Con tanta gente hablando el mismo idioma, se crean diferentes formas de decir las mismas cosas, surgen nuevas palabras o se utiliza una palabra diferente para referirse a una misma cosa, esto enriquece el idioma.

A estos cambios se les llama variantes del español. Pueden deberse a cuestiones geográficas, que son las diferencias que se dan entre los que viven en una región y los que viven en otra. Por ejemplo, en México algunos le llaman "lana" al dinero, en otros países le dicen "plata" o "pasta", a estas diferencias se les llama regionalismos.

Pero también se dan diferencias entre las personas de un mismo país o una misma ciudad. Por ejemplo, además de llamar "lana" al dinero, hay quienes le llaman "marmaja" y a los pesos, "varos". Esas variaciones de la lengua se deben al cambio de generación, tienen que ver con la edad de quien habla español.

En nuestro idioma existen regionalismos, que son palabras o modos de decir usados en algunas localidades de un mismo país. Además, en el español de América y de España hay modos de decir o palabras que se usan solamente en cierto país. Esas palabras se denominan mexicanismos, argentinismos, españolismos, etc., según su origen.

En esta canción de Chava Flores se emplean mexicanismos.

Si me das mi pan de muerto,

Allí están los gusanos,

Te doy tu pan de caja

Pa’ tus preciosos huesos.

Te llevo de corbata,

Nomás no te hagas rosca,

De oreja hasta el panteón.

Que te irá del cocol.

Se dicen que son mexicanismos porque sólo en México existe el pan de muerto, pero también en esta canción hay regionalismos, pues las expresiones se acercan más a la forma de hablar de la población que vive en el centro del país.