Cuando decimos como es una persona, un lugar, algún objeto, lo estamos describiendo. Para ello utilizamos los adjetivos calificativos, que son las palabras que califican a las cosas, personas, lugares, etcétera.

     Como ejemplo podemos tomar el siguiente poema.

Tersa frente, oro el cabello,
cejas arco, zafir ojos,
bruñida tez, labios rojos,
nariz recta, ebúrneo cuello,
talle airoso, cuerpo bello,
cándidas manos en que
el cetro de amor se ve
tiene Fili; en oro engasta
pie tan breve que no gasta
ni un pie.

     En este poema, Sor Juana Inés de la Cruz describe a una mujer muy bella, cuyo nombre es Fili. ¿Sabes cómo podría describirse de otra manera?

     Filis tiene la frente tersa, las cejas arqueadas, los ojos verdes, mejillas rosadas, largo cuello, su espalda es elegante, su cuerpo bello y en los pies, que son pequeños, trae zapatos de oro.

     La palabras destacadas en rojo son los adjetivos calificativos, que dicen cómo es Fili, y las palabras en azul son las que se califican.