Los textos que leemos en libros, revistas o periódicos están compuestos por párrafos. Los párrafos se componen de una idea principal que encierra los datos precisos y concretos y de una o varias ideas secundarias que sirven de complemento. Las ideas secundarias son menos importantes, aunque se elimine el párrafo continúan teniendo sentido.

Para localizar las ideas esenciales y secundarias es conveniente: leer atentamente el texto; formularse preguntas; escribirlas y responderlas; organizarlas en dos grupos: más importantes, menos importantes.

A continuación se marcan en cursiva las ideas principales de los textos que se presentan.

 

¡A volar!

     Desde tiempos lejanos los hombres quisieron viajar por el aire. Como vuelan los pájaros con sus alas. O igual que las nubes, que flotan en el cielo.

      Hubo un artista, cuyo nombre era Leonardo da Vinci, quien además de notable pintor era escritor. Él ideó y dibujó muchas aeronaves, algunas de las cuales tenían forma de pájaros.

     El primer invento que funcionó fue el globo de aire caliente, construido por dos hermanos franceses de apellido Montgolfier. En el verano de 1783 hicieron un gran globo de lino y papel, éste se elevó a una altura de 2000 metros y descendió sin ningún problema.

     Al unir las ideas principales, el texto quedaría así:

     Desde tiempos muy remotos, los hombres quisieron viajar por el aire. Hubo un artista, cuyo nombre era Leonardo da Vinci. Él ideó y dibujó muchas aeronaves.

     El primer invento que funcionó fue el globo de aire caliente, construido por dos hermanos franceses de apellido Montgolfier.

ideas principales    ideas secundarias