La configuración física del continente americano da lugar a tres vertientes principales:

En la vertiente ártica desembocan los ríos Yukón (A), Mackenzie (B) y Nelson (C), los que permanecen congelados durante una parte del año.

En la vertiente del Atlántico desembocan, entre otros, los siguientes ríos: el San Lorenzo (D), importante vía de comunicación que nace en los Grandes Lagos de la región fronteriza entre Estados Unidos y Canadá; el sistema Mississippi-Missouri (E), uno de los más largos del mundo y que tiene una cuenca de más de tres millones de kilómetros cuadrados; en México destacan: el Río Bravo o Grande (F), que sirve de frontera natural entre Estados Unidos y México; río Pánuco (G), parcialmente navegable y que riega parte del noreste mexicano; ríos Grijalva y Usumacinta (H) (I), ricos torrentes del sureste del país, cuyos caudales son aprovechados para la producción de energía eléctrica. En la región centroamericana destacan los ríos Hondo (J) y Suchiate (K), que sirven como límite entre México, Belize y Guatemala; además del Motagua (L), que es navegable en un buen tramo. En Sudamérica están los ríos Magdalena (M), en Colombia; el Orinoco (N), caudaloso y navegable río que baña Venezuela; el amazonas (O), eje de un gran sistema hidráulico, el mayor de todo el planeta; el río San Francisco (P) en Brasil, y el río de la Plata (Q), en Argentina.

En la vertiente del Pacífico se encuentra el Columbia (R), en la zona limítrofe de Canadá y Estados Unidos; el río Colorado (S), que nace en Estados Unidos, formando un extraordinario cañón y que después de cruzar una porción de territorio mexicano desemboca en el mar de Cortés; por último en el Pacífico mexicano, el sistema Lerma-Santiago (T) y el Balsas (U).

Los lagos se encuentran distribuidos en tres regiones; canadiense-norteamericana; la mesoamericana y la peruano-boliviana.

La primera zona se formó con el deshielo del casquete polar en la última glaciación y contiene enormes lagos como el gran lago de Osos (1), gran lago de los Esclavos (2), Athabasca (3), Winnipeg (4), Superior (5), Michigan (6), Hurón (7), Ontario (8) y Erie (9).

En la zona mesoamericana los lagos se formaron por los movimientos tectónicos que se efectuaron en épocas prehistóricas. En México se encuentran los lagos: Chapala (10), Cuitzeo (11) y Zirahuén (12); y el Nicaragua, en el país del mismo nombre.

En la región peruano-boliviana destacan el lago Titicaca (14), de 6 900 kilómetros cuadrados, y el lago Poopó (15), ambos a más de 3 000 metros de altitud.

Ríos y lagos de América del Norte. Haz un click para ampliar el mapa.

Es interesante saber que al río Amazonas, en Brasil se le conoce también como "O Río Mar", el río madre, pues los primeros navegantes portugueses que atravesaron su cauce no podían distinguir las riberas. Su nombre Amazonas le fue dado como consecuencia de una aventura: el primer europeo que desembarcó fue el explorador español Francisco de Orellana, quien fue atacado por indios de largos cabellos que él tomó por las guerreras mitológicas conocidas como amazonas.

Hidrografía de América del Sur. Haz un click para ampliar el mapa.

En esta zona el clima es cálido y húmedo. En los árboles viven una gran variedad de insectos tan bellos como las mariposas morphos. En sus aguas viven peces muy peligrosos como las pirañas, además de los caimanes. La gran serpiente anaconda ronda su presa, mientras que millones de pájaros multicolores y monos gritan y se mecen entre las ramas. Jaguares y ocelotes, tapires y hormigas frecuentan la ribera del río. Dentro de las cabañas, los indios duermen en hamacas de fibra de palma y comen frutas del árbol de pan.

En el río, otros indios pescan con arcos en su piragua. En la selva se extrae el látex que servirá para la fabricación de caucho.

Bahías y mares de América. Haz un click para ampliar la imagen.

rio