La entrevista es una forma de conocer más sobre un tema o sobre una persona, y se realiza mediante una serie de preguntas, según la información que se quiera obtener de una persona (entrevistado). Generalmente se comienza por un esbozo que contiene estos datos: fecha de nacimiento (edad), qué hace, cómo es, estudios que ha realizado, hechos sobresalientes de su vida.

Por ejemplo:

En 1995 Craig Kielburger, un chico canadiense de 12 años, fundó la organización juvenil Liberen a los niños, dedicada a acabar con el trabajo infantil y a motivar la participación de los jóvenes en su comunidad. Desde entonces, se han creado grupos en Canadá, Estados Unidos de América, Australia, Brasil, Chile, Singapur, etcétera.

 

¿Cómo surgió la idea de crear Liberen a los niños?

Craig Kielburger (CK). Estaba leyendo el periódico local –de hecho, buscaba los cómics— y hallé un artículo sobre Iqbal Masih, un chico paquistaní cuya foto estaba en la página de enfrente con el encabezado: "Niño de 12 años protestó y fue asesinado". Eso llamó mi atención porque yo también tenía 12 años. Leí que a los 4 años fue vendido como esclavo para trabajar tejiendo alfombras.

A los 10 años pudo escapar y comenzó a hablar por los niños trabajadores de Paquistán y el mundo. Y a los doce fue asesinado. (...)

Y eso me confundió: si la esclavitud fue abolida, ¿por qué seguía existiendo hoy?

Así que investigué más, hasta que supe que unos 50 millones de niños trabajan en todo el mundo. Fui con mi grupo de la escuela y dije: "Oigan, aquí hay un problema. Esto es lo que sé. Esto es lo que quiero hacer. ¿Quién quiere ayudar?". Y de ahí nació Liberen a los niños.

 

¿Sientes que los adultos te escuchan?

CK. Sí y no. Cuando empezamos, nuestro primer problema fue ser tomados en serio. Muchos de nuestros miembros tienen 8 o 9 años de edad. La gran pregunta era, ¿cómo puede un grupo como este entender el problema del trabajo infantil? Así que investigamos; empezamos aprendiendo de organizaciones locales y de los niños mismos: Ahora tenemos gente joven capaz de discutir con directores de compañías o con líderes mundiales.

 

¿Pueden los adolescentes enseñar al mundo algo que los adultos no pueden?

CK. Pienso que sí. Me acuerdo de los adultos que venían a la escuela y decían: "Ustedes, jóvenes, son la esperanza del futuro, los líderes del mañana". Y yo siempre pensaba: "Bueno, está bien, pero ¿por qué no podemos ser los líderes de hoy?... La gente joven tiene mucho que ofrecer, y tiene una perspectiva nueva. Básicamente, ¿quién entiende mejor los derechos y la situación de los niños que los niños mismos?

 

¿Qué quieres hacer cuando termines la escuela?

CK. Cuando sea mayor, espero ser doctor. Me gustaría ser parte de Médicos sin fronteras. Es como Liberen a los niños –Nosotros no creemos que los niños son de Tailandia o Brasil; ellos son los niños del mundo y, por tanto, la responsabilidad del mundo.