Los estados y el Distrito Federal tienen algo en común. Todos son parte de una federación, es decir, de un conjunto de estados libres que forman un país, en este caso a México, los estados que conforman la federación comparten una forma de gobierno y una Constitución. Es por eso que nuestro país también recibe el nombre de Estados Unidos Mexicanos.

Haz click aquí para ampliar la imagen.

Aunque los estados son libres, tienen un mismo presidente y la misma forma de gobierno que el resto del país. Y sus leyes deben basarse en nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la cual es el conjunto de leyes más importantes del país, donde se dice cómo se organiza el país, cuál es nuestra forma de gobierno y cuáles son nuestros derechos y obligaciones.

La forma de gobierno que los mexicanos compartimos se llama república. Por esta razón, otro nombre de nuestro país es el de República Mexicana. La república es la forma de gobierno en la que el pueblo es la máxima autoridad y decide quiénes serán sus gobernantes.

Los estados de la federación son como los hermanos de la familia. Así como en la familia hay una autoridad —los papás— y reglas que cumplir, en el país existen autoridades y leyes comunes para todos.

Las palabras municipio, estado, federación y república fueron inventadas por los romanos, hace cientos de años.

Como ellos conquistaron a otros pueblos, su imperio se fue haciendo cada vez más grande y difícil de gobernar.

Entonces, para organizarse mejor, se les ocurrió dividir todo su territorio en partes más pequeñas.

 

estados de la federacion