Un poema se escribe siempre en verso.

Cada renglón del poema es un verso y cuando los versos se juntan en grupos se llaman estrofas.

Cuando hay una repetición de los sonidos finales de varios versos en un poema, existe lo que se llama rima.

A Esther le dejaron de tarea que escribiera algunos versos en la escuela. Buscó en sus libros alguno para que se diera una idea. Encontró este que escribió una amiga suya llamada Adelita.

 

Relajo en la cocina

 

Un día fui al mercado
Y cuando volví
Con mucho pesar
Un relajo ante mis ojos vi.

Un hueso…
en el queso.

Estaba…
Un grillo…
En el cuchillo

Un anillo…
en el rodillo.

Un ratón…
en el cajón.

Una mosca…
en una rosca.

Un foco…
en el coco.

Una calabaza…
en la taza.

Un gato…
en el plato.

Un metate
en el tomate.

Una manzana…
en la ventana.

Y una ardilla…
en la tortilla.

Una muela…
en la cazuela.

Una olla…
en la cebolla.

Ante tal desastre
me serví de la amistad
de la comunidad
que me ayudó
a poner todo en su lugar.

 

Para su tarea, a Esther se le ocurrió hacer un poema parecido al de Adelita, sin embargo en vez de usar cosas de la cocina, usó cosas de la escuela. ¿Quieres ayudarla a hacer su tarea?

¿Te sabes algunos versos? Escríbelos y mándanos un correo con ellos; los mejores poemas que recibamos los publicaremos en esta página.