensa, opinó que es necesario hacer esfuerzos mayores para que los escritores latinoamericanos, y más aún la literatura iberoamericana que se realiza hoy en día, tengan presencia en el mercado internacional".

En este texto, las ideas principales son las siguientes:

"El Fondo de Cultura Económica planea una expansión a lo largo de Europa Occidental para que el libro mexicano llegue a los centros de estudios iberoamericanos.

Lo anterior fue anunciado por Arturo Azuela, quien opinó que es necesario hacer esfuerzos mayores para que los escritores iberoamericanos tengan presencia en el mercado internacional".

Si resumimos aún más las ideas principales, llegaremos a la idea fundamental del texto, que es: La difusión de las obras de escritores latinoamericanos en Europa.

La extensión del párrafo varía de acuerdo con el propósito de la composición, si es expositiva o informativa, descriptiva o narrativa.

 

FUNCIONES DEL PÁRRAFO EN UN TEXTO

Todo párrafo consta de introducción, transición y conclusión.

     Introducción: donde generalmente se enuncia la idea principal.

     Transición, o fase intermedia: donde se explica y desarrolla la idea principal apoyada por las ideas secundarias.

     Conclusión: donde se redondea y finaliza la idea.

     Para entenderlo mejor, leamos con atención el siguiente párrafo:

"La Secretaría de Educación Pública dio a conocer el nuevo plan de estudios para educación secundaria, que se aplicará en dos fases: durante el año escolar 1993-1994, en vigor en los grados primero y segundo. Los alumnos de tercer grado cursarán sus estudios conforme al plan vigente en el año escolar 1992-1993; en el año escolar 1994-1995, el nuevo plan se aplicará en el tercer grado".

Ahora señalemos sus partes.

  1. Introducción: La Secretaría de Educación Pública dio a conocer el nuevo plan de estudios para educación secundaria […]
  2. Fase intermedia o transición: […] se aplicará en dos fases: durante el año escolar 1993-1994, en vigor en los grados primero y segundo. Los alumnos de tercer grado cursarán sus estudios conforme al plan vigente en el año escolar 1992-1993 […]
  3. Conclusión: […] en el año escolar 1994-1995, el nuevo plan se aplicará en el tercer grado.

 

CARACTERÍSTICAS CONCEPTUALES DE UN PÁRRAFO

Las tres funciones del párrafo le dan unidad y coherencia a lo expresado. Unidad porque expresa una idea completa, aunque esté conformado por varias oraciones:

oración + oración + oración = párrafo

Coherencia porque el contenido de la idea logra comunicar el mensaje de una manera clara, precisa y objetiva.

Según Martín Vivaldi, la "unidad de propósito" significa que todo párrafo se forma de una serie de frases encadenadas en las que debe haber coherencia entre la idea principal expresada y las ideas complementarias o secundarias.

El problema más común cuando se escribe "a vuela pluma" es que se dice más de lo necesario, es decir, hay frases modificativas (subordinadas) que muchas veces no son necesarias para la comprensión de la idea principal. Por ejemplo:

Cuando llegó a casa la nueva lavadora eléctrica, que era marca Lavatim y que había costado más que nuestra estufa, y le fue entregada a mamá por el comerciante de la tienda de aparatos eléctricos, ella no se dio cuenta al principio de que se trataba de un regalo que papá le hacía por su cumpleaños, en el día de su vigésimo quinto aniversario.

Las letras cursivas indican la idea principal, mientras que el resto de las frases son añadidos innecesarios que cuando se eliminan el párrafo obtiene precisión y claridad.

 

LA AMBIGÜEDAD EN LA EXPRESIÓN

Cuando un párrafo está bien escrito y estructurado es fácil encontrar sus partes (introducción, transición, y conclusión), por lo que el mensaje o la intención de lo que se quiere comunicar se comprende perfectamente. Pero no siempre un párrafo está bien escrito, dando lugar a confusiones que podrían hacer difícil su comprensión.

Para redactar correctamente un párrafo debemos cuidar los siguientes aspectos:

  1. Que exista coherencia, es decir, relación entre la idea principal del párrafo y las ideas secundarias del mismo.
  2. Que las frases tengan coordinación entre sí, sobre todo cuando éstas se unen con la idea principal. Para evitar confusiones se deben emplear conjunciones, preposiciones o modos prepositivos (dos o más palabras que funcionan como una preposición), atendiendo a la construcción lógica y sintáctica del párrafo.

Es importante señalar que el uso exagerado de preposiciones, conjunciones y modos prepositivos muchas veces vulgarizan la redacción; para evitarlo es recomendable usarlos moderadamente, sin convertirlos en "muletillas" (puntos de apoyo repetidos; por ejemplo: este..., entiendes..., hummm, etc.) que nos hacen caer en la monotonía. Estas repeticiones inútiles se pueden suplir con algunos signos de puntuación, y si no es posible se deben utilizar las partículas de enlace (preposiciones y conjunciones).

Un aspecto que debemos cuidar mucho en la redacción de un párrafo son los cambios de sujeto. Dicho de otra manera, cuando tenemos dos oraciones con distinto sujeto, lo conveniente es seleccionar al sujeto más importante. Por ejemplo:

Campos era un buen reportero, pero la delantera enemiga era imparable.

Estas dos oraciones están ligadas con la conjunción adversativa pero, y en ellas Campos y la delantera contraria son sujetos; de esta manera tenemos dos sujetos. Lo correcto sería tener un sujeto principal para ambas oraciones. Para lograrlo debemos redactarla así:

Campos era un buen portero, pero no lo suficiente como para contener la delantera contraria.

Así, podemos notar que la oración tiene un sujeto principal: Campos; que el verbo ser, que está en copretérito (era), ya no se repite y se utiliza sólo una vez.

Por otra parte, y atendiendo al mismo aspecto, hay ocasiones en que el verbo, la persona y la voz no concuerdan, como en el siguiente ejemplo:

Cuando nos dicen inteligentes, se siente uno muy orgulloso.

Aquí no hay concordancia entre la persona de los verbos de estas oraciones.

En la primera oración, nos dicen está en primera persona de plural (nosotros).

La segunda, se siente está en tercera persona del singular (uno).

Por tanto, lo correcto para esta oración será:

Cuando nos dicen inteligentes, nos sentimos muy orgullosos.

Otro aspecto que hay que cuidar en la redacción de un párrafo es la variedad y la armonía. A este respecto, Vivaldi dice: "Un párrafo compuesto exclusivamente a base de frases largas, suele resultar oscuro, embrollado; por el contrario, una serie ininterrumpida de frases cortas, enlazadas por puntos, es causa de monotonía. Por consiguiente: conviene alternar las frases cortas con las largas para que lo escrito resulte variado, armonioso…".

Para ejemplificar lo dicho por Martín Vivaldi, analicemos el siguiente ejemplo:

El mago se calzó las botas. Arregló la mesa de trabajo. Le pegó al sombrero con la varita. Dijo unas palabras. Se ajustó los guantes. Sopló al sombrero. Las palomas salieron volando.

En este párrafo se siente la monotonía al utilizar solamente oraciones cortas enlazadas por puntos. Con una combinación de cortas y largas quedaría así:

El mago se calzó las botas y arregló la mesa de trabajo; le pegó al sombrero con la varita, dijo unas palabras ajustándose los guantes y sopló al sombrero. Las palomas salieron volando.

También resulta indispensable tomar en cuenta los principios sintácticos que darán orden lógico al párrafo.

La construcción sintáctica es la que ordena los elementos de la frase:

1º sujeto – 2º verbo – 3º complementos: directo, indirecto y circunstancial.

1º sujeto – 2º predicado.

Ejemplo:

Isabel II, reina de Inglaterra, concedió la independencia a Ghana no hace mucho tiempo.

Sujeto: Isabel II, reina de Inglaterra,

Verbo: concedió

Complemento directo: la independencia

Complemento indirecto: a Ghana

Complemento circunstancial: no hace mucho tiempo.

Otro principio importante para la construcción lógica del párrafo es: una idea puede expresarse de diferentes modos, según la importancia que le queramos dar; es decir, que el orden de las palabras puede someterse al orden de las ideas, como en el siguiente ejemplo:

Mi primo Juan, ingeniero de caminos, regaló todos sus libros a mi padre antes de morir.

Si la frase que deseamos resaltar es la biblioteca del primo, entonces el párrafo quedará así:

Todos estos libros los regaló mi primo, poco antes de morir, a mi padre.

En cambio, si queremos destacar la idea del tiempo el párrafo cambia:

Poco antes de morir, mi primo, el ingeniero de caminos,  regaló todos sus libros a mi padre.

Otro elemento que hay que considerar es la cohesión, que consiste en ligar la idea principal de una frase con la idea final dentro de un párrafo, como en las siguientes oraciones:

Se produjo una gran confusión entre los vecinos, todos gritaban y daban órdenes, pero nadie se entendía. Las habitaciones estaban convertidas en pequeñas lagunas y el agua corría por todas partes cuando reventaron las tuberías de la casa.

La idea no es clara, debido a que no hay cohesión entre las oraciones. En cambio:

Cuando reventaron las tuberías de la casa se produjo una gran confusión entre los vecinos. El agua corría por todas partes; las habitaciones estaban convertidas en pequeñas lagunas. Todos gritaban y daban órdenes, pero nadie se entendía.

En este ejemplo la idea inicial tiene cohesión con las oraciones que le siguen hasta la oración final.

Para complementar todo lo anterior, se añade una última observación acerca del pronombre relativo que.

El pronombre relativo que debe colocarse cerca de su antecedente, por ejemplo:

Señalaré un capítulo en este libro que me parece muy interesante.

En esta forma, pareciera que el pronombre modifica a libro; sin embargo, lo interesante es el capítulo, por ello la oración deberá redactarse así:

Señalaré en este libro un capítulo que me parece muy interesante.