Los títulos de los textos son muy útiles, porque nos permiten ahorrar tiempo al buscar información; ya que así no tenemos que leer todo el escrito para saber cuál es el tema o contenido desarrollado. En ocasiones adquieren el nombre de un personaje, de un lugar o del argumento que trate la historia.

A continuación se da un ejemplo:

CUIDANDO EL AMBIENTE

Todos podemos ayudar aunque sea un poco, a conservar el mundo en mejores condiciones de orden y limpieza.

Con el simple hecho de leer el título nos imaginamos de qué va a tratar el texto. En este caso, de la manera en que se puede cuidar el ambiente.

Cuando un texto es muy extenso, se acostumbra dividirlo en partes con su título propio; estos títulos se llaman subtítulos pues pertenecen a un texto mayor. Un texto con subtítulos queda mejor ordenado y resulta más fácil de leer.

Ejemplo de un texto con título y subtítulos.

Título: Partes de una planta.

Subtítulos: La raíz, El tallo, Las hojas, Las plantas.