En nuestro país, la población se encuentra distribuida en poblaciones de diverso tamaño. Mientras mayor es el número de habitantes, se cuenta en términos generales con más y mejores servicios, aunque para esto también hay un límite, puesto que si el número de habitantes es demasiado, entonces los servicios no alcanzan para satisfacer a todas las personas.

     Se puede decir que casi la mitad de los habitantes (49%) se concentra en poblaciones con más de 50 000 habitantes, los cuales cuentan con energía eléctrica, agua potable, drenaje, teléfono, escuelas y servicios médicos.

     Las poblaciones que tienen entre 2 500 y 50 000 habitantes son semirrurales, por tal razón representan 22.3% de la población nacional.

     Muchas de estas comunidades carecen de los servicios antes mencionados, y sus habitantes se dedican a las actividades agropecuarias, es decir, agricultura y ganadería.

     En la República Mexicana se consideran rurales las zonas que tienen menos de 2 500 habitantes.

     Por otro lado, la mayoría de la población de nuestro país vive en un medio urbano (71.3%), y el resto (28.7%) en el medio rural.

     Lo anterior equivale a 60 millones de personas en las zonas urbanas, y un poco más de 23 millones de personas en las zonas rurales, de acuerdo con el censo de 1995.

     La población urbana en México se caracteriza por un crecimiento económico relativamente continuo. Tiene además una mayor participación tanto en la vida política como en la vida cultural. Posee una gran actividad y relación social entre los grupos que conforman la población, y una aceleración por la compra de los productos novedosos que ofrecen los almacenes, de tal manera que los habitantes urbanos son más consumistas.

     Al mismo tiempo, la población urbana se dedica al comercio, a la industria y a la prestación de servicios.

     Por su parte, la población de las zonas rurales se dedica a los trabajos agrícolas, silvícolas, ganaderos, mineros y también a la pesca.

La comunidad rural generalmente carece de servicios.

     La población rural vive más en contacto con la naturaleza, se dan tiempo para hacer sus cosas con calma, conocen el clima, los árboles y demás plantas, los animales, el suelo y todo lo que pertenece a su medio.

     Como es lógico, en un medio urbano los pobladores rurales se sienten extraños, de la misma manera que los pobladores urbanos no se adaptan fácilmente al medio rural.

     Algunas de las entidades federativas que cuentan con mayor cantidad de habitantes viviendo en el medio rural son las siguientes: Chiapas, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, México, Michoacán, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Veracruz y Zacatecas.

     Sin embargo, estas entidades son precisamente las que muestran una mayor productividad, por este motivo aportan una cantidad importante de recursos a la economía nacional.

poblacion rural urvana entidades rurales