El artículo 4º de nuestra Constitución dice: "La Nación mexicana tiene una composición pluricultural sustentada originalmente en sus pueblos indígenas". ¿Qué significa esto en un país donde cerca de 93% de la población se caracteriza por ser mestiza? Para dar respuesta a esta interrogante es necesario revisar algunos aspectos.

De acuerdo con los datos obtenidos por el INEGI en el XI Censo General de Población y Vivienda, para 1990 había en el país 5 millones 300 mil personas de 5 años y más que hablaban lengua indígena, de ellos 836 224 personas eran monolingües, es decir, se expresaban únicamente en su lengua nativa y no hablaban español.

Si se comparan las cifras, se observa que esta población representa menos del 7% del total de las personas que viven en el país. ¿Cómo es posible entonces que la nación mexicana esté sustentada originalmente en estos pueblos?

Hay que recordar que el mestizaje es el resultado de la unión biológica y cultural de dos razas: la europea y la indígena. Esta última es la que habitaba originalmente nuestro país y por tanto es a partir de ella que se empieza a desarrollar y a aumentar la población. Si cada mexicano revisara su árbol genealógico seguramente encontrará, en pocas generaciones anteriores, el pasado indígena, es decir el sustento de nuestra nacionalidad.

 

LA REALIDAD INDÍGENA

Generalmente cuando hablamos de grupos indígenas, nos vienen a la mente sus trajes, sus bailes tradicionales, sus artesanías, pues forman parte de nuestra cultura mexicana. Sin embargo, poco sabemos de sus condiciones de vida y de los problemas que deben afrontar para sobrevivir.

Para algunas personas los indígenas representan al "salvaje auténtico y puro"; para otros son motivo de admiración pues los consideran el "guardián de la naturaleza". Con todo, la mayoría les niega el derecho a tener identidad y costumbres propias. Se incomodan ante sus ideas, sus formas de vida y prioridades diferentes, de tal forma que los indígenas parecen estar fuera de lugar y tal pareciera que son invisibles. Hay quienes consideran que las carencias y problemas que viven se originan en sus creencias "retrasadas" y costumbres "inferiores".

Hoy los indígenas se encuentran en tal situación de desventaja que mueve a muchos a la caridad o al desdén, cuando basta que reciban, como cualquier ser humano, respeto y apoyo a su forma de vida y a su dignidad humana.

 

LAS LENGUAS DE MÉXICO 

México no es uno solo, son muchos los Méxicos que conviven en la actualidad y que se manifiestan en nuestra cultura. En esos otros Méxicos, la población se comunica en otras lenguas, como náhuatl, maya, mixteco, zapoteco, otomí, totonaco, mazahua, mazateco y 58 lenguas más; pero al igual que la cultura de los pueblos indígenas, sus lenguas han salido de sus lugares de origen y han incrementado nuestro acervo cultural, al incorporar palabras al español. Algunos de ellos son los directamente responsables de esos acentos tan particulares que caracterizan a algunas regiones de nuestro país, como el de la península de Yucatán o Oaxaca.

Como sabes, en nuestro país quedan muy pocas personas que hablan su lengua nativa, pues por las características y condiciones de la mayoría de la población, se ha hecho indispensable hablar español, que es la lengua oficial.

Las lenguas indígenas son ricas en creaciones literarias y con ellas también se acrecienta nuestra cultura.