Hay varios tipos de fenómenos naturales: los que tienen que ver con la tierra terremotos y erupciones de volcanes; los relacionados con el viento ciclones y tormentas, y aquellos en los que interviene el agua, como las sequías y las inundaciones.

     Cuando se acomodan las capas que forman la Tierra provocan movimientos de la corteza que, si son leves, se llaman temblores, y terremotos cuando son violentos. En este último, los edificios y las casas pueden caerse. Los científicos aún no pueden predecir cuándo va a temblar y con qué intensidad.

Erupciones volcánicas han desaparecido grandes poblaciones.     Los volcanes se caracterizan por ser montañas con una chimenea que comunica con el interior de la Tierra, por la que salen gases calientes y roca fundida llamada lava.

     Los ciclones son vientos tropicales que giran a gran velocidad formando grandes remolinos. Por lo general, causan inundaciones en las costas, lluvias intensas en otras partes y se desvanecen al tocar tierra. Un ciclón que se forma sobre tierra firme se llama tornado.

     Cuando llueve mucho y aumenta el caudal de los ríos llegan a desbordarse, saliéndose de su cauce; por el contrario, si no llueve lo suficiente se provoca una sequía que afecta los cultivos y la ganadería.

     Las erupciones volcánicas, los sismos o temblores, las inundaciones, las heladas, las sequías, las tormentas, los ciclones y los huracanes son algunos fenómenos que muestran la impresionante fuerza que tiene la naturaleza.

     Estos fenómenos afectan al medio y a las personas y se deben a que el agua, el aire y la corteza terrestre están en constante cambio y movimiento.

 

principales fenomenos