Se llaman movimientos de población a los cambios de residencia de una población. Es el hecho de que una persona o un grupo se desplacen de un país e ingresen a otro, ya sea de manera temporal o definitiva.

Las emigraciones responden a muchas causas, pero actualmente se deben a la necesidad o al deseo de lograr mejorar las condiciones económicas y sociales de las personas, así, habitantes de países pobres se trasladan a países ricos, buscando esa mejoría.

El hambre, la guerra y los conflictos religiosos, raciales o políticos también son motivo de emigración forzosa u obligada.

Cuando una persona se desplaza de su lugar de origen hacia otro para residir en él, se llama emigración y cuando una persona llega para establecerse inmigración.

De manera más precisa, la emigración se considera a partir del país que abandona el emigrante para establecerse en otra nación distinta. La inmigración es considerada desde el país que recibe al emigrante. Es el término que designa los cambios internos de residencia de la población, ya sean permanentes o temporales.