La sílaba tónica es aquella que se pronuncia con mayor intensidad en una palabra, el resto de las sílabas se llaman átonas. La fuerza en la pronunciación se llama también acento. De acuerdo con el lugar que ocupa la sílaba tónica, las palabras se clasifican en agudas, graves y esdrújulas. Cuando la última sílaba es tónica, las palabras son agudas, si la sílaba tónica es la penúltima, son graves; y si es la antepenúltima son esdrújulas.

Se acentúan las palabras agudas terminadas en vocal y en consonantes n, s.

Se acentúan por excepción para indicar que no hay diptongo: Raúl, raíz, maíz, baúl.

Se acentúan las palabras graves terminadas en consonante distinta de n, s.

Se acentúan por excepción para indicar que no hay diptongo o triptongo: venía, reúne, teníais.

Las palabras en color rojo son agudas.

Había una vez un ratón narigudo, regordete, paticorto y muy forzudo, que era además peleador, presumido y muy abusador.

A todos los otros ratones trataba siempre a empujones y, por supuesto, éstos se encontraban muy molestos. Así las cosas, un día caminando, caminando, se encontró con un resorte. Flaco como un alambre y bastante chico de porte. Estaba acurrucado, acurrucado, acurrucado.

Acercándose el ratón le dijo: -¡Hola, cosa rara, debilucha y enroscada!

El resorte no contestó nada.

-¡Te dije hola! -repitió un tanto enojado. Pero el resorte continuó callado. Para demostrar su irritación, al resorte dio un empujón. Éste, entonces, se encogió y se encogió y se encogioooó... hasta que ¡de pronto!, y antes de que el ratón lo percibiera, el resorte se estiró cuan largo era, y se estiró y se estiró y se estiroooó... y dio al narigón -¡pling!- en la nariz un coscorrón.

-¿Conque ésas tenemos? -se indignó el ratón-. ¡Ahora verás! -y lo empujó con toda la fuerza de que era capaz, lo empujó, lo empujó y lo empujó. El resorte ¡claro! de nuevo se achicó, se achicó, se achicoooó... hasta que hizo -¡pling!- recobrando su antiguo porte, y el ratón, muy sorprendido, salió despedido, con un ojo amoratado y su orgullo destrozado.

El ratón forzudo y el resorte, Saúl Schkolnik

Las palabras en color azul son esdrújulas.

Son las esdrújulas simpáticas y fáciles, para aprendértelas, cantándolas lo harás, porque diciéndolas con un poco de música, acomodándose al ritmo o al compás, escúchalas, son rítmicas, son dóciles, versátiles, anímate y apréndelas y luego me dirás, cuando es tónica la antepenúltima con acento esdrújula se formará, siempre recuérdalo en esa sílaba, acento gráfico deben llevar.