Cada objeto está hecho de un material en particular, tiene su propia forma, tamaño y color. La forma, el tamaño y el color son propiedades de los objetos que permiten distinguirlos entre sí.

Otra característica común, es que todos ocupan un lugar en el espacio. Mientras más grande sea un objeto, mayor espacio ocupará.

Otra propiedad de todos los objetos, es que algunos pesan más que otros porque tienen mayor masa. La masa es una medida que indica cuánta materia hay en cierto objeto. Para medir la masa que hay en algún objeto, se pesa, la unidad para expresar el peso de la materia es el kilogramo.

Aunque el aire no se ve, se sabe que ocupa espacio y por lo tanto, también es materia. El aire es un ejemplo de materia en estado gaseoso.

El vapor que sale de la olla cuando se hierve agua, es agua en estado gaseoso.

La materia puede encontrarse también en otros dos estados: líquido y sólido.

La materia tiene propiedades especiales dependiendo del estado en el que se encuentre.

Los sólidos poseen cierta forma y casi siempre la conservan. Existen sólidos de muchas formas, tamaños y texturas.

Los líquidos, en cambio, no tienen forma propia, sino que adquieren la forma del recipiente en el que estén contenidos.

En un vaso con limonada, el líquido tomará la forma del vaso. Si se vacía la limonada en un plato hondo, ocupará el espacio con la forma del plato. Lo mismo sucede si es absorbida con un popote, pues el agua tomará esa forma.

Al igual que los líquidos, los gases también toman la forma del recipiente en el que se encuentran.

La materia está formada por unas partículas llamadas átomos. Los átomos son tan pequeños que no se pueden ver, pero forman parte de cualquier cosa y se mueven constantemente en el interior de los materiales. La forma en que se comportan los átomos hace que la materia tenga diferentes propiedades.

Los átomos que forman a los sólidos están muy cercanos unos de otros y no se mueven ni cambian de lugar. Los átomos de los líquidos y gases están más separados y se mueven constantemente; en los gases el movimiento es más rápido que en los líquidos.

Los líquidos y gases toman la forma del recipiente que los contiene porque sus componentes se están moviendo y empujándose entre sí.

 

Cambios en la materia

La materia puede cambiar de una forma a otra o de un estado a otro.

Al amasar una barra de plastilina para formar una bola, lo único que cambió fue la forma y el tamaño pero la materia sigue siendo la misma. La plastilina era barra y después se convirtió en bola, pero sigue siendo plastilina.

A esos cambios se les llama cambios físicos, porque la materia no modifica su composición.

Un ejemplo de cambios físicos que suceden diariamente en la naturaleza se presenta en el agua. Al vaciar agua líquida a un recipiente y meterla al congelador, se puede ver al cabo de unas horas, que el agua se convierte en hielo; también se puede observar que al hervir agua líquida, se forma vapor. El agua sigue siendo agua, aunque se presente en distintos estados: en hielo, en vapor y en líquido.

Los cambios de estado por los que pasa el agua se deben a que se modifica la temperatura.

Para hacer hielos se tiene que enfriar el agua metiéndola al congelador. Si por el contrario, se pone agua a hervir, su temperatura aumenta porque se calienta y entonces se vuelve vapor; asimismo, un hielo que se calienta, se derrite.

 

Esos cambios de estado tienen su propio nombre:

Cuando el agua pasa del estado líquido al gaseoso, el proceso se llama evaporación. Cuando el vapor se enfría y se vuelve a convertir en líquido, ocurre un cambio llamado condensación.

Cuando el agua pasa del estado líquido al sólido, ocurre la solidificación y si el agua en forma sólida, se derrite, y pasa al estado líquido, el cambio se llama fusión.

Líquido a vapor = evaporación

Líquido a sólido = solidificación

Al hervir agua sale vapor

Cuando el agua se hace hielo

 

Hay otro tipo de cambios en los que sí se modifica la composición de la materia, a esos se les llama cambios químicos.

Un ejemplo de cambio químico es quemar un papel o preparar una leche con chocolate.

Cuando se quema un papel, se convierte en cenizas y al agregar chocolate a la leche, ya no se puede separar. En esos cambios la materia modificó su composición.

Los cambios que presenta la materia pueden provocar que se formen nuevos materiales a partir de los componentes iniciales.

Al hacer un pastel, se necesitan ingredientes como mantequilla, leche, huevos y harina. Esos productos son ejemplos de materia, pero cuando se mezclan y se meten al horno, sus propiedades se combinan y se convierten en un pastel, que es una nueva materia.