El objeto indirecto es la persona, animal o cosa que recibe el beneficio o daño de la acción del verbo. Para localizarlo fácilmente en una oración se utilizan las preguntas: ¿a quién? o ¿para quién?, más el verbo.

Ejemplos:

  • Traje un clavel para Miguel.
  • Sembré una flor para mi amor.
  • Compré una sandía para María.
  • Di una maceta a la tía Cleta
  • Y para Abel, hice un pastel.

A partir del siguiente texto, se forman oraciones con objeto indirecto.

Roberto:

Te escribo esta carta porque tengo un pequeño problema. Como sabrás, la Navidad llegará pronto y esta vez me tocó darte a ti un regalo. Como no sé lo que te gustaría, te pido de favor que completes esta lista y me la mandes lo más antes posible.

Mariana.

Lista de regalos para Navidad:

 

Mamá. Un suéter para el tío Juan.

Papá. Un perfume para mi tía Luisa.

Mi hermana Paquita. Un osito para mi primo Ernesto.

Yo. Una sorpresa para mi tío Roberto.

     ¿Qué regalaron y a quién?

  1. Mi mamá le regaló un suéter al tío Juan.
  2. Mi papá le regaló un perfume a mi tía Luisa.
  3. Mi hermana Paquita le regaló un osito a mi primo Ernesto.
  4. Yo preparé una sorpresa para mi tío Roberto.

     El objeto indirecto puede ser sustituido por los pronombres le o les.

     Ejemplo:

  • Joaquín regaló una canica (a Juan).
  • Joaquín le regaló una canica.
  • Margarita tejió un suéter para su papá.
  • Margarita le tejió un suéter.
  • La maestra compró dulces para todos sus alumnos.
  • La maestra les compró dulces.