Aunque no se puede ver y tampoco oler, el aire está a nuestro alrededor. Se siente al abrir una ventana, cuando bailamos o cuando nos balanceamos en los columpios.

Al aire en movimiento se le llama viento.

El aire está formado principalmente por dos gases: el nitrógeno y el oxígeno; la mayor parte del aire respirable contiene nitrógeno, pero el oxígeno es más importante aunque esté en menor proporción, pues sin él no podríamos respirar y moriríamos en algunos minutos.

Además de utilizarse para respirar, el aire también interviene en otros aspectos:

  • Es el medio de transporte para las aves, insectos y murciélagos.
  • Dispersa las semillas de las plantas de una zona a otra para que se reproduzcan.
  • Permite el vuelo de aviones, helicópteros y hasta de naves espaciales.
  • Es una fuente de energía, utilizada para obtener agua, moler granos para preparar harina y generar electricidad.

 

¿Para qué otras cosas es importante el aire?

El aire que rodea a la Tierra se llama atmósfera.

La atmósfera puede ensuciarse de muchas maneras: con la tierra y polvo, con la ceniza de los volcanes o con los humos  de los automóviles y las fábricas. Cuando el aire se ensucia, se dice que está contaminado.

Respirar aire contaminado es muy peligroso y puede provocar que la gente se enferme, le ardan los ojos, tenga tos, se canse y también que se ponga de mal humor.

Actualmente existen muchas campañas dirigidas a disminuir la contaminación del aire, por ejemplo, no quemar llantas, no comprar cohetes ni fuegos artificiales, usar lo menos posible el automóvil y otras más.