Los años de luchas provocaron el empobrecimiento del país, por lo que el gobierno liberal no contaba con recursos económicos para resolver la situación del país.

Ante esta crisis Juárez decretó la suspensión temporal del pago de todas las deudas del gobierno. Sin embargo, esta medida no fue aceptada por Inglaterra, España y Francia que se aliaron para obligar a México a pagar los préstamos recibidos. Luego de una negociación entre el gobierno liberal y estos tres países, Inglaterra y España se retiraron, no así Francia, que declaró la guerra a México.

Los asuntos económicos del gobierno estaban en ruinas debido a los gastos militares ocasionados por la guerra. La guerra había obstaculizado el desempeño de las actividades agrícolas, industriales y comerciales. Económicamente, México estaba en bancarrota.

Francia no aceptó la propuesta de Juárez porque Napoleón III quería facilitar sus negocios y ampliar su influencia en América. Se alió con los conservadores que querían destituir al gobierno liberal y establecer una monarquía, nombrando emperador de México a un príncipe europeo. El candidato fue el archiduque Fernando Maximiliano de Habsburgo. Así el país, en franca bancarrota, enfrentó la invasión francesa.

Mientras esto se tramaba en Europa, en México las primeras tropas invasoras desembarcaron en Veracruz entre diciembre de 1861 y enero de 1862.

Ignacio Zaragoza

General Ignacio Zaragoza.Nació en 1829 en Texas, cuando ésta era provincia mexicana. Apoyó el Plan de Ayutla. Luchó por defender el orden constitucional cuando los conservadores desconocieron la Constitución de 1857. Tres años después Benito Juárez lo nombró ministro de guerra, cargo que dejó para tomar el mando del ejército de oriente que combatió a las fuerzas francesas durante la intervención. A la cabeza de doce mil hombres llegó a Puebla y pidió al gobierno "el urgente envío de fuerzas respetables (…) Estoy recorriendo mi campamento; ya está el enemigo al frente". La ayuda llegó un día después de que el ejército de Zaragoza derrotara a los invasores franceses. Zaragoza envió a Juárez el informe de la batalla y en éste escribió: "Las armas nacionales se han cubierto de gloria". Cuatro meses después, murió de tifoidea.

LA INVASIÓN FRANCESA

La batalla de Puebla

El ejército francés, bajo el mando del general Lorencez, fue derrotado en la Batalla de Puebla el 5 de mayo de 1862, cuando pretendía asaltar el fuerte de Guadalupe. En esa batalla, el ejército mexicano apoyado por indios zacapoaxtlas, estuvo dirigido por el general Ignacio Zaragoza. Los franceses tuvieron el apoyo de los conservadores y de la Iglesia. Esto les facilitó el control de la ciudad de Puebla.

Salida del gobierno liberal de la ciudad de México

Ante el avance de las tropas de invasión, el presidente Benito Juárez y su gobierno se establecieron en Paso del norte, cerca de la frontera con Estados Unidos.

Entrada de los franceses a la capital

Los franceses dirigidos por el general Bazaine dominaron casi todo el país. Ocuparon la ciudad de México el 10 de junio 1862 y constituyeron un gobierno provisional que les era afín. Un mes después, una junta de conservadores ofreció la corona del imperio mexicano a Maximiliano de Habsburgo. Éste condicionó su aceptación al trono si contaba con el voto de la mayoría del pueblo mexicano y con el apoyo del ejército y de la marina de Francia hasta consolidar la monarquía. Además, se comprometió a pagar los gastos de la guerra.

EL IMPERIO DE MAXIMILIANO

Una vez tomada la capital, en el puerto de Veracruz desembarcaron el archiduque de Austria, Fernando Maximiliano de Habsburgo, y su esposa, Carlota Amalia, quienes por invitación de los conservadores, venían a gobernar el país con el título de emperadores de México.Emperatriz Carlota Amalia.

Maximiliano de Habsburgo.

Con la presencia de Maximiliano se establecieron en el país dos gobiernos distintos: el republicano y el imperial. Nuevamente, el gobierno de Juárez tuvo que trasladarse a diferentes lugares. El emperador tenía ideas liberales que chocaron con las de los conservadores. Decretó leyes parecidas a las que había elaborado Benito Juárez, pero nunca se aplicaron. Con apoyo del pueblo, Juárez organizó y dirigió la lucha hasta derrotar a los franceses y conservadores.

Sin el apoyo de los conservadores ni del ejército francés, el emperador fue derrotado por las tropas liberales. Al final los únicos leales a Maximiliano fueron los generales mexicanos Miguel Miramón, Tomás Mejía y Leonardo Márquez. Con ellos se estableció en Querétaro al mando del ejército imperial, pero fueron derrotados. Los imperialistas terminaron rindiéndose ante las tropas liberales. Maximiliano, Miramón y Mejía fueron sometidos a juicio y condenados a muerte. El día 19 de julio de 1867 los tres hombres fueron fusilados al pie del Cerro de las Campanas.

A fines de junio de 1867 se restableció el orden en el país. México tenía ahora un gobierno republicano y había demostrado al mundo que era capaz de defender su independencia y su soberanía.

Los emperadores Maximiliano y Carlota vivieron en el castillo de Chapultepec. Actualmente, muchas de sus pertenencias se exhiben en el museo del castillo.

ignacio zaragoza invasion francesa imperio de maximiliano conservadores carlota amalia