La situación del continente americano en lo referente a su desarrollo tecnológico y proceso de industrialización, se presenta según el grado de existencia y explotación de recursos y materias primas en los diversos países que lo conforman, catalogándose como:

Países desarrollados. Son los países que tienen mayor bienestar social y económico, debido a que producen gran parte de lo que consumen y casi todos sus habitantes se dedican a actividades secundarias, como la transformación de materias primas en bienes de consumo, es decir, los satisfactores, como productos alimenticios procesados, prendas de vestir, artículos para el hogar y otros elementos de producción; y terciarias, las que sirven para distribuir los productos. Su industria, además de abastecer sus propias necesidades, cuenta con excedentes para la exportación. La mayor parte de las materias primas que utilizan las compran a países subdesarrollados.

En el continente americano sólo hay dos países desarrollados: Estados Unidos y Canadá. Las demás naciones quedan dentro del conjunto de países subdesarrollados o en vías de desarrollo.

Países subdesarrollados. Los países que pertenecen a este grupo también son considerados como del tercer mundo. Se caracterizan por una naciente industria propia y pocos centros de investigación; el nivel promedio de escolaridad es muy bajo y tienen grandes índices de analfabetismo. Su mano de obra es barata; la base de su alimentación son los cereales, como el maíz; predomina la exportación de materias primas y la importación de productos industrializados.

América es, exceptuando a los dos países mencionados, un continente en vías de desarrollo, y tan sólo en algunas zonas industriales que rodean a ciudades como Río de Janeiro, Buenos Aires y México, se puede apreciar cierto progreso, aunque también la enorme concentración de personas en esos centros industriales agudiza la sobrepoblación y la escasez de trabajo, la insalubridad y las enfermedades, además de otros problemas como la violencia, el alcoholismo y la drogadicción.

 

Los países desarrollados cuentan con tecnología que les permite aprovechar al máximo los recursos que poseen, han puesto en órbita satélites artificiales y usan la energía atómica o nuclear para incorporarla a la solución de problemas cotidianos.

Por otro lado, la producción industrial comprende principalmente fertilizantes, papel y cartón, acero, televisores, automóviles y cemento. Los países americanos más destacados en el aspecto industrial son Canadá, Estados Unidos, México y Brasil.

La riqueza de América en lo que se refiere a recursos naturales abarca oro, plata, cobre, zinc, plomo y hierro; los países que cuentan en forma importante con estos recursos son Canadá, Estados Unidos, Perú, Chile y México.

Los recursos energéticos son el petróleo, carbón y gas natural. En el continente americano se cuenta con estos recursos en Estados Unidos, Venezuela y México.

 

Existen diferentes tipos de industrias, entre las más importantes destacan:

Industria alimentaria. Se encarga del procesamiento de los alimentos como: enlatados, envasados, bebidas, embutidos, etcétera.

Industria siderúrgica. Tiene como objetivo transformar el hierro en productos derivados, como acero laminado y acabado.

Industria de maquinaria. Se dedica a la fabricación de máquinas para la realización de diferentes labores que desempeña el hombre.

Industria ferrocarrilera. Se encarga de construir transporte terrestre que se utiliza por su gran capacidad de carga y bajo costo.

Industria naviera. Construye medios de transporte de mercancías y pasajeros que cruzan los océanos.

Industria aeronáutica. Tiene como objetivo la construcción de naves de uso particular y comercial, para el transporte de carga o pasajeros por vía aérea.

Industria automotriz. Fabrica todo tipo de transporte utilizado para transportar no sólo pasajeros, sino también mercancías por vía terrestre y que ha tenido un gran incremento en las tres últimas décadas.

Industria textil. Es la encargada de la fabricación de telas y derivados.

Industria petroquímica. Es la encargada de la extracción y procesamiento del petróleo y derivados.

 

Si bien la tecnología contribuye a mejorar la calidad de vida de las personas al proporcionar formas más fáciles de trabajar, de obtener mejores y mayores cantidades de alimentos y viajar más rápido y seguro, también tiene efectos negativos por el uso irresponsable que se hace de algunos productos, sin advertir los efectos que se producen y ocasionan graves daños a los seres humanos, a las plantas y a los animales, problemas que podrían trascender al futuro, ya que algunas sustancias ocasionan cambios que serán heredados por las próximas generaciones.

Desde luego que el uso de la tecnología ha traído muchos beneficios al hombre, pero en muchos casos no se ha previsto que ciertos productos, o los desechos de las actividades industriales, con el tiempo son causa de contaminación, que es la saturación del medio constituido por las aguas, el aire y el suelo, que no disponen de mucho tiempo para degradarse y transformar las sustancias tóxicas. La contaminación se puede evitar reciclando los materiales y desechos, así como controlando el uso de materiales tóxicos.

En el campo, el uso de plaguicidas y pesticidas ocasiona la contaminación de los productos agropecuarios con graves daños para la salud. Los hidrocarburos, como la gasolina y el diesel, utilizados en la industria y vehículos alteran la calidad del aire. Los detergentes en el agua dañan los organismos acuáticos e impiden su uso como agua potable.

La radiactividad, otro agente contaminante, se genera al emplear materiales radiactivos para la producción de electricidad, en la medicina y la industria. El uso excesivo de los plásticos también perjudica al ambiente porque estos materiales no son biodegradables, es decir, son prácticamente indestructibles.