El acento es la mayor fuerza de voz con que se pronuncia una sílaba. En una palabra, la sílaba que se pronuncia con mayor fuerza se llama sílaba tónica, las demás se llaman átonas.

De acuerdo con el lugar que ocupa la sílaba tónica en las palabras, éstas se clasifican en agudas, graves, esdrújulas y sobresdrújulas.

Las palabras agudas llevan el acento en la última sílaba, y se acentúan ortográficamente si terminan en n, s o vocal. Ejemplos: canción, compás, azul.

  • Las palabras graves tienen el acento en la penúltima sílaba, y llevan acento ortográfico si no terminan en n, s o vocal. Ejemplos: ágil, mente, cuento.
  • Las palabras esdrújulas levan el acento en la antepenúltima sílaba, y siempre llevan acento gráfico (tilde). Ejemplos: cántaro, póntelo, cántico.
  • Las palabras sobresdrújulas llevan el acento antes de la antepenúltima sílaba, y siempre llevan tilde. Ejemplos: préstamelo, recuérdaselo, prométemelo.

En el siguiente esquema se señala el lugar de las sílabas y su denominación; en este caso la sílaba tónica de la palabra se encuentra en la última sílaba.