Los ecosistemas proporcionan muchos productos para el desarrollo de nuestra vida diaria. Los recursos de mayor importancia son los alimenticios porque para lograr el crecimiento y desarrollo adecuados es indispensable comer bien.

El cuerpo necesita de alimentos y agua para poder vivir. Cada persona debe alimentarse de acuerdo con la edad y el trabajo que realice.

Existen muchos tipos de alimentos y de acuerdo con su origen, podemos clasificarlos en:

  1. Alimentos de origen mineral; como el agua y la sal.
  2. Alimentos de origen vegetal; como frutas, verduras, legumbres, cereales y sus derivados.
  3. Alimentos de origen animal; como carne de pollo, res, cerdo, pescado y mariscos; leche y sus derivados, huevo.

Todos los alimentos contienen sustancias nutritivas o nutrimentos que el cuerpo aprovecha para poder realizar sus funciones.

Considerando el nutrimento que contengan en mayor cantidad, los alimentos se clasifican en:

  • Los que proporcionan energía: la energía es la fuerza que nos permite realizar cualquier función, desde caminar y correr, hasta pensar y estudiar. Los alimentos que nos la dan son: azúcares (miel, piloncillo, cajeta), cereales (maíz, trigo, centeno, etc.), tubérculos (papa, camote) y grasas (mantequilla y aceite).
  • Alimentos que aportan proteínas: las proteínas ayudan a formar tejidos nuevos y por lo tanto a crecer; también sirven para reparar los dañados y dar fuerza a los músculos. Se encuentran en alimentos de origen animal (carne, huevo, leche) y de origen vegetal (en legumbres, como el chícharo y el frijol).
  • Alimentos que contienen vitaminas y minerales: son complementos que ayudan al funcionamiento general del cuerpo, ya que regulan muchas funciones vitales y son necesarios para la formación de los huesos, los dientes y la sangre. Las frutas y verduras contienen vitaminas, así como el huevo, la leche y algunas vísceras, como el hígado.

Las principales vitaminas son: A, complejo B, C, D, E y otras más.

Aunque las vitaminas no contienen nutrimentos, son necesarias para que el organismo lleve a cabo sus funciones.

Existe una gran variedad de alimentos que tienen su origen en la naturaleza y otros que son cultivados por las personas que trabajan en las comunidades rurales.

La diversidad de ecosistemas con los que cuenta nuestro país ha permitido que los platillos que se preparan con sus recursos sean muy variados.

A los alimentos propios de una región o un país se les llaman típicos. Entre los alimentos típicos mexicanos están los nopales, tunas, chiles, huauzontles, diversas clases de chiles; bebidas preparadas a base de maguey como el pulque; tequila y mezcal, atoles, etcétera.

Igualmente son famosos los platillos típicos como mole, pipián, adobo, pozole, barbacoa, chiles en nogada y muchos más.

Consumir platillos típicos es importante, no sólo desde el punto de vista alimenticio, ya que muchos de los platillos mexicanos son muy completos, sino para conservar las tradiciones de nuestro país.

Así como un país se distingue por sus recursos naturales, también se da a conocer a través de su comida.

También en nuestro país hay muchos dulces típicos como las cocadas, obleas con cajeta, alegrías, dulces de leche, palanquetas de cacahuate, jamoncillos, tamarindos, pepitorias, charamuscas, trompadas, ates de frutas, melcochas, acitrón y muchos más.