La envoltura gaseosa que rodea a la Tierra se llama atmósfera; la parte inferior de ésta y la más cercana a la corteza terrestre se llama troposfera y en ella se encuentra casi todo el aire respirable. La parte superior de la atmósfera, es decir, la más alejada de la corteza terrestre recibe el nombre de estratosfera.

El aire que respiramos está formado de dos gases principalmente: nitrógeno y oxígeno.

En proporción pura, el nitrógeno representa 78.08%, mientras que el oxígeno tan sólo es 20.94%; el resto está formado por otros gases como argón (0.93%), anhídrido carbónico (0.13%), neón (0.0018%), helio (0.0005%) y otros, como el dióxido de carbono, de menor importancia (0.0177%).

SOBRECALENTAMIENTO DE LA ATMÓSFERA

Tanto la radiación, como la convección y la conducción, son fenómenos naturales que modifican la temperatura de la atmósfera, sin embargo, existen otros elementos capaces de alterar las condiciones climáticas de la Tierra, que podrían terminar con la vida.

La Tierra se originó aproximadamente hace 5 mil millones de años. Durante su existencia ha tenido cambios climáticos muy agudos. En el último millón de años, se presentaron varias glaciaciones en las cuales la Tierra se encontraba cubierta con grandes capas de hielo. La última glaciación ocurrió hace unos 10 mil años y a partir de entonces los cambios climáticos no han sido tan severos. Se cree que la temperatura se elevó 5º C después de terminada la última glaciación. En 200 años, el clima sólo ha fluctuado de 0.5 a 1.0º C y como los cambios han sido muy lentos, no han afectado a la naturaleza ni han provocado alteraciones drásticas.

EnSin embargo, en las últimas décadas se han incorporado a la atmósfera elementos y compuestos químicos, pero en concentraciones tan elevadas que les impiden integrarse a los ciclos biogeoquímicos y por tanto permanecen en ella elevando la temperatura de la atmósfera.

Muchos compuestos de este tipo pertenecen al grupo de los llamados gases de invernadero, cuya característica es la de atrapar el calor en un proceso conocido como efecto invernadero. Ese fenómeno contribuirá a los cambios climáticos que se presenten en el futuro y pueden ser más drásticos que los ocurridos en los últimos 100 años.

Los principales gases de esta categoría son el dióxido de carbono, metano, óxido nitroso, clorofluorocarbonos, ozono y hasta vapor de agua. Estos elementos pueden ser componentes naturales de la atmósfera, pero el problema reside en la elevada concentración de los mismos que hace imposible removerlos de la atmósfera de forma natural.

PRODUCCIÓN DE GASES POR DESCOMPOSICIÓN DE LA
MATERIA ORGÁNICA

Cuando se pudren o descomponen los residuos orgánicos de la basura se llegan a desprender gases tipo invernadero, entre ellos están:

  • Metano (CH4). Proviene de la descomposición de la materia orgánica por acción de bacterias; se genera en los rellenos sanitarios; es producto de la quema de basura, de la excreción de animales y también proviene del uso de estufas y calentadores.
  • Óxido nitroso (N2O). Se libera por el excesivo uso de fertilizantes; está presente en desechos orgánicos de animales; su evaporación proviene de aguas contaminadas con nitratos y también llega al aire por la putrefacción y la quema de basura orgánica.
  • Dióxido de carbono (CO2). Es el gas más abundante y el que más daños ocasiona, pues además de su toxicidad, permanece en la atmósfera cerca de 500 años. Las principales fuentes de generación son: la combustión de petróleo y sus derivados, quema de basura, tala inmoderada, falta de cubierta forestal y la descomposición de materia orgánica.

Consecuencias del aumento de la temperatura de la Tierra

Los científicos dedicados a estudiar los cambios climáticos del planeta han encontrado que en los últimos diez años, la temperatura se ha incrementado de 0.5 a 1.0º C, incluso de 1981 a 1990 se registraron las temperaturas más altas de los últimos años.

Se estima que en los próximos 50 años, la temperatura puede elevarse de 1.5 a 5.5º C, si no se controla la presencia de gases de invernadero en la atmósfera.

Se puede pensar que tal fenómeno no es tan negativo, después de todo, pues tenemos cambios estacionales, o aun, los que llegan a presentarse de un día para otro.

Sin embargo, se habla de un incremento a escala mundial que alteraría no sólo la temperatura, sino la lluvia, los vientos, la humedad e incluso el desarrollo de los ecosistemas.

Al elevarse el nivel del mar, muchas ciudades costeras se inundarían y otras podrían desaparecer bajo las aguas. Si el agua empieza a calentarse, las zonas de hielo comenzarían a derretirse ocasionando que el nivel de agua aumente y al elevarse, muchas de las ciudades costeras desaparecerían bajo el agua.

Se calcula que con un aumento de 1.0 m quedarían inundadas amplias zonas de ciudades como Shanghai, El Cairo, Bangkok, Venecia, el parque nacional de Everglades, en Florida, además se inundarían las costas de California (EUA); Baja California y Baja California Sur, así como amplias extensiones de Sonora hasta Oaxaca en México; si aumentara 1.5 m quedarían sumergidas Carolina del Norte y del Sur (EUA), las islas Marshall (en el océano Pacífico) y las Maldivas (frente a la India) y algunas islas del Caribe.

También se sabe que muchos tanques de almacenamiento de desechos peligrosos se localizan precisamente en las costas, tanto en el golfo de México como en el océano Pacífico, si éstas se inundaran, podría haber derrames muy peligrosos.

contenido: atmosfera descomposicion organica nitrogeno oxigeno argon anhidrico carbonico neon dioxido radiacion conveccion conduccion fenomenos climaticas glaciacion produccion putrefaccion combustion mexico oceano pacifico