• Focos de infección y proliferación de plagas
  • Enfermedades

 

 FOCOS DE INFECCIÓN Y PROLIFERACIÓN DE PLAGAS

Diariamente se desechan toneladas de basura que llegan al suelo, al agua y a la atmósfera.

     Cuando la basura llega a los tiraderos, se inician una serie de cambios químicos ya que en ella se revuelven desechos orgánicos e inorgánicos.

     Los materiales de origen orgánico, como restos de alimentos, se pudren por la acción de bacterias y hongos; estos organismos pueden trasmitir enfermedades peligrosas.

     Además, esas enormes "montañas" de desperdicios, atraen por su fétido olor, a perros, moscas, cucarachas y ratas, entre otros "bichos", que también son causantes de trasmitir enfermedades.

Los tiraderos de basura propician la proliferación y diseminación de enfermedades.     Existen zonas tan llenas de basura, que a plena luz del día se pueden apreciar grupos de ratas comiéndose los desperdicios. Esos animales tienen un índice de reproducción altísimo, de modo, que en periodos cortos, se multiplican en tal magnitud, que ocasionan graves daños materiales a las viviendas o comercios cercanos.

     También, entre los montones de basura se pueden encontrar desperdicios provenientes de hospitales, es decir, curaciones o vendas de gente enferma y hasta restos de excremento que contienen organismos patógenos susceptibles de diseminar enfermedades infecciosas, como tifoidea, cólera, salmonelosis, etcétera.

     Aunque la basura haya sido depositada en el suelo, sus componentes también son arrastrados por la lluvia hasta los ríos, el mar o hacia los mantos freáticos; y los gases que se desprenden de ella, como resultado de la descomposición igualmente llegan hasta el aire, contaminándolo.

 

 ENFERMEDADES

Cuando una persona presenta un estado de desequilibrio o alteración de las funciones normales del cuerpo se dice que está enferma.

       Las enfermedades son ocasionadas por agentes patógenos externos, físicos, químicos o mecánicos, y pueden convertirse en agudas, si el agente transmisor actúa de forma rápida o crónica y si persisten durante mucho tiempo.

     Las alteraciones en la salud ocasionadas por agentes relacionados con la contaminación pueden ser agrupados en tres categorías: gastrointestinales, respiratorias y micóticas.

 Enfermedades gastrointestinales

Afectan las funciones relacionadas principalmente con la digestión. Están involucrados órganos como el esófago, estómago e intestinos. Las principales enfermedades de este tipo son:

Gastritis aguda

     Causas: ingestión de alimentos en malas condiciones o contaminadas con sustancias tóxicas o con organismos patógenos.

     Ingestión de corrosivos como ácido nítrico, sulfúrico, sosa, etcétera.

     Daños a la salud: inflamación de la mucosa gástrica.

     Síntomas: diarrea, dolor estomacal, falta de apetito, náusea, vómito, agruras, pirosis (elevación de la temperatura).

Gastritis crónica

     Causas: además de las anteriores, ingestión de plomo.

     Daños a la salud: igual a los ocasionados por la gastritis aguda pero también puede originar problemas hepáticos.

     Síntomas: semejantes a los de la gastritis aguda pero pueden desarrollarse úlceras con sangrado interno.

Gastroenteritis

     Causas: infecciones por ingerir alimentos contaminados con bacterias, virus, hongos o sustancias tóxicas, como plomo, arsénico o hierro.

     Daños a la salud: inflamación de la mucosa intestinal (enteritis) o de ésta y la del estómago (gastroenteritis).

     Síntomas: decaimiento, inapetencia, náusea, vómito, diarrea, dolores abdominales, fiebre y malestar general.

Ascariasis

     Causas: ingestión de agua o alimentos contaminados con huevecillos de lombrices intestinales (Ascaris); puede deberse a cultivos regados con aguas negras o alimentos preparados sin higiene.

     Daños a la salud: parasitosis por Ascaris en intestino, vías biliares y ocasionalmente en vías respiratorias.

     Síntomas: diarrea, mala digestión, adelgazamiento y cuando la infección es masiva, puede haber obstrucciones intestinales.

Amebiasis

     Causas: ingestión de agua o alimentos contaminados con quistes La falta de higiene en la preparación de alimentos ocasiona daños a la salud.(especie de huevecillos) de amebas, por falta de higiene o por cultivos regados con aguas negras.

     Daños a la salud: parasitosis por amebas, en intestinos y ocasionalmente en el hígado.

     Síntomas. Diarreas ligeras o graves que originan deshidratación, fiebre, malestar general, falta de apetito; también pueden presentarse ulceraciones intestinales, y si se alojan en el hígado, abscesos o hepatitis crónica. Existen algunos casos en que invaden el cerebro.

Teniasis

     Causas: esta enfermedad se presenta por la ingestión de alimentos o agua contaminados con huevecillos de Taenia.

     Daños a la salud: las tenias se alojan en el intestino y se alimentan de los nutrimentos que llegan a él.

     Síntomas: diarrea, disminución de peso, fiebre.

Uncinariasis

     Causas: ingestión de alimentos o agua contaminados con huevecillos de uncinarias.

     Daños a la salud: son parásitos muy pequeños que pueden invadir el intestino. Se alimentan de la sangre de la pared intestinal y llegan a causar hemorragias en el organismo.

Cólera

     Causas: ingestión de agua, leche, mariscos o pescados infectados con la bacteria Vibrio cholerae, que puede provenir de la contaminación por heces de personas enfermas, por la introducción de los dedos o manos sucias a la boca y por moscas que se posan en los excrementos y transportan la bacteria a los alimentos.

     Daños a la salud: se considera que la bacteria se aloja en el intestino e impide la absorción normal del sodio en este aparato; entonces el organismo tratará de equilibrar la pérdida de dicho elemento con agua. Esta enorme acumulación de líquidos se traduce en diarreas abundantes.

     Síntomas: diarrea y vómito intenso (pueden llegar a perderse siete litros de líquidos diarios) que conducen a la deshidratación, calambres musculares, dolor general, hipotermia, estado de shock y, si no se trata adecuadamente, la muerte.

Salmonelosis

     Causas: se le da este nombre a diversas enfermedades ocasionadas por bacterias del género Salmonella, como la salmonelosis común, la fiebre tifoidea o la paratifoidea.

     La enfermedad se puede transmitir de forma directa a través del contacto con las heces fecales de personas enfermas o por medio de alimentos (leche y sus derivados, verduras, frutas, carne, huevos) o agua contaminada y hasta por objetos infectados por moscas o ratas.

     Síntomas: fiebre, dolor de cabeza, vómito, dolor abdominal, diarrea, deshidratación.

Fiebre tifoidea

     Causas: ingestión de alimentos o bebidas contaminadas, preparadas sin higiene o por cultivos regados con aguas negras, que trasmiten la bacteria Salmonella tiphy. Esta enfermedad es semejante a la anterior pero mucho más peligrosa.

     Daños a la salud: los organismos llegan al intestino y salen de él para llegar a los ganglios linfáticos mesentéricos, de ahí pueden desplazarse al estómago, al hígado, o bien, seguir por la sangre originando graves daños en el bazo o cerebro.

     Síntomas: dolor de cabeza, escalofrío, insomnio, decaimiento, aumento gradual de la temperatura.

     En México, las infecciones intestinales representan una de las principales causas de enfermedad y muerte. En 1993 se reportaron más de cuatro millones de estos padecimientos, siendo la más frecuente la amebiasis.

 Enfermedades respiratorias

Son aquellas que afectan el buen funcionamiento del aparato respiratorio. Dichos padecimientos constituyen el mayor problema de salud que enfrenta el ser humano.

     Esto se debe en gran parte a que introducimos en la respiración por minuto, cerca de ocho litros de aire, en éste puede haber una multitud de impurezas; así como miles de organismos patógenos o sustancias tóxicas.

     A nivel nacional, en el año de 1993 se registraron más de 14 millones de casos de infecciones respiratorias agudas, siendo los estados con mayor número de enfermos, en orden de importancia: México, Distrito Federal, Jalisco y Nuevo León. Éstos son además, los que tienen mayores problemas de contaminación atmosférica.

     Las principales alteraciones causadas por la exposición a los contaminantes se deben, sobre todo, a la presencia de partículas suspendidas, dióxido de azufre, ozono, plomo, dióxido de carbono y en general a los productos de la descomposición de la materia orgánica que tiene la basura.

     Diversos estudios realizados por el Instituto Nacional de Ecología (INE), revelan que estos contaminantes favorecen el desarrollo de conjuntivitis, rinitis, sinusitis y traqueobronquitis, entre otras.

     Otras enfermedades que de algún modo se encuentran relacionadas con la contaminación son envenenamientos que pueden ser provocados por ingerir o inhalar sustancias tóxicas como insecticidas, fertilizantes y gases provenientes de la combustión de motores o de desechos, etcétera.

     En México no cuentan con estudios muy detallados de las intoxicaciones provocadas por plaguicidas, ya sea entre el personal que participa en las campañas sanitarias, como en los que laboran en las fábricas que los producen, ni tampoco entre trabajadores agrícolas.

     Se sabe que la exposición del individuo a estas sustancias origina vómito, náusea, alteraciones de la visión, cambios de personalidad, así como decremento en la resistencia inmunológica.

     En 1993, la Secretaría de Salud reportó mil 576 casos de personas intoxicadas por plaguicidas en todo el país.

     Los estados con mayor número de incidentes fueron Nayarit, México, Jalisco, Michoacán. Guerrero y Puebla.

 Enfermedades micóticas

Son enfermedades causadas por hongos.

     Las infecciones originadas por estos organismos pueden deberse a la putrefacción de alimentos o de compuestos orgánicos de la basura que, al descomponerse, arrojan sus esporas al aire que respirable, o bien, que entren en contacto con la piel causando diversas dermatitis.

 

 

 

 

 

contenido: focos de infeccion proliferacion de plagas desechos organicos desechos inorganicos organismos patogenos colera mantos freaticos descomposicion contaminacion esofago estomago instituto nacional de ecologia sustancias toxicas enfermedades micoticas