Las palabras Estado, país y nación generalmente se emplean como sinónimos; sin embargo, cada una de ellas se refiere a un aspecto diferente.

El Estado es la organización jurídica y política que una sociedad establece en el territorio en que vive. El término país se refiere al espacio geográfico que ocupa un Estado, y la palabra nación tiene un sentido humano, esto quiere decir que los habitantes de una nación comparten historia, cultura y lengua.

Los elementos que conforman un Estado, entonces, son su territorio, su población y su gobierno; al contar nuestro país con estos tres elementos podemos afirmar que México constituye un Estado, pero además es una nación y un país.

 

MÉXICO ES TIERRA, MAR Y AIRE

El territorio es donde se encuentran los recursos naturales del país, como la flora, la fauna, los minerales y, por supuesto, es el lugar en donde su población puede ejercer sus derechos y cumplir con sus obligaciones.

Para garantizar la permanencia de su territorio, México ha establecido en su Constitución Política la extensión del mismo, sus límites y fronteras, lo cual se encuentra reconocida por los demás países.

En el artículo 42, la Constitución Política establece que el territorio nacional comprende:

I. El de las partes integrantes de la Federación, es decir, las 31 entidades federativas y el Distrito Federal;

II. El de las islas, incluyendo los arrecifes y los bancos o islas de arena muy bajas (cayos) en los mares adyacentes;

III. El de las islas Guadalupe y las de Revillagigedo situadas en el océano Pacífico;

IV. La plataforma continental y los zócalos submarinos de las islas, cayos y arrecifes;

V. Las aguas territoriales en la extensión y términos que fije el derecho internacional y las marítimas interiores,

VI. El espacio situado sobre el territorio nacional, con la extensión y modalidades que establezca el propio derecho internacional.

 

Gracias a los recursos naturales con que cuenta el territorio, los mexicanos pueden satisfacer muchas de sus necesidades, como alimentación, trabajo y vivienda.

Al establecer en la Constitución el territorio nacional y al estar reconocido por los demás países, el Estado mexicano garantiza que ninguna nación o potencia extranjera podrá invadir o apropiarse de cualquiera de sus partes integrantes, como sucedió en el siglo XIX.

Conservar nuestro territorio es responsabilidad de todos los mexicanos.

 

MÉXICO ES SU GENTE

México es el lugar en donde vivimos, donde estudiamos, donde trabajamos. Al realizar nuestras actividades diarias estamos haciendo nuestra propia historia, la historia de nuestra vida. Y esa historia se va uniendo a la de otras personas, y entre todos conformamos otro de los aspectos que hacen de México un Estado: su población.

Uno de los rasgos característicos de la población es la nacionalidad, es decir, las costumbres, tradiciones, historia, cultura y lengua que identifican a una nación.

Al igual que el territorio, el fundamento de la nacionalidad mexicana se encuentra establecido en la Constitución Política.

México ha enfrentado y resuelto muchos problemas, y ha sido precisamente por la lucha, el esfuerzo y el trabajo, por la convivencia y la solidaridad de todas las generaciones de mexicanos que han hecho de su historia, la historia de México.

México se ha mostrado también ante el mundo como una nación respetuosa, que pugna por la convivencia armónica entre todas las naciones del mundo.

 

MÉXICO ES UNA FORMA DE GOBIERNO

El tercer elemento que conforma al Estado es su sistema de gobierno.

El gobierno es el órgano encargado de hacer que las leyes de un país se cumplan y de garantizar que todas las personas vivan seguras y libres. Algunas de sus funciones son: elaborar leyes, cuidar la ecología, fomentar la cultura, administrar los recursos del país y organizar a los habitantes.

Nuestra Constitución señala en el artículo 40 que:

"Es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una república representativa, democrática, federal, compuesta de estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior; pero unidos en una federación establecida según los principios de esta ley fundamental".

La población de México ha decidido la forma de gobierno del país y tiene la oportunidad de participar en él.