Los nutriólogos son personas que se dedican a estudiar cómo están formados los alimentos, para qué sirven y de qué manera los aprovecha el cuerpo.

Como existen tantos tipos de alimentos en la naturaleza, los han estudiado para conocer qué contienen y de dónde se obtienen.

Los han separado en dos grupos que toman en cuenta de dónde provienen; de acuerdo con esto, los alimentos pueden ser:

a) Alimentos de origen vegetal: son todos aquellos que provienen de las plantas, ya sea crudas o procesadas, como: frutas, verduras, harinas, aceites, margarinas, panes, tortillas, cereales, etcétera.

b) Alimentos de origen animal: son los que se obtienen de los animales, como la carne de pollo, res o pescado; leche, crema, tocino, mantequilla, salchichas, huevo, etcétera.

Los nutriólogos han encontrado que los alimentos poseen cuatro tipos principales de sustancias nutritivas a las que se llama nutrimentos.

 

Esas sustancias son:

Azúcares o carbohidratos: son compuestos que proporcionan energía al cuerpo. Están presentes en alimentos de origen vegetal; por ejemplo: cereales, que incluyen al arroz, trigo y maíz; tubérculos, como la papa y el camote y en algunas frutas, como la manzana, la guayaba y el plátano.

Proteínas: son sustancias que permiten el crecimiento del organismo. La mayor parte de éstas podemos encontrarlas en alimentos de origen animal; como: carne de pollo, res o pescado,  huevos, la leche y sus derivados (queso, crema). también en  plantas leguminosas (las que desarrollan sus frutos en vainas), como frijol,  lentejas y alubias.

Grasas: estas sustancias, al igual que los azúcares, proporcionan energía al cuerpo para que pueda realizar todas tus actividades.  
Existen grasas de origen vegetal, como los aceites, cacahuates, aguacate, nueces, etc., y de origen animal, como la leche, el queso, la mantequilla, la manteca y la carne de cerdo.

Vitaminas y minerales: son complementos alimenticios que permiten aprovechar los nutrimentos de la comida. Casi todos los alimentos tienen algún tipo de vitamina y el agua aporta igualmente minerales.

Al conocer el tipo de nutrimentos y las funciones que desempeñan, los nutriólogos han desarrollado una clasificación para que cada persona incluya en su dieta diaria alguno de los alimentos de cada grupo:

    

Grupo 1. Cereales y tubérculos: brindan energía

Casi todos los países basan su dieta en algún cereal, en México los que más se consumen son el maíz, de donde se preparan las tortillas; el trigo para el pan y el arroz, como un acompañamiento tradicional de los guisos mexicanos.

De igual manera, las papas se consumen frecuentemente y se preparan en diversas formas.

Los alimentos de este grupo aportan almidones, que se aprovechan para obtener la energía necesaria para estudiar, correr, jugar y hasta pensar. La energía proporciona la fuerza para poder hacer cualquier actividad.

 

Grupo 2. Leguminosas y alimentos de origen animal: proporcionan proteínas y grasas

Los frijoles son, junto con el maíz, otro alimento de gran consumo en México; existen muchas variedades de frijol y  diversas formas de prepararlos.

En esta categoría se encuentran también las carnes de todo tipo, así como los productos lácteos, que son los que se elaboran a partir de la leche, como el queso, la crema, la mantequilla, etcétera.

Este grupo es el más importante porque gracias a las proteínas, el cuerpo puede crecer. Las proteínas forman parte de la piel, los huesos y todos los tejidos y órganos del cuerpo.

Para crecer sano y fuerte, se deben consumir alimentos ricos en proteínas.

Otro nutrimento de este grupo son las grasas que junto con los azúcares proporcionan energía; las personas no deben consumir demasiadas grasas porque eso daña al organismo.

 

Grupo 3. Frutas y verduras: complementan los grupos anteriores y además brindan vitaminas y minerales

Este grupo es muy diverso. Se encuentran en él todas las frutas y verduras, desde los populares jitomates y limones, hasta otras menos conocidas como la chaya y el kiwi.

Consumir alimentos de este grupo es importante porque además de contener azúcar, y por tanto ser energéticos, proporcionan fibra que ayuda a eliminar los desechos del organismo en la última fase de la digestión.

 

Importancia de las vitaminas

Las vitaminas son complementos alimenticios que ayudan al organismo para que trabaje adecuadamente.

Las principales vitaminas y sus funciones son:

  • Vitamina A: se encuentra en el pescado, la leche y sus derivados, y el huevo; ayuda a ver mejor en la noche y tener la piel sana y humectada.
  • Vitamina B: se obtiene al tomar leche, cereales y huevo; ayuda al funcionamiento general de las células, principalmente las nerviosas; también ayuda a dormir mejor.
  • Vitamina C: se encuentra en el limón, la naranja, las partes verdes de las plantas (acelga, espinaca, pimiento verde).

El cuerpo la necesita para reparar los tejidos dañados y para el buen funcionamiento de los vasos sanguíneos, para que no sangre la nariz o las encías frecuentemente.

  • Vitamina D: se obtiene del huevo, la mantequilla y el hígado; también se forma al asolearse. Es muy importante porque ayuda al crecimiento y fortalecimiento de los huesos y los dientes.