El deterioro del ambiente está directamente relacionado con la forma en que un país desarrolla sus actividades económicas y con los procedimientos que emplea para explotar sus recursos naturales.

     Es adecuado cortar árboles para obtener madera y fabricar muebles que nos hagan la vida más cómoda, aunque deben sembrarse nuevos árboles a fin de reponer la riqueza forestal y respetar el hábitat natural de los animales, conservar bosques y selvas, que son riqueza de los mexicanos y patrimonio de los habitantes del mundo.

     México es un país rico en recursos naturales, pero todos están en peligro de extinción.

La riqueza forestal de México se extinguirá si no la cuidamos.

     El suelo ha perdido sus nutrientes a causa de la práctica de los monocultivos; por otro lado, la tala excesiva e irresponsable está acabando con los bosques y las selvas, la producción de petróleo y la explotación de minerales realizada sin normas rigurosas de control contaminan el ambiente, agotan los recursos, convirtiéndose en un riesgo para los trabajadores y habitantes de las localidades donde se realizan estas actividades.

     Por otra parte, hay recursos de gran riqueza que no se aprovechan, como la pesca en los mares, en los ríos y lagos de nuestro país. 

     La contaminación es un fenómeno que se deriva de las grandes concentraciones de población.

     Mil o dos mil personas pueden vivir juntas sin deteriorar su ambiente, sin embargo, las actividades industriales, comerciales y de transporte que se requieren para satisfacer las necesidades de 18 millones de habitantes, causan un desequilibrio que puede llegar a ser irreversible, poniendo en peligro la supervivencia y salud de las propias personas que se reunieron para alcanzar un mejor nivel de vida.

contaminacion mexico