Los animales pueden vivir en el mar y los ríos, en las cuevas, en las montañas y hasta en el suelo.

Los animales que viven en el agua, se llaman acuáticos. Ejemplos de estos animales son: los peces, corales, pulpos y algas.

Los animales acuáticos pueden vivir cerca de la superficie o del fondo, entre las plantas o en cuevas. Algunas veces, cuando las personan nadan, utilizan en los pies unos aditamentos especiales que les permiten desplazarse con mayor facilidad en el agua.

En el grupo de los animales acuáticos también hay animales que son herbívoros, es decir, que se alimentan de pequeñas plantas que flotan en el agua o de las algas marinas.

También hay animales carnívoros que se alimentan de otros animales acuáticos.

Hay cosas muy interesantes sobre el océano y los seres que lo habitan. Los biólogos marinos y los buzos bajan a muchos metros de profundidad y pueden ver peces que tienen su propio sistema para producir luz, porque donde viven está tan oscuro que la necesitan para buscar su alimento. Es maravilloso.

Animales terrestres

Al igual que en el ambiente acuático, los animales terrestres pueden vivir en diferentes lugares.

El cuerpo de los animales terrestres está preparado para arrastrarse, caminar, correr, trepar o volar, según el lugar de la tierra en que viven.

Los animales terrestres toman del aire el oxígeno que necesitan para vivir; casi todos respiran por pulmones y se alimentan de plantas y de otros animales. Algunos son enormes y otros muy pequeños.

También hay animales que inmediatamente después de nacer pueden valerse por sí mismos y oros, más dependientes, tienen que se ayudados por sus padres hasta que aprenden a sobrevivir solos.