Nuestra patria tiene algunos símbolos que la representan y la distinguen entre los países del mundo.

Estos símbolos son la Bandera, el Escudo y el Himno Nacional; y fueron creados después de que México se convirtió en un país independiente.

Todos los mexicanos y mexicanas, niños y niñas y adultos, debemos respeto a nuestros símbolos patrios. Es por ello que en la escuela se organizan los homenajes para honrarlos.

La Bandera mexicana tiene una larga historia. Cuando Hidalgo se lanzó a la lucha por la Independencia, utilizó un estandarte de la Virgen de Guadalupe como símbolo de unidad. Esa imagen proporcionó a los insurgentes el motivo o el sentido de sus inquietudes libertarias.

Posteriormente la Bandera adoptó diversas formas como la que enarboló el ejército de José María Morelos, con un águila encima de un puente en cuyos arcos se leían las iniciales V.V.M., que significaban "Viva la Virgen María".

Cuando se inició la vida del México independiente, se empezó a adoptar el símbolo de la fundación de Tenochtitlan, la ciudad de los mexicas, es decir, un águila posada sobre un nopal y devorando una serpiente.

El Escudo Nacional está formado por un águila posada sobre un nopal devorando una serpiente. Está rodeada por dos ramas, una de encino al frente del águila y otra de laurel colocada en el lado opuesto.

Nuestro Escudo Nacional recuerda cuando los mexicas, que vivieron hace muchísimos años, llegaron al valle de México. Ellos decidieron habitar ahí, cuando vieron a un águila devorando a una serpiente, porque pensaron que era una señal de sus dioses.

Cuando nuestro país inició su vida independiente se vio en la necesidad de crear un himno nacional que lo distinguiera del resto de las naciones. En 1853 se convocó a un concurso para seleccionar las mejores obras.

Los trabajos fueron los realizados por los señores Francisco González Bocanegra, creador de la letra, y Jaime Nunó, compositor de la música.